Inicio  ›  Gestión del talento  ›  Job Shadowing o cómo «aprender mirando»
Gestión del talento

Job Shadowing o cómo «aprender mirando»

Job Shadowing

El job shadowing es uno de los métodos más importantes para integrar y formar a nuevos profesionales. Se trata de “aprender mirando”.

Cuando una persona se incorpora a un nuevo trabajo es muy conveniente que se someta a un período de formación. Un punto en el que el conocido como Job Shadowing puede ser de gran ayuda.

Esta estrategia consiste en “aprender mirando” y consta de un periodo de  formación en el que el nuevo empleado observa a otro mientras realiza su trabajo. El objetivo del Job Shadowing es que la persona se familiarice con las tareas y aprenda de otra viendo lo que hace.

¿Qué es el Job Shadowing?

El Job Shadowing es un método inspirado en un término que proviene de los detectives privados. El Job Shadowing significa “trabajo en la sombra”. Es precisamente esto lo que hace el nuevo empleado: trabajar en la sombra mirando a otro. Una estrategia que las empresas pueden implementar en diferentes trabajadores y niveles de formación. De hecho, cuando se aplica a grupos de trabajo o potenciales líderes, es considerado como una forma de coaching.

Respecto a la aplicación individual del Job Shadowing, consiste en un periodo de tiempo breve durante el cual el trabajador acompaña a un profesional encargado de las mismas funciones. Se hace para que la persona se familiarice con sus nuevas tareas y, en caso de duda, pueda resolverlas directamente con un responsable del área. El Job Shadowing es un método que desarrolla el conocimiento a través de la práctica y la observación.

Además de esto, el Job Shadowing facilita la adaptación del nuevo empleado en la organización y sus métodos de trabajo, ya que le permite comprobar por sí mismo sus aptitudes profesionales.

El Job Shadowing permite a la empresa y al empleado conocerse mejor

Una de las grandes virtudes del Job Shadowing es que permite a la empresa y al empleado conocerse mejor. De hecho, resulta de gran ayuda a la hora de detectar carencias y necesidades, e incluso para saber si determinadas tareas no se están ejecutando de la forma más ágil. 

Respecto al empleado que ya forma parte de la empresa, el Job Shadowing le permite comprobar lo afianzados que están sus conocimientos. Y es que para compartirlos de forma correcta, hay que tener interiorizado el mensaje, entenderlo a la perfección. A través del job shadowing, la persona encargada de guiar al nuevo empleado revisará de manera natural sus propias capacidades y tareas, haciendo de mentor, con el objetivo de que este talento recién incorporado automatice sus funciones. . 

En cuanto al nuevo empleado, el hecho de observar a otro también le enfrentará a sus limitaciones y herramientas dentro de la dinámica laboral. Pero bajo la guía de alguien. Algo que fomenta la integración, el conocimiento y el desarrollo de talento.  

Ventajas del Job Shadowing

El Job Shadowing ofrece distintos beneficios para la nueva incorporación, el desarrollo del liderazgo y la empresa. Entre ellos se encuentran:

1.   El trabajador reconoce si tiene la capacidad de realizar el trabajo, si se encuentra sobrecualificado,su adecuación al puesto, etcétera..

También puede interesarte:  Cómo gestionar las vacaciones de Navidad de tus trabajadores

2.   El acompañamiento fomenta el diálogo e incentiva mejoras en el ambiente organizacional y comunicacional.

3.   El intercambio de ideas y conocimiento ayuda a crear y fortalecer las relaciones interpersonales de la empresa.

4.   Permite calcular el coste temporal de adaptación y aprendizaje de la nueva incorporación.

5.   A través del Shadowing se desarrollan habilidades sociales como parte de la integración entre las personas, sus tareas y los grupos de trabajo.

6.   Acerca al nuevo empleado al know-how del puesto y la organización.

7.   Integra al trabajador en los valores y filosofía de la empresa.

8.   Contribuye a establecer relaciones entre los empleados, los clientes y a construir redes de networking.

Tipos de Job Shadowing

El Job Shadowing puede aplicarse de dos maneras, orientado a estudiantes o al Coaching Laboral.

Job Shadowing para estudiantes

El Job Shadowing para estudiantes funciona como una preparación inicial para aquellos estudiantes que van a comenzar su vida laboral. El método los familiariza con ambientes laborales, el funcionamiento empresarial, qué hacer, qué no y cuál puede ser la mejor manera de desarrollar una labor. Destaca por su valor formativo para facilitar su inserción en el campo laboral. Puede aplicarse en estudiantes becados, por ejemplo.

Shadow Coaching

Cuando se trata de liderazgo, los conocimientos y experiencia son útiles y necesarios. Sin embargo, observar y acompañar a un especialista en determinada área es una de las mejores maneras de aprender y desarrollar las habilidades de liderazgo. Con esa intención se aplica el Job Shadowing como forma de coaching.

De esta manera, la persona podrá observar las acciones, el comportamiento, los hábitos, recursos de motivación y métodos de comunicación de un líder organizacional para incorporar esos aspectos en sus habilidades hasta convertirse en uno.

Esa observación y análisis de otro trabajador, es al mismo tiempo,  una evaluación de sus habilidades para conocer cuáles son sus puntos fuertes y en qué aspectos debe trabajar para mejorar como profesional.

Este tipo de Job Shadowing  también puede aplicarse a grupos de trabajo para optimizar su rendimiento y potenciar sus principales habilidades en equipo. Al ser una estrategia fundamentada en la instrucción, la otra persona o el grupo de trabajo puede ver al líder en distintos momentos, algo aún más enriquecedor y formativo.

Requisitos para un buen Job Shadowing

5 requisitos para garantizar que el Job Shadowing es positivo tanto para la empresa como para el trabajador que se incorpora:

  • Que la integración del empleado esté orientada a lograr mejores resultados de negocio
  • Que la incorporación del empleado y el aprendizaje con otro compañero le ayude a relacionarse con la plantilla, creando una gran relación profesional y fomentando la personal.
  • Que esté encaminado a agilizar el proceso de aprendizaje. Es decir, que el trabajador aprenda la metodología y los valores de la empresa de forma natural pero en menos tiempo que lo que tardaría sin este aprendizaje y observación profesional. 
  • Que se respeten los tiempos necesarios para que pueda adquirir la formación necesaria para entender el funcionamiento de la empresa, su temática, sus productos...
  • Que se le ofrezca toda la información sobre su puesto y la plantilla y los datos sobre las herramientas, tareas, proyectos y conocimientos necesarios para que pueda decidir si está capacitado y le merece la pena aceptar o no el empleo.

Dejar un comentario.