Inicio  ›  Gestión del talento  ›  11 consejos para mejorar el clima laboral de tu oficina
Gestión del talento

11 consejos para mejorar el clima laboral de tu oficina

cómo mejorar el clima laboral

Tener un buen ambiente en la oficina nos hace sentirnos mejor en la oficina y nos genera un sentimiento muy positivo hacia el trabajo. Sin embargo, no todas las empresas fomentan este tipo de clima laboral. Hoy abordamos algunas razones para no perderlo nunca de vista.

Un artículo en el que repasaremos desde qué es el clima laboral hasta qué importancia tiene en la compañía, cómo afecta a la productividad, y qué papel adoptan las encuestas de clima organizacional; entre otras muchas cuestiones.

Qué es el clima laboral

El clima laboral es el ambiente que se respira, el medio en el que los trabajadores llevan a cabo sus distintas labores. Un concepto que se encuentra condicionado por factores propios de la percepción y características de los empleados, pero también por las acciones de la empresa.

El término, además, se refiere al estado de ánimo de los miembros de una organización y de cómo este influye en los resultados de negocio.

La importancia del clima laboral

  • Un buen clima laboral mejora la productividad de los empleados, y uno malo, todo lo contrario. De hecho, genera conflictos y que no se alcancen los objetivos.
  • Un buen clima laboral genera un sentimiento de pertenencia a la empresa en los empleados: cuando las personas sienten que su trabajo sirve para algo más que para generar dinero a la compañía, su compromiso aumenta.
  • Se trata de una cuestión cada vez más importante para los candidatos y está ligada a otro concepto: el del salario emocional.
  • Si no cuidamos el clima laboral de nuestra organización nos estaremos exponiendo a una potencial fuga de talento.

Variables que influyen en el clima laboral de una empresa

Pero, ¿qué variables influyen en el clima laboral de una empresa? El abanico resulta amplio. De hecho, estas mismas cuestiones pueden afectar en mayor o menor medida a los distintos empleados, en función de sus características personales.

En concreto, podemos distinguir entre aquellas variables que atañen a las características individuales del individuo, los que tienen que ver con las características del trabajo, y las relativas a la situación laboral en sí misma.

En cuanto a las características individuales, estamos hablando de aquellos rasgos de personalidad, intereses, necesidades y actitudes de cada empleado. Son estos lo que determinarán en gran medida su visión y contribución al clima laboral.

Las características del trabajo son aquellos elementos vinculados con el ejercicio de la actividad profesional. Y si estos responden a las expectativas del trabajador. Las características de la situación del trabajo son las acciones de la compañía pensadas para generar un determinado ambiente laboral.

Factores que afectan al clima laboral

Dicho lo cual, cabe comentar algunos casos concretos y factores que inciden directamente sobre el clima laboral y la percepción de los empleados –y cómo se sienten– en su puesto.

El ambiente físico influye en el clima laboral

Las dimensiones de la empresa, la seguridad, salubridad de las instalaciones, luz del recinto, condiciones climáticas, ubicación geográfica –si se encuentra en un lugar accesible en transporte público o solo en coche–, etcétera, son cuestiones importantísimas que inciden en el clima laboral. Incluso la decoración.

Cuanto mejor sean estas condiciones, mejores serán también los resultados.

Las relaciones interpersonales afectan al clima laboral

Las relaciones interpersonales del empleado con el resto de la empresa es otro aspecto que influye en el clima laboral. Pero no solo lo hacen estas relaciones, sino también las que el propio individuo tiene con su entorno.

Es decir, es probable que si, por ejemplo, su matrimonio está pasando por una crisis, acuda más triste y menos motivado al trabajo. Para evitar este tipo de problemas, será importante sentarnos con él cuando los detectemos para atajarlos lo antes posible y ofrecerle ayuda dentro de nuestras posibilidades.

En cuanto a la relación del empleado con su responsable, es importante que no se sienta fiscalizado sino apoyado, respaldado tanto técnicamente como dentro de la organización. Esto resulta fundamental para que tenga la libertad de proponer nuevas ideas, etcétera. El estilo de liderazgo de la empresa en general es vital también.

Algo similar ocurre con relaciones con el resto de compañeros. El equipo es un todo y sus relaciones han de ser positivas. Sin embargo, es posible que surjan suspicacias. Precisamente por esto, es labor de los Recursos Humanos durante el proceso de selección, escoger a una persona no solo que se adapte a los requerimientos del puesto, sino que sea compatible con el resto de personas del departamento que va integrar.

El puesto que desempeña el trabajador

No solo es importante el puesto, sino la adecuación del empleado al mismo. Aquí hay que tener en cuenta desde su formación académica, su proyección laboral dentro de nuestro mercado, así como si está utilizando todas sus habilidades dentro de la compañía. No hacerlo podrían generarle un sentimiento de hartazgo incluso de frustración. Algo que podría acabar contagiándose y afectar al clima laboral.

La igualdad afecta al clima laboral

Las políticas de igualdad, la regulación de los sueldos y otras iniciativas encaminadas en esta dirección son importantísimas a la hora de favorecer un correcto clima laboral.

También puede interesarte:  Qué es el Reverse Mentoring | 5 ventajas

Se trata de que el trabajador esté seguro y de que se sienta en igualdad de condiciones que el resto de sus compañeros (inclusive del sector, fuera de la empresa). Independientemente de sus condiciones físicas, laborales, personales, étnicas y un largo etcétera que, por desgracia, resulta todavía fácil imaginar.

Además, aquí es importante comentar que no solo afectan las desigualdades que se tienen con el propio trabajador, sino las que se puedan apreciar con el resto de compañeros, con un determinado colectivo, etcétera. Aquí entran en juego cuestiones como la brecha salarial de género, etcétera.

La retribución, clave del clima laboral

Una mala retribución puede afectar muy negativamente al clima laboral. Y todo lo contrario. Aquí nos estamos refiriendo tanto a que la retribución que recibe el trabajador es poco adecuada respecto de cuestiones como:

  • Nivel y responsabilidades.
  • Cargo dentro y fuera de la empresa: si los sueldos para su misma posición dentro del mercado son superiores el empleado se sentirá descontento.
  • Competencias: su formación y habilidades personales relacionadas con el puesto.
  • El trabajo que desarrolla.
  • Su eficacia.
  • El tiempo que lleva trabajando para la compañía: es importante matizar que estamos hablando de una revisión de sueldo anual, una manera de fidelizar al empleado y de motivarle. Obviamente esta debe estar justificada.

La comunicación o ausencia de ella

La comunicación es información, y la información es poder. Que el trabajador disponga de la que necesite es imprescindible para generar confianza. Pero cuando hablamos de comunicación no solo hablamos de comunicar información, sino de la manera en la que se le da feedback al trabajador y se le permite hablar a él.

Es decir, deben contarse con unos canales conocidos que garanticen una comunicación horizontal, nunca vertical ni autoritaria.

La percepción sobre la empresa

La percepción que tiene el trabajador sobre la empresa afecta al clima laboral directamente. Por ejemplo, si un empleado piensa que su organización no es rentable y, además, traslada esa sensación al resto de compañeros, podemos encontrarnos ante una situación muy complicada de manejar.

En el lado contrario, si la entidad cuida su imagen de marca, establece políticas de bienestar y similar, incrementará el compromiso del trabajador. Esto tiene que ver también con la cultura de la organización

11 tips para mejorar el clima laboral

Existen una serie de acciones que podemos poner en marcha para fomentar un clima laboral sano en nuestra empresa y, consecuentemente, mejorar la satisfacción laboral de los trabajadores.

Lo primero será definir una estrategia de clima laboral desde Recursos Humanos acorde con los valores de la empresa y sus personas y cuyos resultados puedan monitorizarse y analizarse regularmente. ¿La razón? Que realizar un seguimiento de estos parámetros nos ayudará a tomar mejores decisiones para la empresa y para los trabajadores. Dicho lo cual, una buena estrategia debería:

Motivación laboral contra el mal clima laboral

Fomentar la motivación laboral resulta clave. Que el trabajador se encuentre incentivado es fundamental para su rendimiento. Esto puede conseguirse de diversos modos, pero lo que es importantísimo es que la actividad que esté llevando a cabo le ayude a sentirse realizado.

que el trabajador se encuentre motivado es fundamental para su rendimiento. Esto puede conseguirse de diversos modos, pero lo que es importantísimo es que la actividad que esté llevando a cabo le ayude a sentirse realizado.

Establecer sistemas de recompensas para mejorar el clima laboral

Si bien la satisfacción laboral siempre será una buena recompensa para el trabajador, lo cierto es que establecer un sistema de recompensas o bonos favorece los resultados.

Y es que el esfuerzo que destina el equipo se incrementa cuando existe un incentivo económico. Por no hablar de que el empleado siente que se está valorando precisamente ese esfuerzo adicional que está haciendo. Los sueldos es otro punto que debería revisarse para fidelizar talento.

Favorecer una competitividad sana: ayuda a incrementar la productividad y se encuentra directamente relacionado con la motivación laboral. Incluso puede hacerse en forma de juego.

satisfacción laboral

La transparencia, clave del clima laboral

Apostar por la transparencia no solo en lo que atañe a cuentas, estrategia de la empresa, procesos, etcétera; sino también con todo lo que tiene que ver con la conciliación, la flexibilidad horaria, las facilidades que existen en caso de situaciones como que un trabajador se quiera pedir un año sabático, tenga un hijo, o similares.

Generar confianza para mejorar el clima laboral

Con el punto anterior, principalmente. Pero la confianza también está ligada con la responsabilidad social de la empresa. Es decir, si se trata de una compañía comprometida con los valores sociales, la sostenibilidad y similares, es más probable que el trabajador se sienta orgulloso de formar parte de ella. Esto mejorará el clima laboral.

Cuidar la comunicación

Aquí la compañía ha de tener las vías adecuadas de comunicación para informar a sus trabajadores de los problemas -y sobre todo de los puntos fuertes- que se están detectando. Una forma de reconocimiento básica que, en cualquier caso, no debería sustituir a un feedback cara a cara con el trabajador.

Fomentar el respeto

Fomentar el respeto no solo entre los mandos -cuya organización debería ser lo más horizontal posible- sino entre compañeros y departamentos. Para detectar dinámicas de grupo el teambuilding puede ser de gran utilidad.

Apostar por la conciliación familiar

Apostar por la conciliación familiar entre la vida personal y laboral del trabajador. No podemos perder de vista que se trabaja para vivir y no a la inversa.

Valorar el feedback de los trabajadores

Valorar el feedback de los empleados es imprescindible para crecer y para conocer cómo se siente la empresa desde las trincheras. Estos datos pueden cruzarse con los relacionados con la percepción externa, por ejemplo.

No descuidar el lugar de trabajo

La comodidad, la incidencia de la luz natural en la oficina, las sillas y hasta si se trata de un espacio abierto o cerrado influyen. Han de existir zonas de descanso para desconectar. Una limpieza, temperatura y decoración adecuadas también contribuyen a crear un clima laboral positivo. Incluso si el emplazamiento de la oficina es accesible.

Apostar la formación para tener un buen clima laboral

Promover la formación para que cualquier empresa crezca es necesario el crecimiento de sus empleados. Y esto pasa por una buena formación que, además, motivará a los trabajadores y les hará sentir que mejoran en su puesto.

Cómo medir el clima laboral

El único modo de conocer el clima laboral de una organización es midiéndolo de manera regular. Para conseguirlo podemos valernos de un sistema de encuestas a empleados, que les permitirán dar el feedback necesario para ambas partes.

El software de Bizneo HR cuenta precisamente con un módulo para gestionar las encuestas, que permite conseguir la información necesaria para tomar decisiones estratégicas, generar conversaciones en lugar de formularios, agilizar los tiempos y escuchar a los trabajadores.

Título de la imagen

Dejar un comentario.