Inicio  ›  Gestión del talento  ›  Qué es el Blended Learning | 7 razones de peso para elegirlo
Gestión del talento

Qué es el Blended Learning | 7 razones de peso para elegirlo

blended learning

El Blended Learning o B-Learning se abre paso como una alternativa a la concepción tradicional de la formación de los trabajadores. La combinación entre las actividades presenciales y los contenidos online presenta múltiples ventajas para el aprendizaje.

No resulta en absoluto exagerado afirmar que las posibilidades de éxito de las empresas pasan por su capacidad para adaptarse a los nuevos escenarios comerciales. Consecuentemente, la formación de los trabajadores debería ocupar un puesto muy destacado en el plan estratégico de cualquier compañía. El Blended Learning es una solución efectiva, especialmente en el panorama empresarial actual.

El Blended Learning es una modalidad formativa que suscriben cada vez más empresas y que consiste, esencialmente, en la combinación entre sesiones presenciales y trabajo desde casa. Se trata de una filosofía de aprendizaje que entronca con las nuevas realidades laborales a las que se enfrentan las empresas.

Qué es el Blended Learning

El Blended Learning o B-Learning es una metodología pedagógica consistente en la combinación entre estudios presenciales y trabajo desde casa. De hecho, el término podría traducirse como “aprendizaje semipresencial”, haciendo referencia a la posibilidad de completar el plan de estudio al margen de las instalaciones físicas de la empresa.

En el ámbito empresarial, el B-Learning resulta de especial utilidad para cubrir las carencias formativas de la plantilla de manera más amena y significativa. No se suprimen las sesiones más teóricas pero se concede una mayor autonomía a los trabajadores para cumplir los objetivos del curso.

7 ventajas del Blended Learning

Dentro del proceso de digitalización de las empresas, el B-Learning es una modalidad formativa que ayuda a los trabajadores a completar la transición entre los modelos laborales tradicionales y los que están abriéndose paso poco a poco. Por supuesto, también plantea una serie de beneficios para las empresas que se decidan a implantar este sistema en sus planes de formación.

1. Adaptación a necesidades formativas específicas

Contrariamente a lo que muchos suponen, el B-Learning no sirve únicamente para impartir contenidos relacionados con las nuevas tecnologías o los entornos digitales de trabajo. Por supuesto, estos son algunos de los temas más recurrentes en los cursos disponibles, pero hay muchas más opciones. Esencialmente, el B-Learning es compatible con cualquier necesidad formativa de la empresa, puesto que lo único que cambia es la forma de trabajar con los diferentes contenidos.

2. Materiales permanentemente actualizados y recursos en línea

El carácter online de parte de los cursos impartidos en el marco del Blended Learning permite una actualización mucho más rápida de los materiales didácticos. Ya no es necesario reimprimir –o sea, volver a comprar- los libros de texto. Es tan sencillo como descargar las novedades para ampliar conocimientos previos. Todo ello con la posibilidad de hacer uso de recursos complementarios.

3. Personalización del proceso de aprendizaje: autonomía y flexibilidad

El aprendizaje semipresencial encaja a la perfección con la filosofía del teletrabajo o trabajo desde casa. El empleado puede personalizar al máximo su proceso de aprendizaje, conectándose al curso en las horas que prefiera y cumpliendo los diferentes objetivos a su ritmo (respetando, eso sí, unos plazos concretos). Todo ello redunda en una mayores niveles de autonomía y flexibilidad horaria, aspectos positivamente valorados por los profesionales.

4. Mayor satisfacción laboral

A resultas de lo anterior, los empleados mejoran su valoración de la empresa y satisfacción laboral, en tanto que les permite organizarse de manera autónoma para cumplir los objetivos formativos. Esto choca con la visión más convencional de los cursos, que suponen muchas veces una mayor cantidad de horas en el puesto de trabajo y, por lo tanto, dificulta la conciliación familiar y laboral. Con empleados más satisfechos, la empresa mejora su capacidad de retención del talento.

5. Mejora de la motivación y de la creatividad

Otra consecuencia de la mayor libertad para los empleados es que se fomenta su creatividad. A diferencia de los planes de estudios cerrados en los que todo el trabajo se realiza de manera presencial y siguiendo unas pautas muy concretas, el B-Learning posibilita que cada trabajador se marque sus propios objetivos y que amplíe los contenidos si lo desea. De este modo, se refuerza también su motivación.

También puede interesarte:  Qué es un knowmad: el trabajador "nómada del conocimiento"

6. Respuesta a la dispersión geográfica de los trabajadores

En las empresas de mayor tamaño, los cursos de formación se enfrentan al hándicap de que no todos los trabajadores tienen la misma disponibilidad para acudir a las sesiones concertadas. El Blended Learning acaba con las barreras geográficas al permitir que la mayor parte de la carga formativa pueda cumplirse desde el hogar o cualquier otro lugar que no sea el puesto de trabajo.

7. Ahorro económico

Gracias a la gestión online de parte del plan de estudios, la empresa reduce los costes operativos derivados de la organización y/o contratación de los cursos. Paralelamente, debe dedicar menos tiempo a acoger las sesiones en sus instalaciones y no altera el horario de los trabajadores. Es una solución más eficiente y, por ello, supone un ahorro económico respecto a los cursos convencionales.

Cómo se aplica el Blended Learning en la empresa

El B-Learning puede implementarse con relativa facilidad en cualquier empresa, siempre y cuando se cumplan una serie de requisitos. Por ejemplo, conviene definir correctamente los objetivos del curso y qué recursos se van a utilizar. Pero todavía hay más.

Digitalización de la gestión de la formación

¿De qué sirve apostar por el Blended Learning si el resto de la gestión de los planes de formación se sigue llevando a cabo como antes?

Es necesario un cambio de paradigma en el que los propios empleados adquieran mayores responsabilidades para gestionar su propia formación. El software LMS Learning de Bizneo HR es una herramienta muy útil para ocuparse de todo lo relativo a la formación de los trabajadores.

Se trata de una herramienta que permite gestionar el aprendizaje en remoto, que es compatible con diferentes tipos de formatos y cursos pero que, además, mide el progreso de los empleados, el rendimiento y posibilidades de la propia formación, y que genera informes que nos permitirán llevar nuestro plan de formación en una dirección u otra. Entre otras muchas funcionalidades. 

Título de la imagen

Detección de las necesidades formativas y fijación de objetivos

Es evidente que, si no se sabe qué conocimientos es necesario reforzar, actualizar o ampliar, difícilmente los planes de estudio darán los resultados deseados.

Las compañías deben constatar si sus empleados están o no capacitados para asumir los retos que tienen por delante y, a partir de la información recabada, profundizar en aquellos contenidos que resultan de mayor interés para el futuro de la empresa.

Compromiso de los empleados

Conviene ser muy claros a la hora de informar a la plantilla sobre las ventajas que supone este modelo formativo pero también sobre las obligaciones que implica. Cada trabajador debe responsabilizarse de cumplir las tareas que se planteen, lo cual le obligará a organizar mejor su tiempo. En suma, los empleados deben estar a la altura del compromiso adquirido.

Implicación de toda la empresa

No solo la plantilla está obligada a mostrar su compromiso con esta metodología de aprendizaje. La dirección, los responsables de las diferentes secciones de la empresa y los mánagers también están llamados a implicarse con el B-Learning. Es de esperar que, al menos, conozcan cómo funciona este recurso y se interesen por el grado de cumplimiento de sus empleados.

Ejemplos de Blended Learning

El aprendizaje semipresencial no es ninguna novedad en el panorama empresarial. De hecho, importantes compañías ya cuentan con esta opción en sus planes formativos.

  • Cisco System: la multinacional norteamericana, especializada en la fabricación, venta y mantenimiento de componentes electrónicos, es una firme defensora del aprendizaje semipresencial. Hace ya bastantes años que sus planes formativos incluyen una porción considerable de contenidos que se trabajan directamente a través de Internet (con abundancia de vídeos explicativos en detrimento de los textos teóricos).
  • Rossetta: más que una empresa que aprovecha las posibilidades del B-Learning, nos encontramos ante una compañía que ha creado una novedosa metodología para el aprendizaje de idiomas. Rossetta ofrece unidades didácticas que se dividen, a su vez, en cerca de una decena de lecciones. Cada una de estas lecciones consisten en actividades de lectura, escucha, redacción y conversación. Todo ello a través de Internet. La empresa presume de que quienes se toman en serio su programa superan las pruebas calificadoras más exigentes en mayor proporción que el resto de los examinados.
  • Lyft: relativamente poco conocida a este lado del Atlántico, Lyft es una empresa de transporte colaborativo que opera en Estados Unidos y que tuvo ingresos superiores a 2.000 millones de dólares en 2018. Hace algunos años, la firma detectó que sus empleados tenían conocimientos muy variados, dificultando la elaboración de planes formativos comunes. Se optó entonces por singularizar el proceso de aprendizaje gracias al B-Learning.

Dejar un comentario.