Inicio  ›  Gestión del talento  ›  Tipos de faltas en el trabajo: todo lo que debes saber
Gestión del talento

Tipos de faltas en el trabajo: todo lo que debes saber

faltas en el trabajo

Las empresas españolas tienen derecho a sancionar las faltas en el trabajo cometidas por sus trabajadores. Sin embargo, cada tipo de falta cuenta con una sanción y consecuencias distintas.

Según el Estatuto de los Trabajadores, si un trabajador comete faltas en el trabajo, la empresa tiene potestad disciplinaria para imponerle las sanciones que considere oportunas para el caso.

La gravedad de la sanción impuesta dependerá de factores como el tipo de falta de trabajo que se haya cometido, su frecuenciasus consecuencias para la empresa y sus trabajadores, y el cargo ocupado por el trabajador sancionado.

Qué son las faltas en el trabajo

Como indica el artículo 58 del Estatuto de los Trabajadores, el trabajador incurre en una falta de trabajo cuando incumple de forma voluntaria y culpable sus obligaciones laborales.

Según la normativa vigente en España las empresas tienen derecho a sancionar estos incumplimientos de conformidad a la gravedad de las faltas cometidas. Las sanciones correspondientes se establecen caso por caso en los convenios colectivos de cada sector.

Tipos de faltas en el trabajo

Las faltas en el trabajo pueden clasificarse en:

  • Leves
  • Graves
  • Muy graves

Sin embargo, acumularlas –independientemente de su tipología– se considera un agravante. Por tanto:

  • Se considera falta grave el hecho de haber sido sancionados cinco o más veces por faltas leves en un periodo igual o inferior a los tres meses.
  • Se considera falta muy grave el hecho de haber sido sancionados dos o más veces por faltas graves en un periodo igual o inferior al año.

Ejemplos de faltas en el trabajo

Incumplir el horario de trabajo

No obstante muchos consideren llegar tarde como una situación habitual y de poca importancia, la realidad es que la puntualidad es un deber exigible por el empresario dentro de la relación contractual.

Incumplir el horario de trabajo puede considerarse una falta de trabajo:

  • Leve: cuando el trabajador llega tarde por un máximo de tres veces en un mismo mes, sin superar los 20 minutos de retraso.
  • Grave: cuando el tiempo de retraso alcanza los 60 minutos.
  • Muy grave: cuando el trabajador llega tarde hasta 10 veces en 6 meses.

Sin embargo, para que la impuntualidad implique una sanción como el despido disciplinario, no es suficiente que el trabajador llegue tarde: se requiere que su conducta sea continuada en el tiempo y carezca de justificación.

Ausencias injustificadas

Las faltas de asistencia al trabajo –el llamado ausentismo laboral– también pueden considerarse faltas en el trabajo y dar pie a sanciones y despidos.

Según nuestra legislación, las ausencias injustificadas se consideran:

  • Leve: si ocurren 1 vez en un mes.
  • Grave: si ocurren entre 2 y 4 veces en un mismo mes.
  • Muy grave: si ocurren 5 veces o más en un mismo mes.

El artículo 52 del Estatuto de los Trabajadores establece que el absentismo laboral puede llegar a ser causa de despido objetivo “por faltas de asistencia al trabajo, aun justificadas pero intermitentes, que alcancen el 20% de las jornadas hábiles en dos meses consecutivos siempre que el total de faltas de asistencia en los doce meses anteriores alcance el 5% de las jornadas hábiles, o el 25% en cuatro meses discontinuos dentro de un periodo de doce meses”.

Fingir una enfermedad o un accidente

Engañar al médico y fingir ponerse enfermo para faltar a la oficina es una práctica tan antigua como común que, según nuestra legislación, podría llegar a configurar una falta de trabajo de tipo grave.

Peor aún es fingir una enfermedad o un accidente con el objetivo de llevar a cabo otras actividades lucrativas: en este caso la falta laboral se considera muy grave y puede ser motivo de despido procedente.

Embriaguez en el trabajo

Una de las faltas en el trabajo que establece nuestra legislación es mostrar signos evidentes de embriaguez y/o drogodependencia en horario laboral.

La gravedad de esta falta dependerá de dos factores:

  • Si la embriaguez afecta o no al trabajo.
  • Si la embriaguez es habitual o esporádica.

Los empresarios podrán despedir a un empleado por embriaguez si ésta es habitual y repercute negativamente en el trabajo. Si la embriaguez es esporádica, sólo podrán despedirlo si su ebriedad ha causado algún tipo de riesgo laboral.

Suplantación de identidad para fichar

Fichar por un compañero se considera una falta de trabajo grave, sancionable con suspensiones de empleo y sueldo de hasta 20 días. La razón es sencilla: al fichar por otra persona, un empleado podría estar encubriendo su impuntualidad o, más grave aún, su no asistencia al trabajo.

A esto hay que añadir que desde el pasado 12 de mayo fichar en las empresas es obligatorio por ley.  Al fichar por un compañero los trabajadores podrían poner en peligro las propias empresas, a quienes la nueva ley de Control Horario considera como directas responsables de todas las obligaciones laborales de los empleados, incluido el registro diario de la jornada laboral.

También puede interesarte:  Acoso Laboral | Tipos y cómo combatirlo

Presentismo laboral, falta en el trabajo

Estar en el trabajo no es lo mismo que trabajar (en esto consiste el presentismo). Cuando los trabajadores llegan a la oficina, pueden dedicar su tiempo a las funciones que les competen o, por el contrario, dedicar su tiempo a asuntos personales o a paradas recurrentes que afectan a su rendimiento, como pueden ser las pausas para fumar o tomar el café, los desayunos, el uso de Internet y de las redes sociales con fines no laborales, y así sucesivamente.

Todo esto ha provocado que dedicar el tiempo de trabajo a ocupaciones de carácter personal –el llamado presentismo laboral– se haya convertido en una de las faltas en el trabajo más comunes en nuestros días.

Robar a la empresa

El robo se considera una falta de trabajo grave y, por tanto, sancionable por el empresario.

La gravedad de la sanción dependerá en este caso del tipo de hurto:

  • Falta muy grave: robo de bienes propiedad de la empresa, de compañeros o de cualesquiera otras personas dentro de las dependencias de la empresa.
  • Falta grave: robo y venta de secretos empresariales.
  • Falta muy grave: robo de clientes y, más en general, implicación del trabajador en actividades que se puedan considerar competencia desleal a la empresa.

Abuso de autoridad y acoso sexual, faltas en el trabajo

El abuso de autoridad y el acoso sexual se consideran dos de las faltas en el trabajo más graves que un trabajador pueda cometer.

  • Abuso de autoridad: lo ejercen quienes desempeñan funciones de mando. El abuso puede estar inmotivado o motivado por razón de origen racial o étnico, religión o convicciones, discapacidad, edad u orientación sexual.
  • Acoso sexual: la Ley Orgánica 3/2007 para la Igualdad efectiva de mujeres y hombre define el acoso sexual como "cualquier comportamiento, verbal o físico, de naturaleza sexual que tenga el propósito o produzca el efecto de atentar contra la dignidad de una persona, en particular cuando se crea un entorno intimidatorio, degradante u ofensivo". Asimismo, nuestra ley configura la protección frente al acoso sexual como un derecho del trabajador en la relación laboral, frente al empresario. Por consiguiente, constituye obligación legal de las empresas españolas combatirlo y prevenirlo.

Cómo se sancionan las faltas en el trabajo

El Estatuto de los Trabajadores y los convenios colectivos determinan qué sanciones pueden imponer las empresas. En todo caso, su gravedad dependerá del tipo de falta de trabajo que se haya cometido:

  • Sanciones por faltas leves:  suelen consistir en una amonestación, verbal o escrita. También pueden aplicarse hasta 2 días de suspensión de empleo y sueldo.
  • Sanciones por faltas graves: suelen conllevar suspensiones de empleo y sueldo de hasta 20 días.
  • Sanciones por faltas muy graves: suelen consistir en inhabilitaciones para el ascenso y en suspensiones de empleo y sueldo de hasta 6 meses de duración. También se contemplan los traslados a otro centro de trabajo y, en los casos más graves, el despido.

En ningún caso podrán imponerse:

  • El pago de una multa económica.
  • Sanciones que reduzcan las jornadas de descanso o las vacaciones  del trabajador.
  • Múltiples sanciones por una misma falta.

Cómo se comunican las faltas en el trabajo

Según la ley española, las sanciones graves y muy graves deberán comunicarse por escrito al empleado antes de su ejecución. Dicha comunicación escrita hará constar la fecha y los hechos que han dado lugar a la misma.

En el caso de que el trabajador se encuentre afiliado a un sindicato, el empresario deberá comunicar la sanción al mismo.

En el caso de que los sancionados ocupen el cargo de representante o delegado sindical, debe tramitarse un procedimiento contradictorio para que el trabajador sancionado pueda formular alegaciones y manifestar si está o no conforme con la decisión del empresario.

El trabajador que no esté conforme con la sanción impuesta, podrá impugnarla en un plazo de 20 días desde la recepción de la comunicación escrita. Una vez que el caso llegue a los tribunales, corresponderá al empleador demostrar las faltas en el trabajo que imputa a su empleado.

¿Las faltas en el trabajo, prescriben?

Las empresas no puede sancionar al empleado en cualquier momento porque las faltas en el trabajo prescriben:

  • Las faltas leves prescriben a los 10 días.
  • Las faltas graves prescriben a los 20 días
  • Las faltas muy graves prescriben a los 60 días. 

Dichos tiempos de prescripción se contarán a partir del momento en que la empresa tenga conocimiento de la falta laboral cometida y en todo caso a los 6 meses.

Cómo detectar faltas en el trabajo con Bizneo HR

Detectar faltas en el trabajo no siempre resulta sencillo si no contamos con las herramientas adecuadas. Nos estamos refiriendo, por ejemplo, al uso de sistemas manuales para cumplir con la ley de control horario, fácilmente falseables. 

En su defecto, lo más recomendable es optar por un software de control horario completo como el de Bizneo HR que, entre otros, permite:

  • Llevar un control diario de horas trabajadas, bajas y vacaciones de todo el personal desde un mismo lugar. Y enviar a los empleados este registro.
  • Asignar tipos de horas extra con su correspondiente compensación
  • Generar informes con validez jurídica con todos esos datos.
  • Optimizar el trabajo y ahorrar costes operativos en todo lo referente a la gestión del tiempo desde el departamento de Recursos Humanos.
  • Generar flujos de solicitudes y aprobaciones rápidas.
  • Olvidar las hojas de cálculo (que pueden dar lugar a errores) y el papel.
  • Posibilidad de fichar en el trabajo desde cualquier dispositivo y lugar (es una herramienta en la nube).
  • Contar con alertas y recordatorios automatizados para controlar los registros que se han realizado y los que no.
  • Buscar rápidamente empleados o rangos de fechas.
Título de la imagen


Dejar un comentario.