Inicio  ›  Gestión del talento  ›  Qué es la formación continua y cómo beneficia a tu empresa
Gestión del talento

Qué es la formación continua y cómo beneficia a tu empresa

formación continua en la empresa

Invertir en la formación continua de los empleados supone desarrollar el activo más valioso de compañía, su personal. El aprendizaje constante permite cubrir posiciones clave con trabajadores especializados, aumentar la motivación de la plantilla y reducir el coste del reclutamiento y formación.

Ante un mundo en constante cambio, con las tecnologías avanzando exponencialmente, la formación continua de las plantillas se ha convertido en un aspecto de vital importancia para las empresas.

Tanto las organizaciones como los empleados se ven beneficiados por el aprendizaje que aporta cualquiera de los múltiples métodos disponibles actualmente.

En el aspecto tecnológico, es de lo más recomendable contar con un software que gestione el plan de formación, unido a otro para evaluar el desempeño de los trabajadores. Solo así es posible explotar todas las ventajas de la formación continua. 

Qué es la formación continua en la empresa

Según el psicólogo, especializado en el ámbito laboral, Irwin L. Goldstein:

“La formación continua es la adquisición sistemática de actitudes, conceptos, conocimientos, reglas o destrezas que implican una mejora en la realización del trabajo”.

Con el avance de las tecnologías, los cambios en nuestro entorno son cada vez más rápidos. La Organización Internacional del Trabajo (OIT) recalca que la formación continua será un elemento clave para que las personas puedan aprovechar las nuevas tecnologías y las nuevas actividades laborales que vendrán después.

Es por eso que las empresas demandan perfiles personales con una alta resiliencia y capacidad para aprender.

Empleados y empresas españolas han ido tomando conciencia de la necesidad de una formación continua, y así lo demuestran las estadísticas de la FUNDAE. En la última década, el número de participantes en cursos de aprendizaje, prácticamente, se ha duplicado: de 2,4 a 4,6 millones. Además, es entre los mayores de 55 años donde más ha crecido, hasta un 344%.

Sin embargo, si nos centramos en el tamaño de las empresas que implementan una formación continua, se observa que las pequeñas empresas siguen rezagadas en relación a las grandes. Las que más han progresado en los últimos 10 años fueron las compañías con plantillas de entre 50 y 1000 empleados.

América Latina se encuentra un paso por detrás en cuanto a la formación continua. Así lo refleja un informe de la OCDE de 2019. Dinamarca, Nueva Zelanda y Noruega lideran el ranking de trabajadores que recibieron formación formal e informal durante el año anterior. 

La media de empleados que se formaron en la OCDE está en un 40%, y España está ligeramente por debajo. Chile, es el único país de su entorno que se sitúa en la media mundial, con Perú, Ecuador claramente por debajo. México, con menos de un 25%, se encuentra en una situación preocupante.

Cómo diseñar un plan de carrera profesional
9 pasos para implementar un plan de crecimiento para tu plantilla.

Por qué incluir planes de formación continua en tu organización

Una organización que no desarrolla los conocimientos de sus trabajadores está abocada al estancamiento. No puede esperar a que sean ellos mismos los que tomen la iniciativa para formarse en aspectos relacionados con su trabajo. Parafraseando al ilustre empresario de la automoción, Henry Ford:

“Solo hay una cosa más cara que formar a un trabajador y que se vaya, no formarle y que se quede”.

El crecimiento personal, también llamado plan de carrera, es uno de los aspectos más valorados por los trabajadores. Hasta un 90% de los españoles lo calificaron como “realmente importante” en una encuesta de Goodhabitz.

Y dentro de las alternativas para instruirse, la formación online es una opción cómoda y atractiva. Y es que el 47% de los encuestados dijo preferirla, en lugar de los cursos presenciales.

La formación continua en la empresa es sinónimo de satisfacción laboral, alto rendimiento y productividad. Los nuevos conocimientos de la plantilla les permitirán adaptarse a los cambios estratégicos que se producen en los mercados y las empresas.

Mientras que, a la vez, el personal que recibe formación continua se sentirá valorado, motivado y con confianza para asumir nuevas responsabilidades.

El estrés de un trabajador satisfecho y con capacidad para superar nuevos retos será menor, con las ventajas que ello aporta a todo su entorno laboral. Y, por último, no podemos olvidar el hecho de que, en ciertos empleos, la formación es clave para reducir los accidentes laborales.

Cómo medir el ROI de tu formación
5 consejos para mejorar y desarrollar las capacidades de tu plantilla.

Pasos para desarrollar un programa de formación continua

Para conseguir buenos resultados de la inversión en formación continua empresarial hace falta planificar los programas siguiendo estos pasos:

Identificar las necesidades formativas

Las iniciativas de formación programada deben ir dirigidas a satisfacer las necesidades de cada empleado, a que los equipos de trabajo estén listos para posibles cambios o demandas del mercado y a adaptar al personal a las evoluciones tecnológicas. Es de vital importancia detectar cuáles son las áreas de mejora.

  • Entrevistas: encuentros en primera persona para conocer en qué áreas se sienten menos preparados, cuáles son sus planes de carrera, qué ámbitos les interesan…
  • Encuestas: cuestionarios, a través de los cuales, los departamentos de Recursos Humanos pueden descubrir las necesidades formativas de la plantilla.
¿QUIERES SABER CÓMO SE ENCUENTRAN TUS TRABAJADORES? ¡Descarga nuestra plantilla de clima laboral!

  • Informes de los responsables: los superiores directos pueden advertir sobre las fortalezas y debilidades de los trabajadores a su cargo.
  • Tests: pequeños exámenes o pruebas sobre aspectos concretos, como el nivel de idioma o el uso de un software.

Diseñar un plan formativo

Una vez identificados los aspectos a mejorar a nivel personal y de estructura organizacional, se deben concretar las acciones de formación continua a aplicar, quiénes se beneficiarán de ellas, cuándo se impartirán y la metodología a desarrollar en cada caso.

Existen herramientas digitales capaces de aligerar el trabajo que todo eso supone para el equipo de RR.HH., concentrando las necesidades individuales de toda la plantilla en una misma página.

Un software de gestión de formación facilita organizar la formación de los empleados y la compatibiliza con sus labores habituales en la empresa.

Un sistema que permite mejorar la capacitación del personal mientras reduce costes y fideliza y motiva a los empleados.

gestion de formacion

Las nuevas tecnologías facilitan el proceso de compaginar formación y tareas habituales. Además, es importante que los empleados tomen el control de qué, cómo y a qué ritmo desean aprender para mantener su motivación. Las opciones metodológicas son múltiples e incluso se pueden combinar.

También puede interesarte:  5 funciones de un gerente de Recursos Humanos

Plan de formación continua presencial

La opción tradicional para desarrollar el aprendizaje, con la realización de un curso o programa interno o en una entidad especializada externa. Tiene la gran desventaja de que los trabajadores deben desplazarse para recibir la formación, ya sea dentro de sus instalaciones (método ‘in company’) o en una academia.

Formación continua online

El e-learning crece y adquiere cada vez más peso en el ámbito empresarial, ya que permite a la plantilla acceder a contenidos teóricos y prácticos desde un dispositivo electrónico. Es la alternativa más flexible, porque facilita que cada empleado realice el curso en función de su disponibilidad concreta.

Esa disponibilidad de los contenidos durante las 24 horas y los 365 días, no solo beneficia a los trabajadores, sino que ahorra tiempo a las empresas.

Una investigación del grupo Brandon Hall afirma que la formación online requiere entre un 40 y 60% menos de tiempo que la formación presencial.

Blended learning

Se trata de una combinación entre la formación online y la presencial, con contenidos a distancia y con clases presenciales sobre aquellos aspectos que necesiten un mayor refuerzo o una aportación práctica.

Para el personal encuestado por Goodhabitz en un estudio reciente, la opción semipresencial es la favorita.

Analizar los resultados

El big data es uno de los grandes aliados para el análisis de la efectividad de la formación. Con un estudio de los datos de rendimiento, la empresa podrá determinar qué iniciativas han generado efectos más positivos y cuáles no, de cara a la planificación de próximas acciones.

Contar con un software de evaluación del rendimiento ofrece enormes ventajas de costes y tiempo a Recursos Humanos. Una ayuda fundamental para no perder detalle de los progresos de cada miembro de la compañía.

Software de evaluación del desempeño

En esta última etapa del programa de formación continua, primero se estudiará: el gasto por trabajador, la valoración de los empleados respecto a la formación, el número de inscritos por programa, el porcentaje de participantes respecto al total de la plantilla, la tasa de abandono, el ratio de trabajadores que han superado el programa, las calificaciones obtenidas o las conclusiones del tutor. 

A medio plazo se podrá observar el impacto que la formación continua provoca en el desempeño de los trabajadores: un aumento de la productividad, la reducción de los accidentes laborales o el incremento de la satisfacción de la plantilla.

DESCARGA GRATIS: PLANTILLA PARA EVALUAR EL DESEMPEÑORealiza una medición a 10 personas utilizando hasta 8 criterios de evaluación.

La formación online para superar el coronavirus

La crisis del COVID-19 está poniendo a prueba las capacidades de millones de trabajadores, ya que han sufrido cambios drásticos en sus rutinas. La formación online es clave para hacer frente al inestable escenario que se presenta tras el confinamiento por coronavirus.

Un trabajo de investigación del mercado español por parte de Captio señala que, durante el primer trimestre de 2020, la formación online ha crecido del 9% al 35%.

A través del e-learning es posible aprovechar todas las posibilidades de Internet y el soporte digital y evitar así los desplazamientos o la concentración de los trabajadores en aulas.  Además, el alumno cuenta con mayor flexibilidad y capacidad de adaptación a la forma en la que se comunica y vive la “nueva normalidad”.

El contexto pandémico ha hecho que se desarrollen ciertas alternativas formativas. El aprendizaje a través de vídeo, los cursos de microlearning y los contenidos offline han sido bien recibidos por los trabajadores de una sociedad agobiada por el confinamiento.

La educación a distancia ha dado un paso más allás con la formación live, es decir, en directo o en tiempo real. Una técnica que no solo se ha aplicado en colegios.

También han crecido los portales educativos que reúnen cursos de diversas áreas de conocimiento e impartidos por diversos centros de formación. Esta modalidad ofrece una gran capacidad de personalización y la conexión de los estudiantes con sus tutores mediante foros o chats.

Los podcasts se han erguido como una opción para aquellos que necesitan aprovechar cualquier lugar y momento, incluso mientras están realizando otra actividad. Además, redes sociales como Linkedin han introducido breves cursos de formación para profesionales de múltiples disciplinas: Linkedin Learning.

Guía Teletrabajo

Beneficios de la formación continua para empresas

Cuando una empresa decide actualizarse y mejorar su capacidad digital, no solo debe retocar sus programas y equipos informáticos, formar a su personal es también parte de ese proceso. De nada sirve contar con la tecnología más puntera si no se sabe hacer uso de ella y no se adapta para el beneficio de la empresa.

La formación continua es el camino para lograr mejorar la productividad, optimizar la gestión de tareas y, en definitiva, agregar un valor añadido a la empresa. Todo ello mientras la plantilla siente que la empresa se involucra en la mejora de sus conocimientos y bienestar. Una sensación que hace crecer la motivación y ayuda a retener a los mejores talentos.

Llama la atención que la elevada carga de trabajo de las plantillas sea el principal motivo de que las empresas decidan no proporcionar formación a sus empleados: 60%. Así lo reflejan los datos del Ministerio de Empleo. Es en estos casos, con apenas tiempo para el aprendizaje, en los que más destaca la flexibilidad de la formación continua online.

PIDE AQUÍ UNA DEMOSTRACIÓN DE UN SOFTWARE DE FORMACIÓNPerfecto para empresas que quieran impulsar el rendimiento de su equipo.

¿Existe una formación bonificada para las empresas?

Cuando lo que más preocupa a una empresa a la hora de aplicar la formación continua son los costes, la formación bonificada para empresas aparece como una solución. La también conocida como formación programada es una formación subvencionada.

La formación bonificada es completamente gratuita para los trabajadores y supone un coste cero para las empresas, ya que el importe de la acción formativa es bonificable en las cuotas de la Seguridad Social. Los requisitos son los siguientes:

  • Disponer de trabajadores en plantilla en Régimen General.
  • Que la empresa cotice por la contingencia de formación profesional.
  • Estar al corriente con los pagos a Hacienda y la Seguridad Social.
  • Mantener durante un período mínimo de 4 años la documentación justificativa de la formación por la que hayan disfrutado de bonificaciones.

Una vez realizadas las gestiones oportunas, las empresas disponen de un crédito anual para gastar en la formación de su plantilla. Podrán aplicar una bonificación por el importe de los cursos de formación programada que hayan realizado, como máximo hasta dicho importe.

Las empresas de nueva apertura también pueden acceder a la formación, para ello dispondrán de un crédito de mínimo 420 €. Cada empresa contará con un crédito en función de las cotizaciones que haya realizado durante el ejercicio anterior, relativas a la contingencia por formación profesional y el volumen de plantilla que tuviese.

  • 1 a 5 trabajadores: mínimo de 420 €.
  • 6 a 9 trabajadores: 100% de la cantidad cotizada.
  • 10 a 49 trabajadores: 75% de la cantidad cotizada.
  • 50 a 249 trabajadores: 60% de la cantidad cotizada.
  • 250 trabajadores en adelante: 50% de la cantidad cotizada
Gestión de formación

Dejar un comentario.

[1 vez al mes]
[1 vez al mes]