Inicio  ›  Gestión del talento  ›  Todo lo que tienes que saber sobre reclutamiento y selección de personal
Gestión del talento

Todo lo que tienes que saber sobre reclutamiento y selección de personal

reclutamiento y selección de personal

Contar con un buen proceso de reclutamiento y selección de personal es imprescindible para incorporar el talento adecuado a nuestra empresa.

La función de reclutamiento y selección de personal es una de las más conocidas y tradicionales del área de Recursos Humanos. Sin embargo, los procesos han cambiado notablemente durante los últimos años. Hoy te lo contamos todo sobre esta labor de RR.HH, desde cómo ha evolucionado hasta las claves que garantizarán el éxito de tu departamento.

Reclutamiento y Selección de personal: en qué consiste

El reclutamiento y selección de personal es aquel proceso de incorporación de talento a la empresa. Una técnica que incluye el análisis de las necesidades de la empresa, el reclutamiento, la selección, contratación y la incorporación a la empresa. El nombre engloba todos estos procesos.

De hecho, el concepto tradicional de reclutamiento y selección de personal hacía únicamente referencia a la parte de subir la oferta y de cribar candidatos. Una realidad que ha cambiado y que ha sufrido una mejora sustancial, entre otros, gracias a las nuevas tecnologías y a la incorporación de sistemas automatizados de gestión de personas como el de Bizneo HR.

Título de la imagen

Pasos clave de un proceso de reclutamiento y selección de personal

De esta manera, una fase de reclutamiento y selección de personal ha de conllevar otras sub-tareas o sub-fases, todas ellas de vital importancia para garantizar el éxito de la contratación. Aquí se engloban:

  • Detección y análisis de las necesidades de la compañía: es decir, qué perfil cubre las demandas del negocio.
  • Definición del perfil del aspirante: qué competencias y habilidades deberá tener para cubrir esas necesidades.
  • Descripción de la oferta: que deje claro el puesto y requerimientos, así como los valores empresariales.
  • Búsqueda o convocatoria: una vez descrita la oferta tendremos que buscar al candidato. Esto lo podemos hacer de manera activa o pasiva. La opción más tradicional es colgar la oferta a través de diferentes plataformas y canales. Pero no es la única, sino que también tenemos la opción de atraer al talento haciendo más atractiva nuestra compañía.
  • Criba curricular: para reducir al máximo el número de candidatos. Además del análisis de los currículums, no podemos perder de vista la carta de presentación y las killer questions, clave para descartar aspirantes.
  • Evaluación: con una entrevista telefónica inicial, pruebas de conocimiento, habilidades o pruebas psicométricas.
  • Selección de personal: mediante las correspondientes entrevistas y otras técnicas de selección de personal. Aquí lo que se busca es encontrar, de entre esos candidatos que han quedado, al idóneo.
  • Incorporación del candidato: se trata de favorecer la incorporación de la nueva persona a la empresa. De hacerle las cosas fáciles. Puede incluir un proceso de formación.
  • Seguimiento del empleado: tanto a corto como a largo plazo.

Reclutamiento y selección de personal, dos fases distintas

Llegados a este punto conviene diferenciar todavía más entre reclutamiento y selección, las dos fases más importantes –o al menos principales– de todo este proceso. Así, el reclutamiento es la primera de ellas y se centra, principalmente, en encontrar al candidato perfecto para el puesto que la empresa ofrece.

Este reclutamiento puede ser activo o pasivo, es decir, los reclutadores pueden buscar activamente al candidato o captar  el talento generando una imagen de marca interesante que lo atraiga de un modo más proactivo.

La finalidad de la selección es –de entre esos aspirantes ya reclutados– elegir, seleccionar al más idóneo para el puesto de trabajo. Para conseguirlo utilizará diferentes métodos, fuentes y técnicas a su alcance.

Cómo mejorar nuestro plan de reclutamiento y selección de personal

Pero, ¿cómo podemos mejorar el proceso de reclutamiento y selección de personal de nuestra compañía? Para conseguirlo deberemos tener claras algunas cuestiones como:

1. Estructurar y organizar el proceso de reclutamiento y selección de personal

Cuando hablamos de estructurar y organizar el proceso de reclutamiento y selección de personal nos estamos refiriendo a determinar qué fases se seguirán y quién las llevará a cabo. Aquí se determinarán también las técnicas, métodos y fuentes del reclutamiento y selección de personal.

También puede interesarte:  Qué es el Lean Management y cómo aplicarlo en tu empresa

Además, esta estrategia de Recursos Humanos debe estar alineada con la estrategia general de la compañía. Se trata de una parte de vital importancia en el proceso de reclutamiento y selección de personal de una empresa. Básicamente por tres razones:

  • Es imprescindible integrar la gestión de recursos humanos en el resto de la gestión de la compañía.
  • La demanda de puestos de trabajo es una constante que fluctúa.
  • Cada vez es mayor el número de puestos de trabajo especializados.

2. Identificar bien las necesidades de la organización

Identificar bien las necesidades de la organización y si la petición o puesto de trabajo que se está ofertando se encuentra justificada es otro punto clave que te permitirá mejorar tu proceso de reclutamiento y selección de personal.

Aquí es importante determinar qué perfil necesitamos exactamente, desde el punto de vista de la productividad pero también desde la perspectiva de los valores y la cultura de la organización.

3. Ajustar la oferta a la empresa

En todo proceso de reclutamiento y selección es importante ajustar la oferta a la empresa. No solo a su cultura organizacional y a sus valores, sino también a sus posibilidades económicas y de crecimiento.

Adaptar el tipo de contrato a las características de la oferta de empleo y ser sincero con el candidato resulta fundamental para no crear falsas expectativas y mantenerle motivado en un futuro.

4. Ajustar la oferta a los candidatos y a la realidad del mercado

No podemos perder de vista que, como compañía, no solo queremos cubrir un puesto, sino responder a los requerimientos de los candidatos. De hecho esta es precisamente la idea del employer branding, cuyo objetivo es el de convertir al trabajador en un auténtico embajador de marca.

Un empleado contento acabará hablando bien de la empresa, y eso siempre resultará atractivo para que otros quieran trabajar con nosotros. Entre otros y para conseguirlo, podemos cuidar nuestra imagen en redes, implantar políticas petfriendly y deportivas, etcétera.

Por otra parte, hay que tener en cuenta que el candidato perfecto no existe y que, de hecho, este no va a ser siempre el más conveniente para nosotros.

5. Favorecer la incorporación del candidato

Uno de los errores que cometen muchas compañías es terminar el proceso de reclutamiento y selección de personal con la contratación. Sin embargo, es labor del departamento de Recursos Humanos fomentar una correcta incorporación del nuevo trabajador a la empresa.

Así, deberemos procurar que se adapte lo más pronto posible a la compañía y al puesto. Esto pasa por darle a conocer las instalaciones, los diferentes departamentos y sus funciones, indicarle dónde encontrará las herramientas necesarias para desempeñar su trabajo, presentarle a sus compañeros, etcétera.

También debe conocer los procesos internos de la organización, así como las políticas y normas, su horario, y demás. Lo ideal, asimismo, sería asignarle un tutor para capacitarle cuanto antes en sus tareas.

6. Realizar un seguimiento del empleado forma parte del reclutamiento y selección de personal

Con este punto ocurre algo parecido que con la incorporación del candidato a la compañía. Es decir, tenemos que asegurarnos de que la empresa cumple con sus expectativas, y viceversa, es decir, si él se adapta al puesto de trabajo y a las necesidades. En caso contrario, deberemos implantar los procesos oportunos para que esto cambie.

7. Apuntarse a la digitalización del reclutamiento y la selección de personal

Otra de las claves del éxito en reclutamiento y selección de personal es apostar por la tecnología. Y esto pasa desde por utilizar las redes sociales para captar talento, hasta por apostar por un software específico de Recursos Humanos como el ATS de Bizneo HR que le facilite la vida al departamento.

Entre otros, este tipo de sistema de RRHH permite agilizar todo el reclutamiento y selección de personal con herramientas automatizadas que permiten colgar la oferta en más de 80 fuentes de reclutamiento, generar informes, añadir killer questions, y un sinfín de funcionalidades.

8. No perder de vista nunca las necesidades del candidato

En ocasiones el reclutamiento y selección de personal incurre en una debilidad: centrarse solo en lo que necesita la empresa. Algo que puede derivar en un larguísimo proceso de selección, sembrado de pruebas para asegurarse la adecuación del aspirante al puesto. En definitiva un proceso que queda muy lejos de resultar ágil y, mucho menos, amenos.

De hecho, este tipo de selecciones requieren de una gran inversión de tiempo que puede derivar en la fuga de potencial talento. Por eso precisamente, tenemos que pensar en los candidatos y en cómo se sentirán cuando pasen por el proceso.

9. Ser flexible

La flexibilidad es una de las máximas en Recursos Humanos. No hemos de perder de vista que trabajamos con personas y que hemos de adaptarnos. Asimismo, es evidente que las necesidades de la empresa cambian con las fluctuaciones del mercado, y que, según el tipo de puesto, deberemos adaptar en cierta medida nuestro reclutamiento y selección de personal.

Dejar un comentario.