Inicio  ›  Selección de talento  ›  Contratación de personal, consejos para un proceso exitoso
Selección de talento

Contratación de personal, consejos para un proceso exitoso

Contratacion de personal

La contratación de personal supone el final del proceso de selección. Ya sea que lo realice el propio técnico de selección o un mando directivo se necesitan varias habilidades como la capacidad de negociación, la empatía o la inteligencia emocional.
Se puede tratar de un proceso más o menos libre o prefijado. Todo depende de las políticas particulares de la empresa.

¿Qué es contratación de personal?

La contratación de personal es el cierre de todo el proceso de reclutamiento y selección y la formalización de la entrada del candidato como empleado. Se trata del momento final en el que firma el contrato y se hacen los arreglos legales necesarios.

Aunque parezca algo sencillo, en realidad hay varios factores a tener en cuenta. No solo los aspectos legales, sino la negociación sobre el contrato en sí mismo. De ese momento depende ganar o no a un talento, pero también puede que la desesperación por encontrar a un empleado acabe estando en tu contra.

Una definición rápida de contratación de personal haría referencia al final del proceso de selección con la entrada formalizada y legal de un candidato a la empresa.

Políticas de contratación de personal

contratacion-de-personal

Las políticas de contratación de personal son exclusiva competencia del director de Recursos Humanos. Junto con el resto de elementos de Recursos Humanos es necesario establecer las pautas generales de contratación.

Como dijimos en nuestro post sobre Políticas de Recursos Humanos, las políticas deben ser amplias pero servir, a su vez, de guía. En ningún caso es necesario que estén grabadas a fuego, pueden modificarse en cualquier momento que se considere necesario un cambio sustancial en las prácticas.

n las políticas de Recursos Humanos se deben fijar elementos relativos a la contratación.

En primer lugar, puede que allí queden registradas las bandas salariales. Esto supone un punto crucial porque si se fija un salario por tipo de empleo realizado se evitan discriminaciones. También un sueldo fijo por trabajo puede ayudar a evitar problemas en la negociación que supongan una tarea pesada para la persona que vaya a contratar.

Pero la banda salarial también tiene otros problemas. Y es que en determinados trabajos es necesario ser flexible dada la carencia de personas para esos puestos laborales.

Otros elementos que se fijan son las vacaciones, la denominación laboral a asignar… Pero lo que es fundamental son las normas internas de la empresa.

Esto debe quedar claro en el momento de la contratación ya que el empleado debe saber a qué se debe atenerse dentro de la compañía y, además, debe quedar explícito que se atiene a ello.

También puede interesarte:  Cómo detectar las cualidades de una persona trabajadora

Por último, también hay que fijar cómo tratar los datos que el empleado esté proporcionando.

Proceso para la contratación de personal

contratacion-de-personal

El proceso de contratación como tal no es excesivamente complejo. Más que el proceso lo importante son los momentos previos. Es decir, el proceso de reclutamiento y selección.

Si estos procesos previos se han realizado bien y las políticas de la compañía están claras, este proceso es sencillo. El problema estaría cuando alguno de estos elementos falla.

Por ejemplo, cuando la descripción del puesto está mal realizada y el candidato no esperaba lo que ahora se le propone o cuando no hay un salario establecido. Esto no tiene porque deberse a un fallo, también puede deberse a la flexibilidad que incorpore la empresa en estos procesos.

En ese caso es necesario negociar y hay que tener en cuenta algunos aspectos para el proceso de contratación de personal:

  1. No puedes ofrecer cualquier salario o beneficio. Habla antes para tener claro qué puedes y qué no puedes ofrecer.
  2. Ten en cuenta a quién contratas. Si hablamos de un perfil cualificado, con experiencia y/o difícil de encontrar, tendrás que jugar tus mejores cartas para captarle.
  3. Hay que tener presente qué ha pasado en el proceso de selección. Muchas veces es necesario responder algunas preguntas a los candidatos o aclararles ciertos elementos. Está claro que si se le ha prometido algo, ahora no se puede incumplir. Para esto es esencial que existan formas de comunicación entre los procesos y un registro de actividades.
  4. Estudia qué valor tiene ese puesto laboral en el mercado. Hay unos mínimos que no se pueden bajar y unos máximos que no es recomendable subir.
  5. Lo más óptimo es hablar sobre el salario antes del final del proceso de selección. Eliminas dudas del candidato y dejas las cosas claras para no perder tiempo.
  6. En todo proceso de contratación lo mejor que tienes para vender es tu empresa, las oportunidades que brinde o los beneficios sociales que posea. Si estos los tienes claros podrás afrontar la negociación.

Por último, ten preparados todos los requerimientos legales: contrato de trabajo, especificaciones, alta en la seguridad social, cuenta bancaria… Lo mejor es elaborar un check-list con todo lo necesario y evitarse problemas de falta de documentación.

Dejar un comentario.