Inicio  ›  Gestión del talento  ›  Formación  ›  Cómo se elabora un plan de desarrollo profesional
Formación Gestión del talento

Cómo se elabora un plan de desarrollo profesional

Cómo las empresas pueden ayudar al desarrollo profesional de sus trabajadores

El desarrollo profesional debe planificarse desde el principio y no cuando surge la necesidad de mantener a un talento diferencial.

El desarrollo profesional y personal guardan una estrecha relación. Desde las organizaciones es importante entenderlos de manera integral, ya que de la evolución de sus habilidades y su bienestar laboral dependerá su posterior rendimiento.

Saber incentivar el desarrollo laboral en la plantilla de empleados repercute positivamente en la productividad y, si es bien gestionado, en la calidad de vida de las personas. Las organizaciones deben sumar experiencia en áreas específicas, mantener a su plantilla en constante formación e implementar nuevas formas de trabajo que impulsen su carrera profesional.

¿Qué es el desarrollo profesional?

El desarrollo profesional es un proceso continuo marcado por el deseo de superación del empleado. Es decir, cuando un trabajador con el paso del tiempo acumula, enriquece y mejora sus experiencias, aptitudes y relaciones en el trabajo.

Cuando evoluciona como trabajador y como persona, cuando ha alcanzado sus aspiraciones y retos. En definitiva, el desarrollo profesional se alcanza cuando se es un mejor trabajador.

El desarrollo laboral se sustenta en la combinación de hábitos personales, (compromiso, esfuerzo, responsabilidad...) con la evolución profesional en su puesto. Ambas áreas, cuando están bien encaminadas, derivan en satisfacción y mejoras en la productividad.

Es responsabilidad de la organización reconocer las áreas de interés del profesional y encontrar maneras de cultivarlas. Las empresas diseñan planes de carrera con los que guiar y premiar a los mejores trabajadores a cumplir sus expectativas y crecer en la entidad.

Potencia las habilidades de tu plantilla con un PLAN DE FORMACIÓN.

Etapas del desarrollo profesional de los trabajadores

El desarrollo laboral se sustenta en cinco etapas.

Crecimiento (0-14 años)

En ese lapso, la persona explora intereses, se relaciona con otras, va componiendo su personalidad e se adentra en las áreas educativas en las que se va a formar.

Exploración (15-24 años)

Los primeros pasos hacia el desarrollo profesional. El adolescente encuentra sus intereses y los empieza a potenciar con una formación más especializada (universidad, prácticas en empresas, primeros trabajos). Una etapa de ansiedad por aprender pero en la que aún no se tiene experiencia.

Establecimiento (25-44 años)

Se define la verdadera personalidad y es el momento de asentarse en el campo laboral deseado. Poco a poco se comienza a construir la carrera profesional. Busca más oportunidades para sumar experiencia y crecimiento. Por tanto, las empresas deben contar con planes de promoción interna para los trabajadores de este rango. Es la época en la que buscan ascender y alcanzar cargos de responsabilidad.

Mantenimiento y consolidación (45-64 años)

La persona se enfoca en mantener su posición, de hacerse un nombre en su profesión y comienza la etapa de enseñanza a los más jóvenes. A su vez, será el momento de liderar y alcanzar el éxito.

Declive (65 años en adelante)

Progresivamente, la productividad de la persona disminuye a la vez que las oportunidades se reducen. Se acerca al retiro y los planes de sucesión empresarial.

En relación con lo anterior, sugerimos leer: ¿Cómo organizar fácilmente a tu plantilla?

Importancia del desarrollo profesional

El desarrollo profesional se ha vuelto un área clave en las organizaciones porque reduce varios inconvenientes para el departamento de Recursos Humanos.

Es necesario entender el desarrollo profesional como una adaptación progresiva y natural al puesto de trabajo, con el objetivo de alcanzar el máximo potencial del trabajador. Por lo tanto facilita la gestión del talento.

El desarrollo profesional influye en los siguientes campos:

  • Gestión eficiente del personal, contando con personal calificado y con talento.
  • Facilita el balance entre el trabajo, las exigencias del puesto y el responsable.
  • Fomenta la motivación, la satisfacción laboral y el sentido de pertenencia en los empleados.
  • La organización propicia la justa valoración de puestos de trabajo a través del desarrollo profesional.
  • Mejora en la productividad con empleados más capacitados y satisfechos para sus tareas.
  • Reconocer fortalezas y debilidades; en especial si se cuenta con un método de evaluación de desempeño que se puede aplicar de forma grupal o individual.
¿Cómo elegir el mejor modelo de evaluación del desempeño?
Descubre las virtudes de implantar este método

Plan de desarrollo profesional

El plan de desarrollo laboral se compone de las siguientes etapas.

También puede interesarte:  Mapa de competencias en recursos humanos

Autoevaluación

Es una etapa de exploración en la que el empleado reconoce intereses, valores y habilidades pensando en su carrera profesional. Elige qué expectativas tiene, qué quiere hacer con su carrera, a dónde quiere llegar en la empresa.

Por parte de la organización, si advierte que los empleados tienen dudas al respecto, se pueden utilizar encuestas de clima laboral para consultar a los trabajadores acerca de sus expectativas y la proyección que tienen dentro de la organización. Esta información también es útil al momento de pensar un plan de carrera y se puede apoyar en un mapa de talento.

Guía para elaborar una encuesta de clima laboral

Proyección de carrera

El empleado, consciente de sus intereses y habilidades, comienza a buscar oportunidades e interesarse en diversas organizaciones y capacitaciones orientadas a ellas.

Las empresas profundizan en las relaciones entre departamentos y establecen objetivos a medio y largo plazo. En esto se suelen apoyar en un organigrama en el que se dimensiona la estructura y las relaciones entre las distintas áreas y, a su vez, algunas establecen una metodología de gestión por objetivos como parte de su filosofía de trabajo.

Si la organización no tiene claro hacia dónde orientar la carrera de sus profesionales, es necesario que haga una evaluación de desempeño para reconocer el talento de la organización y poder establecer metas y expectativas claras.

Para identificar los puntos fuertes y débiles de la empresa y observar su rendimiento la mejor opción es contar con un programa automatizado que facilite las evaluaciones.

software evaluacion del desempeño

Establecer metas y objetivos

El desarrollo profesional necesita de objetivos y metas claras como estímulos para crecer.

Hay que tener en cuenta los resultados de la autoevaluación y la información obtenida de su carrera (evaluación de su rendimiento y potencial).

Aunque puedan estar en distintas escalas, lo ideal es que los objetivos profesionales del empleado se integren con el desarrollo organizacional. Hay distintas maneras de combinarlos:

  • Lo que quiere lograr en su carrera se puede conocer a través de encuestas laborales a los empleados (sin atentar a la privacidad de las respuestas).
  • Para estimar su potencial y ver si encaja con la empresa habrá que combinar la evaluación con la capacitación. Siempre gestionado a través de un software de formación, que impulsará su aprendizaje de manera personalizada.
GUÍA SOBRE OKR's (objetivos y resultados clave de una empresa)Cómo establecer metas medibles que involucren a toda la plantilla.

Desarrollo de habilidades

Cuando el empleado ya está totalmente integrado en la empresa, hace su trabajo y lo hace bien llega el momento de la promoción interna. Y es clave, ya que el desarrollo profesional no debe ser algo ocasional y debe planificarse en las bases de la empresa.

Sin embargo, el desempeño no es el único factor para optar a ella y sí el valor añadido que agregue a la organización. El empleado debe pensar qué puede hacer para que su empresa sobresalga en su sector.

Es ideal que la empresa aborde un plan de desarrollo laboral de manera integral, pensando en sacar el máximo rendimiento de sus empleados ofreciendo oportunidades de formación y de experiencias que ayuden a perfeccionar sus habilidades.

La formación continua propicia mejoras en la productividad y fomenta el sentido de pertenencia en los empleados. Esto evitará la fuga de talento o gestiones improvisadas del personal.

UC Berkeley recomendó que la organización segmente el desarrollo profesional en tres porcentajes:

  • 70% derivado de tareas cotidianas y el aprendizaje que de ellas se derive
  • 20% proveniente de la interacción con responsables
  • 10% generado mediante conferencias, clases, cursos y actividades de aprendizaje.
gestión de formación

Además de esto, hay una serie de oportunidades de desarrollo profesional que se pueden cumplir a través de distintos métodos. Una de ellas es el trabajo On Demand en la que se cuenta con profesionales para tareas o proyectos específicos, sin necesidad de reestructurar la plantilla o restarle independencia al empleado.

A este contexto se suma el teletrabajo, la conciliación familiar y el smart working como alternativas que le abren su mercado laboral y le ayudan a expandir sus posibilidades de crecimiento

GUÍA DESCARGABLE: TODO SOBRE EL TELETRABAJO O HOME OFFICEDatos clave para implantar y perfeccionar el home office en tu empresa.

Gestión de la carrera y el desarrollo profesional

Guiar al empleado en su carrera y desarrollo profesional fomenta:

Construcción de relaciones

Los trabajos propician el encuentro con otras personas de distintos sectores y áreas. Saber relacionarse con ellas puede significar una oportunidad en el futuro, desde el punto de vista del empleado; para la organización, estas relaciones pueden facilitar nuevos negocios y acuerdos con otras compañías.

Planificación continua

Se trata de adaptarse continuamente a las necesidades y tendencias que cada sector desarrolla, en especial si se trabaja en áreas vinculadas con la tecnología y el talento digital.

Proponer nuevas metas

Renovar las aspiraciones es conveniente y, en muchos casos, necesario: son el motor del desarrollo profesional y evitan la desmotivación laboral.

Estas metas, que pueden ser concretas (orientadas a la productividad y los resultados) o intangibles (como mejoras en el clima laboral para evitar el mal rollo) podrían ser estimuladas a través de la flexibilidad horaria, el teletrabajo o las mejores salariales.

Estas opciones, integradas al desarrollo profesional, propician el crecimiento empresarial.

Gestión de formación

Dejar un comentario.

[1 vez al mes]
[1 vez al mes]