Inicio  ›  Selección de talento  ›  Diferencias entre competencias, capacidades y habilidades
Selección de talento

Diferencias entre competencias, capacidades y habilidades

habilidades y competencias

Puede resultar difícil entender cuáles son las diferencias entre competencias, capacidades y habilidades. Por eso desde Bizneo HR te daremos explicaciones sobre en qué consiste cada una para que puedas utilizar estos términos correctamente dentro de tu área de Recursos Humanos.

Conocer la diferencia entre competencias y habilidades, así como saber de qué hablamos cuando nos referimos a capacidades es clave para cualquiera que se dedique a la selección de personal y a los Recursos Humanos en general. Se trata de aquellas características del candidato que nos permitirán saber cuál es el más indicado para nuestra compañía. Pero en distinto grado.

Definiciones: habilidades y competencias VS capacidades

Capacidad

La capacidad es el conjunto de cualidades o aptitudes que hacen que la persona pueda ser capaz de desarrollar o ejecutar una tarea, desempeñar un cargo concreto, etcétera. Ahora bien, que tenga capacidad no quiere decir que efectivamente posea la formación necesaria para hacerlo, por ejemplo. Se refiere más bien al potencial de aprendizaje. Un "él puede hacerlo".

Habilidad

La habilidad es la capacidad (habitualmente innata) que un individuo tiene para hacer correctamente algo, cumplir una función y similares. La distinción clave es la "capacidad de realizar" puramente dicha.

Competencia

Las competencias son aquellos rasgos individuales y características que le permiten al individuo desempeñarse de forma óptima en su puesto de trabajo.

En resumen, se trata de una cuestión de "ser capaz" de realizar  una tarea: si se es capaz, se dice que la persona tiene una competencia o habilidad. Si no, pero tiene potencial para conseguirlo, se dice que solo tiene la capacidad.

diferencias-entre-competencias-capacidades-y-habilidades

 

Diferencia entre habilidades, competencias y capacidades. Ejemplos prácticos

Por ejemplo, esto significa que alguien puede tener las capacidades para aprender a programar en JAVA, pero si todavía no ha aprendido este lenguaje no podemos esperar que empiece programar sin antes pasar por un proceso de aprendizaje. Por tanto, no podemos hablar ni de competencia ni de habilidad. Sino de CAPACIDAD.

Dicho esto, todos los seres humanos se distinguen por poseer algún tipo de destreza innata (o destrezas en menor o mayor medida). Sin embargo, no todos contamos con la misma capacidad para realizar las mismas actividades. Precisamente de ahí viene la diversificación de trabajos, la vocación, etcétera.

Diferencia entre habilidades y competencias

Ya hemos establecido la diferencia entre capacidad, competencia y habilidad, vamos al segundo punto: las diferencias entre habilidades y competencias.

Ya hemos dicho que ambas -habilidad y competencia- suponen que esa persona imaginaria programa en JAVA. La diferencia entre habilidad y competencia es, por tanto, muy sutil. Se basa en cómo realizaría esa tarea.

Si la persona lo hace teniendo en cuenta la importancia de la tarea, tratando de mejorar y buscando un desempeño óptimo es que es competencia, si simplemente la realiza es habilidad. Para que lo recuerdes fácilmente, la competencia hace a una persona competente, la habilidad no.

Alt de la imagen

Diferencias “históricas” entre competencias, capacidades y habilidades

Quizás la más grande de todas las diferencias que existen entre competencias, capacidades y habilidades sea de tipo histórico.

Hoy día la tendencia en Recursos Humanos es buscar un equilibrio entre estas tres componentes. Sin embargo, no podemos olvidar que durante muchas décadas las empresas han optado por basarse casi exclusivamente en los conocimientos que los candidatos habían adquirido antes de acceder a cualquier proceso de reclutamiento y selección.

También puede interesarte:  Job Branding: cómo promocionar la oferta de empleo con técnicas del marketing

Por suerte, en la actualidad este planteamiento queda ampliamente superado.

Por qué distinguir entre habilidades y competencias

Por tanto, hay que tener cierto cuidado a la hora de traer el concepto de capacidad al mundo laboral: el hecho de que todo el mundo tenga cierta capacidad para aprender y desarrollarse, no significa que todos y cada uno de tus candidatos o empleados tengan capacidades para todo. Pese a que con esfuerzo todos pueden aprender, es recomendable ser prácticos.

Vamos a ser más específicos:

Para diferenciar capacidad y competencia en el mundo de Recursos Humanos es mejor poner ciertos límites a la primera. La capacidad no es absoluta, por ejemplo, un programador puede aprender otro lenguaje de programación -tiene la capacidad- pero no tiene sentido pensar que alguien en marketing tenga la misma capacidad.

Distinguir las habilidades y competencias permite fijar planes de crecimiento y favorece la movilidad

Precisamente para favorecer el movimiento entre puestos laborales. Un empleado puede querer cambiar a un puesto cercano al suyo. Si determinas que tiene la capacidad para aprender lo que se requiere en ese puesto puedes ayudarle a conseguirlo.

¿Quizá quieras cubrir un puesto? Busca empleados que tengan las capacidades para aprender lo que se requiere en esa posición.

Permite fijar objetivos realistas

Hay determinadas cualidades que no son tan importantes en un trabajo. En lugar de frustrarte buscando al empleado perfecto puedes rebajar las expectativas y esperar que esas competencias sean simples habilidades.

Las habilidades y competencias determinan la empleabilidad del candidato

Pero, ¿qué es exactamente la empleabilidad de una persona?
El término ‘empleabilidad’ hace referencia al potencial que tiene un individuo para acceder a un puesto de trabajo, desarrollarse en él y reorientarse hacia otro, tanto en base a las expectativas que tiene sobre su trayectoria profesional como en caso de pérdida del primero.

Diferencia entre empleabilidad interna y externa

Traído a la gestión de los RR. HH. , el concepto de empleabilidad tiene dos vertientes:

  • Empleabilidad interna: indica el nivel de competitividad que un trabajador tiene dentro de su empresa.
  • Empleabilidad externa: mide el nivel de competitividad de un trabajador en el mercado laboral.

De qué depende la empleabilidad

Sobre ambas inciden tanto factores externos como otros que dependen del propio empleado:

  • Se consideran factores externos aquellos que dependen del mercado laboral -como por ejemplo el equilibrio entre oferta y demanda, las desigualdades de género o edad, etc.
  • Están en cambio en manos del propio trabajador: sus niveles de formación, competencia, y adaptabilidad a las demandas de los empleadores.

Cómo identificar las habilidades y competencias

Para identificar las habilidades y competencias de los candidatos o empleados podemos utilizar diversas herramientas. Elegir unas u otras dependerá, sobre todo, de la condición de la persona: es decir, si se trata de un trabajador o de un aspirante.

Por ejemplo, en las fases iniciales de las entrevistas podemos valernos de pruebas psicométricas, realizar entrevistas por competencias, etcétera.

En el caso de los trabajadores, resulta de gran ayuda llevar a cabo evaluaciones del desempeño de manera automatizada. Algo que puede llevarse a cabo a través del software de evaluación del desempeño de Bizneo HR que, entre otros, evita sesgos y agiliza toda la gestión  (generando informes, favoreciendo el acceso, etcétera). Puedes solicitar una demo haciendo clic en el siguiente banner.

Título de la imagen

En definitiva, a la hora de cerrar cualquier proceso de selección, todo profesional de Recursos Humanos debería tener en cuenta tanto las capacidades como las competencias y las habilidades de quién esté evaluando. Mientras las segundas marcan el presente, las primeras apuntan al futuro de tu empresa.