Inicio  ›  Selección de talento  ›  ¿Cómo hacer una óptima selección de personal?
Selección de talento

¿Cómo hacer una óptima selección de personal?

A la hora de hacer una selección de personal existen muchas formas y procedimientos. Sin embargo, no todos ellos suelen ser los más eficaces. Te contamos cómo hacer una óptima selección de personal.

En muchas ocasiones, la falta de eficacia de un equipo o de una persona en concreto pueden deberse a múltiples factores. Pero el origen del problema procederá, en gran parte de los casos, de una gestión incompetente por parte del área de recursos humanos.

Un “filtro” cuya gestión nunca debe tomarse a la ligera, especialmente cuando cada vez existen tantos perfiles como empresas y puestos de trabajo diferentes. Más o menos cualificado, el responsable de recursos humanos debe seguir al pie de la letra determinados procesos en los que apostar hasta el último matiz es sumamente importante.

Proceso para hacer una óptima selección de personal

  • En primer lugar, la base de cualquier proceso óptimo de selección de personal comienza en el análisis de las necesidades de una empresa y un determinado puesto. Solo así podremos componer la nube de requisitos a la que más se aproxime (o cumpla) ese futuro candidato.

  • A partir de aquí, comenzará un reclutamiento cuya gestión, especialmente en los tiempos de Internet, nos permite obtener un feedback instantáneo a través de la publicación de una oferta de empleo o bien buscando por nosotros mismos a través de redes sociales como LinkedIn, cada vez más en voga cuando se trata de encontrar al candidato ideal.

  • Una vez tengamos todas las candidaturas de la oferta de empleo, procederemos a realizar una preselección de aquellos perfiles que mejor se adaptan a las necesidades que busca cubrir un determinado puesto.

  • En lo que respecta al siguiente paso, las pruebas eliminatorias, estas cada vez se nutren de filtros cada vez más afilados entre los que encontramos psicotécnicos como el test de Wartegg, rol playing o formularios.

  • Tras recoger los mejores resultados y tener claros los candidatos, procederemos a una entrevista personal cada vez más matizadas en función de la empresa, siendo aquellas preguntas de carácter no estrictamente laboral y sí más lógicas las que pueden depararnos algunas sorpresas (en este tipo de entrevistas, Google es la estrella).

  • A pesar de que cada entrevista parta de una premisa común, muchas veces el candidato obliga a cambiar las normas, por lo que lo mejor será dejar reposar resultados. Una vez hayamos analizado todas las virtudes y efectos trasmitidas durante la entrevista, procederemos a elegir al candidato idóneo para el puesto anunciándole su contratación.

  • Los siguientes pasos, si bien suelen estar algo más estandarizados, también merecen nuestra atención en todo momento. Y es que tras la firma del contrato y la incorporación comenzará un período de prueba en el que estar atento a los pasos del nuevo empleado, su desenvoltura y resultados, se convierte en un proceso vital si no queremos llevarnos las manos a la cabeza demasiado tarde.

También puede interesarte:  Estrategias de employer branding: 7 empresas, 11 consejos

Por supuesto, el hecho de dedicar el tiempo oportuno a realizar una selección de personal es un aspecto muchas veces infravalorado que con el tiempo puede volverse en nuestra contra.

¿Estas de acuerdo en el procedimiento adecuado a la hora de saber cómo hacer una selección de personal óptima?

Título de la imagen

Dejar un comentario.