Inicio  ›  Gestión del talento  ›  6 tipos de contrato de trabajo que debes conocer
Gestión del talento

6 tipos de contrato de trabajo que debes conocer

contrato laboral

Existe un contrato de trabajo casi para cada situación. El desconocimiento de sus características y de sus requisitos específicos puede generar graves consecuencias a la empresa.

El mercado laboral es un sector en constante cambio. Por eso es importante conocer qué tipos de contratos de trabajo existen, cuáles son sus características y qué herramientas facilitan esta gestión al departamento de recursos humanos de cualquier empresa.

En España se han producido muchas reformas en este ámbito, razón de más para estar al día en materia de contratación de personal y evitar errores que pueden dar lugar a complicaciones legales y un sinfín de incomodidades.

Qué es un contrato de trabajo o contrato laboral

Un contrato de trabajo es un acuerdo entre el empresario y el trabajador en el que se establecen las tareas que realizará el empleado, la retribución económica que obtendrá por dichos servicios y, en definitiva, todas las condiciones laborales.

Contrato de trabajo: a jornada completa o media jornada

Pueden celebrarse a jornada completa o a media jornada. La diferencia es el número de horas por el que la persona es contratada.

  • En el contrato laboral a jornada completa se establece un máximo de 40 horas semanales, distribuidas entre los días pactados por ambas partes. En el caso de que, por circunstancias del trabajo, el empleado tuviera que desempeñar su labor durante más horas, estas se computarían como horas extras. En este contrato, como máximo, pueden realizarse 80 horas extras al año.
  • El contrato laboral a media jornada es aquel que puede realizarse por menos de 40 horas semanales. En concreto, suele llevarse a cabo por 20 horas semanales. No obstante, el contrato a jornada parcial también puede hacerse por 15, 25, 30 horas, etcétera.

Puede suceder que la entidad necesite que este trabajador, en momentos puntuales, trabaje más horas que las contempladas en su contrato. Podrá realizarlo siempre que estas horas complementarias no superen el 30% de la jornada acordada en el contrato.

Deberes del trabajador en un contrato laboral

Como en toda relación contractual existen una serie de deberes tanto para el trabajador como para el empresario.

  • No hacer competencia desleal a la empresa, trabajando para otras compañías del sector.
  • Cumplir con las obligaciones y servicios firmados en el contrato.
  • Seguir las órdenes que establezca el empresario en el desempeño de la actividad laboral.
  • Esforzarse por mejorar la productividad propia y de la empresa.

Obligaciones de la empresa en el contrato de trabajo

contrato para trabajar
  • Dar de alta al trabajador en la Seguridad Social y comunicar su contratación al Servicio Público de Empleo (SEPE), en 10 días como máximo desde la firma del documento.
  • Realizar una copia básica del contrato y entregarla al representante legal de los trabajadores. En caso de que no existiera esta figura, la copia se enviará al SEPE.
  • Si el contrato es superior a un mes y las tareas que debe realizar el trabajador no están especificadas en el contrato, el empresario debe informar por escrito, mediante un anexo, sobre cuáles serán sus funciones.

Requisitos clave de un contrato de trabajo

El contrato laboral debe ir firmado tanto por el trabajador como por el empresario o el representante legal de la organización. La ley establece que la mayoría de edad, 18 años, es el momento en el que la persona puede firmar su primer contrato de trabajo. No obstante, contempla también algunas excepciones por las que el empresario podrá contratar a un joven, a partir de los 16 años:

  • Menores de edad que se hayan emancipado del domicilio familiar, siempre que sus padres o sus tutores legales firmen el consentimiento
  • Jóvenes con 16 o 17 años que vivan con sus familiares pero que tengan la autorización tanto de su madre como de su padre. En el caso de que tengan representantes legales, son ellos los que deberían firmar
  • Menores de 16 años que trabajen de manera excepcional en espectáculos públicos. Si no es en este sector no podrán ser contratados ni siquiera con la autorización de sus progenitores

En cuanto a la formación específica, si el puesto de trabajo requiere una titulación concreta, el empleado debe estar en posesión de ella. ¿Qué ocurre sino? El contrato laboral sería nulo. Existe otro supuesto en el que el acuerdo podría ser nulo. Se trata de los extranjeros que no pertenecen a la Unión Europea y que no tengan permiso de trabajo y de residencia.

Datos de un contrato de trabajo

Lo primero que debemos saber es que los contratos de trabajo pueden llevarse a cabo de manera verbal o por escrito. ¿Cuándo se puede formalizar de una u otra manera?

La regla es sencilla: únicamente podrán establecerse de forma verbal cuando el contrato sea por un periodo inferior a cuatro semanas y sea indefinido o eventual por circunstancias de la producción. Si un empleado trabaja sin ningún acuerdo, formalizado de las maneras legales anteriormente citadas, se considerará que está contratado de manera indefinida y a jornada completa.

Es importante conocer qué DATOS MÍNIMOS deben aparecer en un contrato de trabajo para evitar problemas legales:

  • Datos personales del trabajador y de la empresa.
  • Tipo de contrato de trabajo.
  • Fecha de inicio de la relación laboral y fecha de fin –en el caso de contratos temporales–.
  • La duración del periodo de prueba –en el caso de que lo hubiera–.
  • La duración de las vacaciones y si son días naturales o hábiles
  • El salario –normalmente se fijará el sueldo bruto anual pero otras empresas fijan directamente el neto mensual–.
  • El convenio colectivo por el que se rige el empleado.
  • La duración de la jornada laboral y su distribución a lo largo de la semana.
  • Las funciones que realizará el empleado en su puesto de trabajo.

Cómo realizar un contrato de trabajo

Lo habitual es que cuando se establece un acuerdo contractual entre la empresa y el trabajador se firme un documento que así lo refleje, pero hemos visto, anteriormente, que no siempre es así.

No obstante, existen 3 aspectos fundamentales que hay que cumplir a la hora de realizar un contrato de trabajo:

  • Formalizarlo por escrito: siempre debe hacerse por escrito para que exista un sustento legal, en el caso de que se produzca cualquier problema. Únicamente no están obligados a hacerlo por escrito, y pueden celebrarse de forma verbal, los contratos por un periodo inferior a cuatro semanas y que sean indefinidos o eventuales. No obstante, se recomienda que, en la medida de lo posible, se establezca por escrito.
  • Firmar el contrato de trabajo: deben rubricar el contrato laboral todas las partes interesadas, es decir, el empleado y el empresario o representante legal de los trabajadores. Si el empleado no lo firma puede considerarse un contrato “no válido” y entenderse que el acuerdo es solo verbal. Si es el representante legal de la empresa es el que no firma, el contrato puede convertirse directamente en indefinido a jornada completa.
  • Presentarlo en el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE): la empresa es la encargada de realizar esta gestión. Tiene 10 días hábiles, desde la fecha de su formalización, para entregarlo. En caso contrario carecería de validez legal.
También puede interesarte:  Modelo de evaluación del desempeño | 7 ejemplos prácticos

Tipos de contratos de trabajo

contrato de trabajo

Con la evolución del mercado laboral ha habido, también, cambios en las modalidades de contratos. Hace muchos años existían, únicamente, dos contratos: indefinido o temporal.

Actualmente hay muchos otros tipos de contrato de trabajo. Es fundamental conocer qué tipos de contratos laboral existen y cuáles son las características que los definen:

Tipos de contratos: Indefinido

Son aquellos en los que se establece una fecha de inicio, pero no una de finalización. Por lo tanto, el trabajador, a priori, tiene una mayor estabilidad.

El contrato puede extinguirse cuando la empresa decide despedirle, porque ha cometido alguna falta en el desarrollo de sus funciones o porque la actividad empresarial ha disminuido, y necesitan prescindir de parte de la plantilla.

También puede ponerse fin a esta relación contractual cuando el empleado decide, de manera voluntaria, irse de la empresa. En este caso debe avisar por escrito 15 días antes del día en el que desea que se produzca su baja definitiva.

En el contrato indefinido la existencia y duración del periodo de prueba dependerá de la decisión de la empresa y de la categoría profesional del trabajador. Además, estos contratos pueden establecerse a jornada completa o a jornada parcial.

Tipos de contrato de trabajo: Temporales

En contraposición a los contratos indefinidos se encuentran los contratos de trabajo temporales. Se caracterizan porque, en ellos, aparece recogida tanto la fecha de inicio como la de finalización.

Se utilizan para llevar a cabo proyectos concretos dentro de la empresa o para reforzar la plantilla durante un periodo y afrontar, así, picos de más trabajo. Existen tres tipos de contrato temporal:

Por obra y servicio

Este tipo de contrato de trabajo se utiliza para proyectos concretos, diferentes a la actividad cotidiana de la empresa. La fecha de finalización, si apareciese, suele ser orientativa puesto que no se puede conocer con exactitud cuándo terminará esta actividad específica.

Las personas contratadas bajo este tipo de contrato laboral, y que hayan sido firmados a partir de junio de 2010, no podrán estar más de 3 años en esta situación. Si ocurriese, pasarían a ser indefinidos, en ese mismo instante.

Contrato de trabajo eventual

Los contrato de trabajo eventuales se utilizan cuando se producen picos de mayor trabajo dentro de la empresa y por lo tanto se necesita más mano de obra para llegar a los objetivos. Suele coincidir con campañas puntuales como, por ejemplo, Navidad, rebajas, etcétera.

Los contratos laborales eventuales se formalizarán por escrito siempre que su duración sea superior a las cuatro semanas. Es imprescindible que en el contrato aparezca reflejada la causa que justifica esta eventualidad. No podrá prolongarse por más de 6 meses dentro de un periodo de dos años.

Interinidad

Estos tipos de contrato de trabajo sirven para cubrir el puesto de otra persona que se encuentra de baja laboral o de excedencia. También puede suceder que se esté llevando a cabo un proceso de selección para un puesto concreto, pero mientras, la empresa necesite a alguien que desempeñe esas tareas.

Hasta que se contrate a la persona adecuada puede llevarse a cabo un contrato de interinidad a otro individuo. Su duración viene marcada por el tiempo en el que, el propietario del puesto, tarda en reincorporarse. No existe una fecha concreta.

Tipos de contrato de trabajo: en formación

El principal objetivo de los contratos de trabajo en formación es que los jóvenes accedan al mercado laboral. Los requisitos necesarios para que una empresa pueda formalizar este tipo de contrato con el trabajador son:

  • Que su formación no haya finalizado y, por lo tanto, no pueda acogerse a un contrato en prácticas
  • Que el contratado tenga una edad comprendida entre 16 y 25 años. Este límite no tiene vigencia para las personas con discapacidad o colectivos en riesgos de exclusión, que estén acudiendo a programas de formación e inserción laboral
  • Su duración será como mínimo de 6 meses y no podrá prolongarse durante más de 3 años. El salario no puede ser inferior al salario mínimo interprofesional para una jornada laboral a tiempo completo. En el caso de que se trabajen menos horas se calcularía, este mínimo, mediante una regla de tres

Contrato de trabajo en prácticas

El objetivo de este acuerdo es que el individuo ponga en práctica los conocimientos adquiridos en la universidad o en la formación profesional elegida.

Las características principales de este contrato laboral son que debe formalizarse por escrito y recoger, en este documento, la titulación que posee el trabajador, la duración del contrato y el puesto que llevará a cabo. Además, no podrá realizarse por un periodo inferior a seis meses ni superior a los dos años.

Contrato fijo - discontinuo

Es un tipo de contrato indefinido que se lleva a cabo para realizar tareas de la empresa que no son contantes durante todo el año, pero que sí que se repiten en intervalos concretos. Por lo tanto, el contratado en esta modalidad, no trabaja todo el año, pero a efectos legales tiene las mismas condiciones que un trabajador contratado de forma indefinida.

Contrato de relevo

Es un contrato poco utilizado pero que es bueno que conozcamos. Se realiza cuando un trabajador se acoge a la jubilación parcial y su jornada se ve reducida.

La persona que entra nueva para cubrir el trabajo en las horas que el trabajador antiguo ya no está, tiene que estar contratada mediante este tipo de acuerdo. Uno de los requisitos fundamentales es cubrir este puesto por una persona que esté desempleada.

Cómo gestionar los diferentes tipos de contratos de trabajo

En las pequeñas y medianas empresas resulta de vital importancia contar con una herramienta eficaz, que ayude a gestionar y organizar los distintos tipos de contrato de los trabajadores. De esta manera, la labor de los miembros de RR.HH se verá facilitada y estas personas podrán optimizar su tiempo para dedicarlo a más tareas.

El sistema de gestión documental de Bizneo HR es un software específico fácil de usar y seguro, mediante el que se crea un repositorio de documentos centralizado donde puedes almacenar y consultar información alojada en la nube. ¿Para qué sirve?

  • Agilizar la búsqueda de documentación de empleados.
  • Reducir costes (operacionales, tiempo, espacio físico etc.).
  • Acceder 24/7 a documentos de empleados desde cualquier dispositivo.
  • Volcar cientos de documentos en segundos, arrastrando y soltando.
  • Contar con una gestión colaborativa adaptada a tu estructura organizacional.
  • Incorporar y entrenar nuevos empleados con menos esfuerzo.
Título de la imagen

Dejar un comentario.