Inicio  ›  Selección de talento  ›  Talento y experiencia, ¿las claves del empleado ideal?
Selección de talento

Talento y experiencia, ¿las claves del empleado ideal?

talento y experiencia

Los dos factores mejor valorados en el mercado laboral son talento y experiencia, pero ¿por cuál de ellos debemos apostar en nuestra empresa? Aprender qué perfiles favorecen a nuestra organización es clave para garantizar su buen funcionamiento.

A la hora de iniciar un proceso de selección de personal, nos encontramos ante una disyuntiva: ¿qué habilidades debemos priorizar? ¿Basta con que el candidato cuente con talento y experiencia?

La pregunta no es sencilla de responder, pues todo dependerá de las necesidades de la empresa y del propio puesto. No obstante, no podemos dejar de comentar que se trata de dos factores clave. Pero no de los únicos. Vayamos con más detalles.

La importancia del talento y la experiencia

La experiencia laboral

Una excelente experiencia laboral puede convertirse en un requisito ideal, por ejemplo, si estamos buscando un perfil con cierto nivel de mando y liderazgo dentro de la empresa.

Sin embargo, la experiencia no es un valor cuantitativo, sino cualitativo, es decir, no solo debemos ver cuánta experiencia tiene nuestro candidato sino analizar también qué tipo de experiencia tiene.

Para los altos cargos es necesario contar con un historial laboral donde haya sido responsable de otros proyectos similares, pero también buscamos una mente abierta que esté dispuesta a aportar nuevas ideas para la compañía.

De hecho, estudios como “El efecto de la edad, la experiencia y la formación en la productividad laboral”, publicado en la revista Economía y finanzas Españolas en marzo de 2019, lo demuestra tomando como ejemplo, el rendimiento de un comercial.

Para llevar a cabo el estudio, se toma como referencia de la productividad en el trabajo, las comisiones que gana el comercial, así, se concluye en que cada año más que el trabajador desempeña su profesión, las comisiones aumentan un 35%. 

La importancia del talento

Contratar en función del talento implica que nuestro empleado perfecto cuente con unas habilidades muy particulares alineadas con la filosofía de la empresa en cuanto a innovación, productividad y éxito. Los candidatos con talento suelen ser sujetos llenos de ideas refrescantes, dispuestos a crear estrategias y proyectos desafiantes que transformarán nuestra empresa. Si lo que tu negocio busca es avanzar en una nueva dirección, entonces las nuevas ideas del talento joven es justo lo que necesita.

Este es el caso de la empresa Mahou, que desde 2019 tiene un programa de contratación destinado a reclutar jóvenes talentos en distintas áreas, desde el embotellado, hasta, por ejemplo, departamentos financieros.

El experimento se ha convertido en todo un éxito pues, de los 700 jóvenes que han participado en el programa, el 90% ya forma parte de la plantilla fija de la cervecera. 

Cómo captar talento y experiencia

La captación de talento

Existen numerosas fuentes de reclutamiento desde las que se puede localizar  a los candidatos con un perfil más equilibrado entre el talento y la experiencia. Desde portales de empleo hasta bolsas de trabajo universitarias, pasando por supuesto, las redes sociales.  

La principal fuente de reclutamiento de talento es el Social Recruiting, donde se incluyen las estrategias de búsqueda, atracción y contratación de talento a través de las redes sociales. Con una buena imagen de marca podremos conseguir que los candidatos no solo se presenten a las vacantes que ofertamos, sino que también empezarán a aparecer candidaturas espontáneas.

Otra de las ventajas del Social Recruiting pasa por, no solo llegar a los sujetos que buscan empleo, sino que a través de las redes sociales podemos llegar hasta profesionales brillantes que ya tienen trabajo y que, una vez leída la oferta, pueden desear cambiar de empleo.

Para una compañía, puede resultar inabarcable la tarea de publicar manualmente la misma oferta de empleo en todas las plataformas que existen, mientras que, a la vez, se intenta desarrollar una marca empleadora excelente.

Por ello, es recomendable incorporar a los procesos de selección un software específico como el ATS de Bizneo HR. Esta herramienta tiene numerosas ventajas, pero la principal en este caso es el multiposting.

Lo que permite el ATS es publicar de forma simultánea en más de 80 sitios diferentes. De esta forma, minimizamos el riesgo de no llegar a las plataformas donde se encuentra el mejor talento. 

Título de la imagen

Captar candidatos con experiencia

Cuando buscamos un candidato experimentado, el equipo deberá hacer una exhaustiva labor de filtrado de postulantes.

A medida que el proceso de selección vaya avanzando, las referencias profesionales empezarán a cobrar importancia por lo que, la empresa, deberá invertir algo de tiempo en comprobarlas y valorarlas en función de lo solicitado para la vacante ofertada.

Un candidato con algo menos de experiencia, pero cuya trayectoria ha estado muy relacionada con lo que se requiere para la vacante puede ser más valioso que otro sujeto cuya experiencia sea más extensa, pero a la vez, más general.

También puede interesarte:  5 claves de la inserción laboral de personas con discapacidad

Cómo detectar talento y experiencia

Aunque el currículum vitae puede servirnos como primer filtro para detectar el talento y la experiencia del candidato, debemos profundizar en los siguientes pasos dentro del proceso de selección para poder identificar las cualidades y defectos del sujeto.

La entrevista es una gran oportunidad para conocer a fondo a aquellos candidatos que, tras pasar las primeras fases, nos han interesado más. Aquí, el entrevistador debe diseñar el recorrido de la conversación para buscar el equilibrio entre talento y experiencia.

Cuando una empresa busca una promesa, un trabajador con mucho recorrido, que pueda desarrollar su talento y habilidades y potenciarlas en la empresa no dará tanta importancia a la experiencia, pero tiene que conocer cuánto tiempo ha trabajado para saber en qué etapa profesional se encuentra y exigirle y valorarle adecuadamente (responsabilidades, salario acorde…). 

Al contrario, una empresa puede buscar un trabajador con mayor experiencia para un puesto de responsabilidad, pero al mismo tiempo, tendrá que descubrir sus puntos fuertes y talentos ocultos que aún no ha sabido explotar.   

Por tanto, para las dos posibilidades es fundamental hablar de las tareas desempeñadas, de los estudios y conocimientos, de las expectativas de crecimiento. Un reclutador tiene que saber las necesidades del puesto, pero ante todo, debe valorar el talento único y la experiencia diferencial para un trabajo.

Identificar talento y experiencia internos

Distinguir a los trabajadores sobresalientes que ya están integrados en nuestro equipo es también clave para saber qué miembros de nuestro equipo tienen el talento y experiencia necesarios para promocionarse dentro de la compañía..

En las empresas grandes, seguir de cerca la trayectoria de cada empleado puede resultar muy complicado.

Contar con un software de gestión de Recursos Humanos nos permitirá seguir los pasos de nuestros empleados para detectar aquellos perfiles que son más destacables. El software de evaluación de desempeño de Bizneo HR pone a nuestra disposición la posibilidad de mantener un seguimiento del desempeño de cada empleado en nuestra compañía. 

Además de resultar útil en la identificación de talento, un herramienta como el software de Evaluación de Desempeño favorece la creación de planes de carrera eficaces pues, nos da información precisa sobre los puntos fuertes y las necesidades de formación de cada empleado.

Título de la imagen

De esta forma, contribuimos a disminuir la incertidumbre de los trabajadores y de la compañía. Con los datos recogidos con este software, ayudaremos a la empresa a tomar decisiones de negocio sustentados en datos, así la empresa podrá  dar un paso más allá. 

No todo es talento y experiencia

Adecuación del candidato a los valores corporativos

La cultura empresarial está compuesta por las normas, pensamiento y valores que envuelven una organización. Se trata, en definitiva, de los parámetros que definen y caracterizan el estilo de la empresa en todas sus vertientes.

Dar con un empleado que se adapte a la filosofía de la compañía es fundamental para garantizar el bienestar de la organización. 

Título de la imagen

Adecuación al equipo de trabajo

Hablando en una escala más pequeña, el candidato ideal para un puesto debe cumplir con una serie de requerimientos más subjetivos. Con esto queremos decir que, muchas veces, la personalidad del trabajador determinará su productividad pues, aquellos que encajen mejor con la dinámica social de su equipo de trabajo rendirán mejor e incrementarán el rendimiento del resto de la plantilla.

Adecuación al puesto

La sobrecualificación es un problema que ahoga el mercado laboral, especialmente en España. En este país, el 37,6% de los trabajadores ejercían profesiones para las que no era necesaria una cualificación que ya habían obtenido.

Este dato se recoge en el Informe CYD elaborado en 2019, donde también se muestra que es el sector hostelero en el que más se da esta situación. De hecho, el 14,7% de los graduados de España trabajan en este sector mientras que, en el resto de Europa, la cifra  se sitúa en el 9,7%.

Compromiso

La capacidad del trabajador para comprometerse con nuestro proyecto a largo plazo también es una cualidad muy deseable para añadirla a la lista de requisitos que buscamos para el trabajador perfecto.

Por mucho que un candidato sea brillante en muchos aspectos, si no es capaz de establecer una relación fuerte y sincera con nuestra empresa, no es el adecuado. Hablamos del engagement laboral, el sentimiento de unión y compromiso con la empresa, para medirlo  es fundamental contar con unas adecuadas condiciones de trabajo, asegurar su bienestar físico y mental y su crecimiento y realización profesional. 

El puesto define al empleado ideal

Aunque pensemos que todo se reduce a la dicotomía entre experiencia y talento, lo cierto es que el grueso de puestos de trabajo no requiere especialmente ninguna de estas dos características.

Para, por ejemplo, trabajar en una cadena de montaje, no es necesario contar con mucha experiencia ni ser un talento joven, lo importante es tener motivación y habilidades manuales.

Formación y experiencia

¿Por qué elegir entre talento y experiencia? La realidad es que podemos implementar el factor experiencia mediante un plan de formación que ayude a los jóvenes talentos a desarrollar las habilidades que los perfiles senior adquieren con el paso del tiempo. 

Cuando una empresa se preocupa por la capacitación laboral de su plantilla, les ofrece formación eficaz para su puesto de trabajo y desarrolla un plan de carrera que le ayude a crecer profesionalmente, podemos hablar de una formación que motiva y busca el desarrollo de sus competencias y habilidades.  

Título de la imagen

Dejar un comentario.