Inicio  ›  Actualidad laboral / Tendencias  ›  19 dudas frecuentes sobre las vacaciones de trabajo. Ahora resueltas
Actualidad laboral / Tendencias

19 dudas frecuentes sobre las vacaciones de trabajo. Ahora resueltas

vacaciones de trabajo

Gestionar las vacaciones de trabajo de toda una plantilla no siempre resulta sencillo. Te contamos algunas de las dudas más frecuentes, tanto para empleados como para el personal de Recursos Humanos.

Disfrutar de un periodo de vacaciones de trabajo es uno de los derechos más importantes de los empleados; una cuestión que incide sobre su bienestar y que repercute en la productividad de la empresa.

Acerca de esta cuestión, sin embargo, suelen surgir múltiples preguntas y dudas, algunas de ellas relacionadas con la legislación y otra que tienen que ver directamente con cómo gestionar la solicitud de vacaciones de los empleados. Hoy tratamos de resolverlas.

Dónde queda recogido este derecho al descanso

El derecho al descanso, a las vacaciones de trabajo de los españoles tal y como lo conocemos hoy, fue aprobado por el Real Decreto Legislativo 2/2015 del 23 de octubre, por el que se aprobaba el texto refundido de la Ley del Estatuto de los Trabajadores. Se trata de su última actualización.

En cualquier caso, es el Estatuto de los Trabajadores el que rige. Las condiciones mínimas se exigen en su artículo 38, que regula las vacaciones anuales. Directamente relacionado con las vacaciones, la legislación también recoge los descansos semanales, fiestas y permisos.

Por qué es importante cogerse vacaciones de trabajo

solicitud de vacaciones

Pero descansar no es solo un derecho, sino una necesidad, tanto para el trabajador como para la empresa. No hacerlo puede conllevar graves problemas de salud, desde el punto de vista psicológico y físico. Sobre todo si se acumula un estrés de manera continuada en el tiempo.

Entre otros, las personas que no se toman un respiro laboral acarrean problemas de memoria, tensión e incluso dificultades para conciliar el sueño. Esta falta de sueño incrementa los niveles de cortisol –la hormona del estrés– y la sensación de apetito; lo que podría derivar en cambios de peso.

Asimismo, se debilita el sistema inmune –de forma que los empleados que no desconectan tienden a ponerse enfermos más a menudo– y suelen estar más irritables. También puede alterarse su deseo sexual. Otras consecuencias físicas son el incremento del azúcar en sangre, las migrañas, el dolor muscular, la aparición de calambres y el aumento del riesgo de enfermedad cardiovascular.

Respecto a la compañía y más allá de la enfermedad, tomarse unas vacaciones de trabajo mejora la productividad entre un 10% y un 15%, pues cuando descansamos nuestro cuerpo genera endorfinas, dopamina y serotonina. Por desgracia, solo uno de cada tres trabajadores consigue desconectar en vacaciones. El dato resulta preocupante si tenemos en cuenta que casi 1 de cada 5 trabajadores corre el riesgo de desarrollar el síndrome de burnout (o síndrome del trabajador quemado).

Cuándo empiezan a generase las vacaciones de trabajo

Las vacaciones de trabajo comienzan a generarse con cada año natural, es decir, del 1 de enero al 31 de diciembre. En el momento en el que existe una relación laboral, el trabajador adquiere este derecho.

Por otra parte, cuando el trabajador se incorpora a medio año y, por tanto, presta sus servicios durante un periodo inferior al año, tiene derecho a la parte proporcional de vacaciones. La manera de calcular este periodo será mediante una sencilla regla de tres.

Cuándo pueden disfrutarse las vacaciones de trabajo

Cuando lo acuerden la empresa y el trabajador será cuando puedan disfrutarse las vacaciones de trabajo. En este punto, también cabe comentar que ya no es posible iniciar el periodo de vacaciones en un día festivo o inhábil.

Además, si las vacaciones coinciden con días no laborables –imaginemos, un puente o similares–, estos no computarán como vacaciones de trabajo. Aquí también existen diferencias en función de si el convenio se refiere a días naturales o laborables. En el primer caso podrían perderse.

Cuál es la duración de las vacaciones de trabajo establecida por la ley

La duración de las vacaciones de trabajo tiende a cambiar en función del convenio y de la compañía. Sin embargo, la ley establece que este descanso no puede ser inferior a 30 días naturales –en este cómputo se incluyen los domingos y los festivos, lo que equivaldría a 22 días laborales–. En definitiva: que cada empleado tiene derecho o genera dos días y medio por mes trabajado.

Algo que tiene muchísimo sentido pues, según un informe elaborado por Bizneo HR, hasta el 40% de los empleados necesitan dos semanas o más para desconectar del trabajo. Sin embargo, este periodo puede variar enormemente en función del país en el que se trabaje, la legislación vigente y un largo etcétera de cuestiones.

¿Y si es un trabajador a media jornada?

Los trabajadores que cuentan con un contrato parcial no tienen menos días de vacaciones que aquellos que lo hacen a jornada completa. Es decir, por trabajar media jornada no se tienen la mitad de las vacaciones.

Lo que sí recibirá este empleado es una compensación acorde a su jornada y lógicamente menor que la de una persona que trabaje a tiempo completo.

¿Pueden cogerse de una sola vez?

Efectivamente, las vacaciones pueden disfrutarse de una sola vez. Pero lo cierto es que no resulta habitual y que es difícil que empleado y empresa se pongan de acuerdo para establecerlo de esta manera.

En cualquier caso, las vacaciones de trabajo pueden fragmentarse siempre que uno de los periodos solicitados sea de dos semanas completas sin interrupción.

¿Las vacaciones de trabajo caducan?

Existe un límite para disfrutar de las vacaciones de trabajo, habitualmente el fin del año natural. Salvo que el convenio o un pacto con la compañía indiquen lo contrario. O sea, que no se pueden acumular de un año a otro. Si no se ha disfrutado de ellas antes del 31 de diciembre, se pueden perder.

También puede interesarte:  Nace el nuevo software para control de horas y gestión de turnos Bizneo HR

Únicamente suele ampliarse este plazo en supuestos muy concretos:

En caso de cualquier incapacidad temporal que haga imposible que el trabajador disfrute de sus vacaciones durante el año natural que le corresponden. Eso sí, siempre que no hayan pasado más de 18 meses desde el final del año en el que se hayan generado estas vacaciones.

Cuando las vacaciones se solapen con el período de suspensión del contrato de trabajo que se prevé en los apartados 4, 5 y 7 del Art. 48 del Estatuto de los Trabajadores:

Si las vacaciones coinciden con una incapacidad temporal fruto del embarazo, del parto o de la lactancia.

  • Por nacimiento de un hijo (16 semanas).
  • Por adopción, guarda y acogimiento (16 semanas).
  • Por riesgo durante el embarazo o la lactancia natural.

Tampoco suele aplicarse de manera tan estricta en los contratos que tienen una duración determinada.

¿Pueden establecerse preferencias según la situación del trabajador?

A menos que el convenio diga lo contrario, como empresa no podemos dar prioridad o discriminar entre trabajadores, independientemente de su situación. Nos estamos refiriendo, por ejemplo, al caso de aquellos empleados que tengan hijos o que cuenten con mayor antigüedad. No debería haber preferencias.

Cómo influyen las bajas en las vacaciones de trabajo

Una de las grandes incógnitas sobre las vacaciones de trabajo es si aquellos trabajadores de baja tienen derecho a disfrutarlas de igual modo. En este caso, si el periodo de vacaciones coincide con una baja médica o incapacidad temporal, el empleado tendrá derecho a recuperar esos días.

Es decir, le correspondería un periodo nuevo que tendrá que disfrutar cuando termine su incapacidad y antes de que transcurran 18 meses –respecto del año en el que tendría que haber disfrutado de sus vacaciones–.

¿Puede la empresa negar las vacaciones de trabajo?

Aunque trabajador y empresa deben ponerse de acuerdo a la hora de fijar las vacaciones, la compañía sí tiene derecho a negar el periodo solicitado ante determinadas circunstancias. En concreto, por lo que se conoce como "necesidades del servicio". Estas necesidades, eso sí, siempre deberán estar correctamente justificadas. Tras negarse las vacaciones, deberá acordarse un nuevo periodo con el trabajador.

Podrán negarse las vacaciones cuando:

  • El convenio establezca cuando se toman pero las fechas solicitadas por el trabajador con coincidan con ellas.
  • Si el periodo de vacaciones coincide con el que han pedido otros trabajadores de la empresa del mismo nivel o que realizan las mismas funciones.

Con cuánta antelación deben conocerse las vacaciones de trabajo

El empleado deberá conocer el calendario de vacaciones de la compañía y las fechas que le corresponden al menos dos meses antes del disfrute de sus vacaciones. Esto, salvo que el Convenio Colectivo fije un plazo superior –cada convenio tiene sus particularidades–.

Resulta conveniente que las vacaciones se otorguen por escrito, con el fin de evitar problemas a posteriori.

Quién decide la fecha de las vacaciones

plantilla de solicitud de vacaciones

Otra de las dudas frecuentes tiene que ver con quién escoge la fecha de las vacaciones. Es decir, si la empresa puede imponerlas o el trabajador tiene la potestad de solicitar las fechas que desee. En concreto, el artículo 38 referido establece que el período de disfrute deberá ser acordado por la empresa y el trabajador de conformidad con lo que marquen los convenios colectivos.

Es decir, ni el trabajador podrá imponer sus vacaciones, ni tampoco podrá hacerlo la empresa. En caso de que ambas partes no se pongan de acuerdo, será la jurisdicción competente la que decida una fecha no recurrible. Asimismo, existe la creencia de que el trabajador podrá elegir 15 días y la empresa otros 15.

Sin embargo, nada más lejos, siempre tendrán que estar conformes ambas partes y ninguna podrá tomar la decisión de manera unilateral. De hecho, si lo hace el empleado, esto podría ser motivo de despido disciplinario.

Eso sí, deberá existir un calendario de vacaciones fijado por la empresa; y el trabajador tendrá que conocer con dos meses de antelación al menos, qué fechas le corresponden. El acuerdo deberá constar por escrito.

¿Puede modificarse el calendario de vacaciones de trabajo?

Una vez aprobado el calendario, ¿es posible modificarlo? La respuesta debería ser que no. Sin embargo, pueden existir causas de fuerza mayor –y demostrables– que exijan esta modificación por parte de la compañía. En caso del trabajador, solo podrá pedir estos cambios ante circunstancias imprevistas y siempre y cuando no perjudique a la organización.

Tanto para acordar, solicitar y pedir modificaciones en el calendario, resulta de gran ayuda contar con un software de gestión de vacaciones y ausencias como el de Bizneo HR. Este te permitirá hacer una revisión clara y rápida de los calendarios laborales, otorgar mayor autonomía a los equipos, evitar solapamientos y cumplir con la legislación de manera más sencilla.

vacaciones de trabajo

¿Los empleados pueden trabajar en otra empresa durante sus vacaciones?

Aunque es importantísimo desconectar, el trabajador puede en una circunstancia personal especial (pongamos, por ejemplo, que su pareja tiene un restaurante y que él ayuda allí durante sus vacaciones). Surgiría entonces una pregunta: ¿puede trabajar estando de vacaciones de trabajo en su empresa habitual?

La respuesta es que sí, a no ser que su contrato laboral cuente con una cláusula de exclusividad, o si se trata de una empresa de la competencia y el contrato refleja esta excepción.

¿Es posible pagar las vacaciones en lugar de darlas?

No, no es posible pagar las vacaciones en lugar de dárselas al trabajador. Salvo en casos concretos:

  • Si se jubila después de un periodo de incapacidad laboral y sin haber disfrutado de los días de vacaciones.
  • Si el contrato se extingue antes de disfrutar de las vacaciones.
  • Si se produce un cese de contrato antes de que el empleado haya podido disfrutar de sus vacaciones de trabajo. En cualquier caso, la compañía no puede obligar al trabajador a tomarse unas vacaciones de trabajo durante el preaviso cuando lo va a despedir. De nuevo este periodo debe establecerse por acuerdo entre la empresa y el empleado.
  • En el caso de los contratos por ETT (empresas de trabajo temporal) que duren menos de un año, suelen pagarse las vacaciones no disfrutadas al final del contrato.

Las ausencias de trabajo justificadas, ¿generan vacaciones de trabajo?

Las ausencias justificadas al trabajo, inclusive las huelgas, siguen generando ese derecho a las vacaciones, sencillamente porque este derecho empieza, como decíamos, cuando se establece la relación laboral. Independientemente de si existe un trabajo efectivo.

Esto se aplica también a las bajas, periodos de enfermedad, accidentes, maternidad y más. Y por eso los periodos de huelga tampoco pueden descontarse.

Cuánto se paga al empleado por sus vacaciones

El empleado cobrará exactamente lo mismo durante el disfrute de sus vacaciones de trabajo, excepto si existen conceptos inherentes a la ocupación efectiva del puesto que desempeña. Nos estamos refiriendo, por ejemplo, a la existencia de un bonus de transporte o comidas que el empleado recibe cuando va a trabajar.

En cualquier caso, el empleado debe recibir una retribución acorde con su salario habitual.

¿Se puede sancionar al trabajador con la reducción de las vacaciones?

Dicho esto, resulta ilegal sancionar a un empleado con la pérdida o reducción de estos días de vacaciones de trabajo que le corresponden. En concreto, el artículo 53.3 del Estatuto del Trabajador reza: "no se podrán imponer sanciones que consistan en la reducción de la duración de las vacaciones u otra minoración de los derechos al descanso del trabajador o multa del haber".

Dejar un comentario.