Inicio  ›  Reclutamiento y Selección  ›  SE BUSCA TALENTO: las Competencias Laborales más demandadas
Reclutamiento y Selección

SE BUSCA TALENTO: las Competencias Laborales más demandadas

competencias laborales

Existen numerosos tipos de competencias laborales. Sin embargo, no siempre es fácil distinguir entre ellos.

En todo proceso de selección de personal se evalúa una cuestión básica: las competencias laborales del candidato. Un aspecto fundamental para su desarrollo dentro de la empresa que no solo habla de sus competencias profesionales y técnicas, sino que va mucho más allá. Porque, ¿cuáles son los tipos de competencias laborales?, ¿y las más demandadas por las compañías?

Qué son las competencias laborales

Las competencias laborales son aquellos conocimientos y habilidades que tiene una persona para responder ante una tarea o actividad en el ámbito del trabajo. Unas competencias que pueden incluir desde sus conocimientos adquiridos hasta otras habilidades y actitudes. En definitiva, aquello que hace competente a la persona para un determinado puesto de trabajo.

Hay que destacar que las competencias laborales constituyen un nivel más profundo que la simple técnica. Mientras que esta última serían los conocimientos para ejecutar una tarea, la competencia es la capacidad para ejecutarla.

Es decir, que una persona que ha aprendido escritura creativa tiene la técnica, pero puede faltarle la capacidad para poder ejecutarlo en un trabajo. Por tanto, el saber realizar algo y realizarlo sería la competencia laboral.

VER VIDEO: TODO SOBRE LAS COMPETENCIAS DIGITALES EN LOS EQUIPOS La transformación digital ¿ha cambiado las reglas del juego? ¡Descúbrelo!

Tipos de competencias laborales

Antes de entrar en más detalle, no podemos dejar de clasificar las competencias laborales en tres grandes grupos: las competencias básicas, las genéricas y las específicas. Se trata de una diferenciación clave para comprender qué busca el área de Recursos Humanos en un candidato.

Competencias laborales básicas

Estamos hablando del primer nivel de todos los que forman parte de una competencia. Este tipo de competencias laborales no es difícil de encontrar en un candidato o en un empleado. Su nombre es ilustrativo: son básicas.

Forman parte de esta categoría todas aquellas competencias que una persona necesita haber adquirido por el hecho de haber pasado por una educación básica. Leer, escribir, matemáticas básicas….

Clases de competencias laborales básicas

A su vez estas competencias se sub-dividen en dos grupos:

  • Competencias personales: aquellas adquiridas por la educación obligatoria, como sumar, restar o leer.
  • Competencias sociales: integradas en la socialización. Saber ciertas normas de conducta básicas o de estándares sociales.

No hace falta ahondar mucho en ellas pues es normal que todas las personas las tengan. Pero hay casos excepcionales, como aquellos casos de empleados provenientes de otras culturas. En esta situación puede parecer que carecen de dichas competencias, pero en realidad tienen las competencias básicas de su cultura, lo que ya les permite desarrollar las de la nuestra.

Las competencias básicas las puede desarrollar cualquier persona. Puede que opines que determinadas personas con algún tipo de trastorno psicológico no tienen porqué, pero actualmente esas personas reciben su correspondiente ayuda que les capacita para ello. La carencia de competencias básicas no debe ser motivo de discriminación ya que todos pueden desarrollarlas.

imagen que invita a suscribirse a la news letter de rrhh

Competencias laborales genéricas

Ahora vamos a ahondar un poco más en un tipo de competencias que suele recibir dos nombres. Se las llama competencias genéricas o competencias transversales, en otros casos.

Como podrás imaginarte hacen referencia a competencias generales para cualquier tipo de empleo, sin tener en cuenta los aspectos concretos que caracterizan cada puesto de trabajo. Ejemplos de competencias genéricas son la inteligencia emocional o el pensamiento creativo, son comunes a varios empleos aunque tomen forma distinta según la empresa o el trabajo específico en el que se desarrollen.

Ejemplos de competencias laborales genéricas o transversales que suelen ser importantes en el ámbito laboral: aprendizaje continuo, trabajo en equipo, orientación a resultados, gestión, planificación, resolución de problemas, comunicación, adaptabilidad, proactividad, creatividad, inteligencia emocional.

Es importante subrayar que las competencias laborales genéricas difieren de las competencias básicas, ya que hay personas que tendrán ciertas competencias transversales que otras no tienen. Por el contrario, las competencias básicas deberían ser universales.

Las competencias transversales son clave para cualquier tipo de empleo. En concreto, es muy útil para Recursos Humanos establecer qué competencias transversales se dan en una empresa. Por ejemplo, si su cultura organizacional es muy creativa esa competencia es general en la compañía y deberían poseerla todos los empleados.

¡Ojo! Las competencias laborales transversales no tiene porque ser innatas: casi todas se pueden aprender y fortalecer a base de esfuerzo y a través de planes de formación específicos.

También puede interesarte:  Qué es el e-recruitment y por qué aplicarlo a tu empresa

La organización también debe ayudarte de la tecnología para perfeccionar la gestión del talento y la formación. Potenciar al máximo las cualidades de su plantilla.

transformación digital en rrhh

Tipos de competencias laborales: competencias específicas

Las competencias concretas son las que se refieren a un oficio concreto: las llamadas competencias específicas. Por ejemplo, el trabajo de vendedor necesita la competencia transversal de inteligencia emocional y, específicamente, eso se traduce en la competencia de trato con el cliente.

También dentro de Recursos Humanos ayuda distinguir entre las competencias generales que se piden a todos los empleados, por ser comunes a la empresa, y aquellas para puestos concretos que existen dentro de la empresa.

Competencias Laborales más demandadas

Dicho lo cual, estamos preparados para conocer cuáles son las competencias laborales que cuentan con mayor demanda. Curiosamente la mayoría tienen que ver con la actitud. Sí, porque la aptitud, la formación, se puede cambiar, pero la actitud no.

Y es clave para crecer, para tener una plantilla motivada y para un amplio de cuestiones que hemos ido desgranando a lo largo de otros artículos de nuestro Blog de Recursos Humanos.

VIDEO RECOMENDADO: DESCUBRE CÓMO EVALUAR LAS SOFT SKILLSConoce las técnicas más efectivas para evaluarlas durante tus entrevistas

Saber trabajar en equipo

Saber trabajar en equipo es una de las competencias laborales más apreciadas en un candidato y/o empleado. Si la persona tiene la habilidad de interactuar correctamente con su equipo, de sacarle todo el partido, de adaptarse a sus diferentes miembros, el trabajo –muy probablemente– será más exitoso.

Para conseguirlo, es importante que pueda delegar, que sea capaz de de reconocer el trabajo del resto y de empatizar con ellos. Llegar a acuerdos, dialogar, generar conversaciones que propicien una correcta resolución de conflictos, etcétera, son clave.

Tener iniciativa

La iniciativa es una de esas competencias laborales directamente relacionada con la pasión del individuo. Algo para lo que será necesario que se sienta comprometido y parte de la empresa. Ser creativo, capaz de innovar y tener iniciativa para comunicarlo es un rasgo de enorme valor para cualquier organización. De hecho, incluso incrementa la productividad.

Ahora bien, para fomentar este tipo de iniciativa, la propia compañía debe garantizar el ambiente y canales adecuados. Y es que la pasión requiere de mucha fuerza y de una enorme cantidad de energía para superarse y dar más de lo que se espera de nosotros.

Saber tomar decisiones

Asimismo, un empleado idóneo ha de saber tomar decisiones rápidamente, sin sesgos, y de la manera más ágil posible. Esto es especialmente requerido en puestos que cuentan con cierta responsabilidad. También se asocia a la organización y capacidad de estructurar el trabajo de la persona.

Capacidad de aprendizaje

Como comentábamos, la aptitud se enseña, la actitud no. Sin embargo, es fundamental que el empleado sepa aprender, es decir, adquirir esos nuevos conocimientos de manera efectiva. Además, hay que tener en cuenta que la formación es clave para incentivar el talento interno, crecer como compañía y motivar a los trabajadores.

Para invitarles a seguir aprendiendo podemos implementar políticas de crecimiento interno, planes de carrera, incentivos, etcétera.

Flexibilidad y adaptación al cambio

Otra de las capacidades laborales más valoradas es la flexibilidad y adaptación al cambio. Y es que las empresas crecen, cambian, evolucionan, y se ven obligadas a adaptarse. Por eso los trabajadores también han de hacerlo. Además, si un empleado está dispuesto a salir de su zona de confort aprenderá más y se desarrollará más. Se trata de una excelente actitud para mejorar.

Comunicarse de forma efectiva

Si poseemos todas las habilidades interpersonales anteriormente descritas pero ignoramos cómo transmitirlas de una manera efectiva, tendremos un problema. Un buen candidato debe saber transmitir sus ideas, hacerlas llegar a las personas correspondientes de la manera más asertiva y objetiva posible. Sobre todo si lidera equipos.

Se trata de contar con las herramientas comunicacionales necesarias para ser capaz de poner en marcha planes de acción y estrategias de manera efectiva, contando con todas las partes.

Esta comunicación, por supuesto, lleva aparejada una escucha activa. Algo muy positivo a la hora de recibir feedback de otros departamentos, empleados, miembros directivos, etcétera.

GUÍA GRATIS: SELECCIÓN POR COMPETENCIAS DE TALENTO TECNOLÓGICOIncluye una plantilla para la evaluación de 11 competencias clave y caso práctico.

Responsabilidad

Independientemente del puesto del trabajador y de la responsabilidad de su rol, se trata de una capacidad laboral muy valorada por las empresas. Esto incluye cuestiones tan sencillas como la de cumplir con el horario, no llevar a cabo conductas que pongan en peligro la seguridad propia ni la del resto de trabajadores, etcétera. Unas cuestiones que, si bien parecen obvias, deben tenerse en cuenta.

Pero si damos ese pasito más, esto tiene que ver también con la responsabilidad del trabajador con la empresa en un sentido más amplio. A la hora de no revelar ciertas informaciones, de estar comprometido con ella, de crear una imagen de marca, etcétera.

Te recomendamos leer también: Cómo fichar en el trabajo. Fichar en el trabajo es obligatorio, pero muchas empresas aún no están preparadas para que sus empleados lo hagan.

Software de Reclutamiento y Selección

10 comentarios

  • muchas gracias por la información, esta muy clara y precisa

  • Muy Buen contenido claro y amplio, me ha servido bastante. Gracias

  • son aspectos que te dan una panoramica general, contenido claro, pero pudieran abordar mas las competencias específicas con casos concretos de cargos por ejemplo de especialistas en gestión de calidad,especialistas en gestión del capital humano etc

  • buenas tardes quiero un ejemplo dende se aplique las cuatro areas personal, social, de logros y hollistica

  • Holaaaaaa gracias por esto y que pude hacer mi tarea y actividad en clase

  • JUAN RAFAEL PALACIOS RESENDIZ dice:

    Gracias por las notas son de mucha ayuda.

    Saludos.

  • Nilton Isaias Cueva Quezada dice:

    Me gustaria saber si venden el libro y que autor es quien clasifica las competencias Laborales en Básicas, Especificas y Gnericas.

  • Jesús Luis Dávila Altmann dice:

    Información precisa y de gran utilidad para complementar la hoja de vida. Muy agradecido por su colaboración.

Dejar un comentario.

[1 vez al mes]
[1 vez al mes]