Inicio  ›  Gestión del talento  ›  Formación  ›  Cómo medir el ROI de tu formación
Formación Gestión del talento

Cómo medir el ROI de tu formación

ROI Formación

La formación es fundamental en la empresa pero ¿cómo podemos saber si lo estamos haciendo bien? Con estas claves podrás medir el ROI de tu programa de capacitación.

Cuando una compañía invierte dinero y esfuerzo en un programa educativo para sus empleados, espera que el ROI de su formación laboral sea alto. En otras palabras, la inversión en capacitación tiene que reportarnos un beneficio superior al coste de dicho programa. 

Según la encuesta de Ambien Insight, el 42% de las empresas que han implantado la formación asegura que han aumentado sus ingresos

Un correcto plan formativo hará que los empleados desempeñen mejor sus funciones, además de aumentar su productividad en el trabajo y eficacia. Sin embargo, ¿cómo podemos medir este retorno de inversión?

La importancia de la formación laboral

Mantener los equipos de trabajo al día dentro unas dinámicas laborales tan fluctuantes como las que predominan en el mercado laboral actual es todo un desafío que no se puede afrontar sin un plan de formación.

Aunque, por lo general, las capacitaciones laborales suelen producirse de manera puntual en el tiempo, la formación no debería estar limitada. De hecho, las empresas punteras apuestan por un método de formación continua pues esta metodología permite mantener al personal actualizado y activo, le ofrece la posibilidad de desarrollar nuevas habilidades y de crecer profesionalmente.

Otro de los puntos a su favor es la creación de una marca empleadora innovadora y que se preocupa por sus empleados. No debemos nunca olvidar que nuestros trabajadores pueden convertirse en nuestros mejores embajadores si sabemos como cuidarlos correctamente.

El ROI de la formación empresarial

Según las cifras que maneja Randstad, la inversión media en formación dentro de las empresas en España es de unos 45.800€ por compañía, lo que se traduce en un gran importe. Por eso, antes de lanzarnos con una inversión de esta envergadura debemos estudiar de forma detallada cómo se distribuirá el presupuesto, qué áreas mejoraremos y, lo más importante, es que hagamos un estudio que nos garantice la rentabilidad de este gasto.

En 2019, 98.537 empresas ofrecieron formación continua a sus trabajadores con un gasto total de 516 millones de euros. Números aún alejados al periodo anterior a la crisis (2010) en el que hubo 1545 millones de presupuesto, según el Observatorio Social de la Caixa. 

Cómo medir el ROI de la formación laboral

Para medir el ROI de nuestra formación laboral deberemos tener en cuenta una serie de variables:

Habilidades adquiridas o mejoradas

El único método que permite medir la utilidad del aprendizaje reciente es que el empleado pueda poner en práctica sus nuevas destrezas. Por ello, antes de diseñar el plan formativo, debemos localizar las carencias de los empleados y diseñar un plan formativo personalizado que refuerce las aptitudes necesarias para desempeñar su rol dentro de la empresa.

Contar con una herramienta para la gestión por competencias es la solución perfecta para identificar las competencias y habilidades que necesitamos, y, en definitiva, dónde se encuentra concentrado el talento de nuestra empresa y qué áreas queremos reforzar. Podrás tomar las decisiones necesarias en materia de RR. HH. para crecer como empresa. 

software evaluacion del desempeño

Valor para el trabajador y la empresa

Nunca debemos perder de vista que la meta de todo programa formativo dentro de la empresa es aportar valor a la compañía y al trabajador. No solo vale con estudiar las carencias del trabajador, también debemos analizar minuciosamente las necesidades globales de la empresa y enfocar la formación hacia los horizontes hacia los que deseamos crecer.

También puede interesarte:  Qué es el coaching ontológico

El grado de satisfacción

La formación no debe recibirse como una tarea tediosa o un trámite, sino como la oportunidad de crecer profesionalmente y reinventarse. Si el trabajador no percibe ninguna utilidad de la formación que la empresa le proporciona, entonces nuestro plan formativo no es el adecuado. Hacer encuestas entre los trabajadores que participen en la formación para conocer su satisfacción con la misma te ayudará a hacerte una idea de los resultados.

Traducción económica

Algunas formaciones no reportan de forma directa un aumento en los ingresos de la empresa, pero otras sí. Un ejemplo de ello es que tus trabajadores aprendan, por ejemplo, a manejar un software de diseño 3D y este servicio se pueda ofrecer a los clientes. De esta forma sí puedes convertir los resultados de la formación a datos monetarios.

Evaluaciones

Asistir a los cursos o seminarios no es suficiente para completar la formación, sino que debe existir un sistema de evaluaciones que nos permita saber si los empleados realmente han aprendido aquello que planteamos como objetivo al diseñar nuestro programa educativo. 

Software de formación

Al tratarse de indicadores complejos y subjetivos, la mejor manera de mantenerlos controlados es contratar un software de gestión de la formación, como el LMS de Bizneo HR.

Con este programa, los empleados pueden solicitar iniciativas de formación que, tras evaluarlas, los responsables pueden aceptar o denegar. De esta forma, la plantilla puede tomar la iniciativa al detectar sus propias necesidades formativas.

En un nivel más objetivo, el LMS de Bizneo HR nos ayuda a hacer seguimientos de los cursos que se están desarrollando en este momento, permitiéndonos ver variables como la asistencia, el porcentaje de superación y los costes que deriva en la empresa.

Además, al terminar la formación programada, podremos realizar una evaluación de calidad que nos permitirá mejorar la formación de cara a los siguientes cursos.

Lo bueno de basar nuestro programa de desarrollo y plan de carrera en una plataforma de gestión de la formación es la gran flexibilidad que nos aporta, gracias a su herramienta de edición de cursos, que nos permite alterar ciertas partes de los contenidos sin afectar a otras y sin tener ningún tipo de contratiempo.

gestion de formacion

Consejos para obtener un buen ROI de la formación laboral

 Estos cinco consejos te ayudarán a lograr un adecuado ROI en la formación:

Involucra a toda la plantilla en el proceso

Una de las técnicas más sencillas y accesibles para mejorar los programas de capacitación y el ROI de la formación es hacer que todos los empleados se comprometan con la educación, integrándose en nuestra cultura corporativa como un valor importante y diferenciador.

Haz uso de la tecnología

Atrevernos con un software de formación puede mejorar considerablemente el ROI de nuestra formación. Gracias a los datos obtenidos de esta herramienta, podremos implementar mejores planes de capacitación que maximicen el beneficio de nuestra inversión.

Diversifica el formato

Hacer un plan formativo monótono e inflexible solo dificultará el proceso. Crea un calendario que incluya clases o talleres presenciales, pero también dota a tu plantilla de material didáctico digital, de forma que pueda acceder a su capacitación en cualquier lugar y momento.

No tengas miedo de experimentar y jugar con vídeos, podcasts, etc. Precisamente la plataforma de Bizneo HR es compatible con multitud de formatos.

Planificación de la formación

Lanzar una nueva formación dentro de la empresa no es algo que se pueda hacer a la ligera. Asegúrate de haber valorado todos los factores y de tener previsto todo lo que tu equipo pueda necesitar a lo largo del proceso. Si quieres un alto ROI de tu plan formativo, debes estudiar a fondo cómo y cuándo implantarlo.

Identifica las necesidades de tu equipo

Para obtener el mayor rendimiento posible de nuestra inversión en educación, debemos buscar bien en qué materias debemos centrar nuestros programas formativos. Reforzar las áreas más débiles de la empresa debe ser la prioridad. 

Dejar un comentario.

[1 vez al mes]
[1 vez al mes]