Inicio  ›  Gestión del talento  ›  Faltas graves en trabajo | Consideraciones legales
Gestión del talento

Faltas graves en trabajo | Consideraciones legales

faltas graves en el trabajo

Las compañías pueden tomar distintas medidas contra el empleado si este realiza alguna de las faltas laborales graves establecidas por la ley, previo contrato y normas internas de la organización.

Toda relación laboral implica una serie de compromisos que tanto empresa como trabajador deben cumplir. De hecho, no hacerlo puede acabar teniendo graves consecuencias, incluso legales. Es el caso, por ejemplo, de las faltas graves en el trabajo. Pero, ¿de qué se trata?, ¿cómo gestionar este tipo de situaciones desde Recursos Humanos?, ¿qué tipo de sanciones existen?, ¿son motivo de despido? Resolvemos estas y otras dudas al respecto.

¿Qué son las faltas graves de trabajo?

Las faltas graves en el trabajo son aquellas faltas laborales o infracciones que realiza el trabajador y que atenta con los deberes y obligaciones que emanan de su contrato. Se trata de incumplimientos que impactan directamente en el funcionamiento de la empresa y que suelen suponer el quebrantamiento de la buena fe laboral. 

Llegados a este punto es necesario aclarar que, aunque las faltas graves laborales sean consideradas de manera particular (o sea, las realiza un solo empleado de forma individual), pueden tener repercusiones grupales y globales muy negativas.

Cuando se presentan, la empresa está en su derecho de tomar las medidas necesarias para sancionar al trabajador según los términos establecidos en la ley. Esto puede implicar amonestaciones puntuales y hasta el cese del acuerdo laboral. 

Sin embargo, esta definición bien podría valernos para cualquier tipo de falta laboral. Las faltas graves en el trabajo (y como su propio indica) son las que más daño causan.

Entre otras características pueden tener los siguientes rasgos:

  • Son faltas no justificadas.
  • Se mantienen en el tiempo.
  • Son voluntarias.
  • No velan por los intereses de la empresa.
  • Están relacionadas con el consumo de drogas o similares.
  • Son faltas en las que existe una reincidencia.
  • Perjudican gravemente a la compañía o a otros trabajadores de la misma.
  • Atentan contra principios legales sumamente importantes.

La potestad disciplinaria de la empresa

La organización puede tomar las medidas que considere y se adecúen al caso para atajar las faltas laborales que se hayan producido. En cualquier caso, estas infracciones o faltas graves quedan reflejadas en el artículo 58 del Estatuto de los Trabajadores; así como sus sanciones correspondientes. 

No obstante, cabe comentar que estas sanciones por faltas graves en el trabajo cuentan con determinadas limitaciones (con el objetivo de mantener la protección al trabajador y evitar las desigualdades). Por ejemplo, no se pueden imponer sanciones que reduzcan o atenúen los derechos del empleado: como reducir los tiempos de descanso, las vacaciones, etcétera. Tampoco multas en dinero o descuentos sobre el salario.

Además, cuando se trata de sanciones por faltas graves en el trabajo, deben ser presentadas por escrito al trabajador, haciendo constar tanto la fecha como el motivo de la amonestación.

Disposiciones legales sobre las faltas graves en el trabajo

Las sanciones por faltas laborales quedan reflejadas en distintos artículos del Estatuto de los Trabajadores. El artículo 54, por ejemplo refleja todas las claves de las faltas graves en el trabajo, relacionadas con el despido disciplinario, una de las medidas que puede tomar la empresa si lo considera necesario.

Si quieres saber más sobre el despido sin indemnización no te pierdas este ARTÍCULO.

Otra de las opciones que tiene la empresa es la suspensión de contrato de trabajo, que se entiende como una suspensión del empleo y sueldo debido a razones disciplinarias. Este último punto se encuentra legalizado en el artículo 45.

14 faltas graves en el trabajo

Dentro de las faltas graves en el trabajo se engloban las siguientes:

1.       La impuntualidad injustificada en la entrada o salida del trabajo hasta en tres ocasiones en un mes por un tipo inferior a 60 minutos. Para detectarlo será de gran ayuda contar con un software de control horario.

2.       La ausencia injustificada de entre dos y cuatro días durante un mes.

3.       La simulación de enfermedad o accidente.

4.       La suplantación de otro trabajador, alterando registros o controles de entrada y salida.

5.       La desobediencia a las órdenes o instrucciones de trabajo, inclusive las normas de seguridad e higiene. También las imprudencias o negligencias. Si estas pusieran en peligro a otros trabajadores o causaran averías, estaríamos hablando de faltas muy graves.

6. El entorpecimiento, la omisión maliciosa y el falseamiento de datos que incidan en la Seguridad Social.

7. Ocultar a la empresa los desperfectos o anormalidades detectados en las herramientas, si de esto se deriva un perjuicio grave para la compañía.

8. La realización de trabajos individuales al margen de la empresa durante la jornada laboral.

También puede interesarte:  Cómo elegir un sistema de remuneraciones

9. La revelación de secretos empresariales, siempre que no se produzca un perjuicio para la organización también es una falta grave.

10. La embriaguez habitual en el puesto de trabajo.

11. La reincidencia al cometer cinco faltas leves, aunque estas sean de naturaleza distinta dentro de un trimestre.

12. Las ofensas de palabra u obra contra otras personas dentro del centro de trabajo. Siempre que revistan la suficiente gravedad.

13. La incorrecta o mala ejecución de los trabajos a los que se está a cargo. Para detectarlo podemos implementar un sistema de evaluaciones que nos permita analizar el rendimiento de los trabajadores.

14. La falta de aseo y limpieza personal cuando esto afecta al proceso productivo o a la prestación del servicio. Siempre que se haya advertido previamente al empleado.

Ejemplos de faltas graves en el trabajo

¿En qué casos hablamos, de verdad, de faltas graves en el trabajo? Os ponemos ejemplos para saber lo que hay que evitar en un ambiente laboral.

Robar bienes corporativos

Apropiarse de material o equipos del trabajo sin permiso es una de las faltas más injustificables. Lo es todavía más cuando se roba material comprometido, como pueden ser usb's o portátiles con secretos o información confidencial.

Mobbing o acoso

Cuando un trabajador crea un entorno ofensivo o intimidatorio hacia otras personas estamos hablando de acoso laboral. Insultos, descalificaciones, amenazas o burlas relacionadas con la raza, etnia, edad, género, religión u orientación social.

Acoso sexual

Relacionada con la anterior, pero mucho más grave. Cualquier acoso sexual, ya sea entre compañeros o en el que exista abuso de autoridad debe castigarse en la empresa y comunicarlo a las autoridades policiales.

Fingir una enfermedad, accidente o situación

3 ejemplos:

  • Un trabajador que se inventase una dolencia cardíaca para asistir frecuentemente a revisiones y fuese mentira.
  • Inventarse una accidente que haya dañado alguna parte del cuerpo que necesita el trabajador para realizar sus tareas.
  • Un trabajador que afirme hacerse cargo de algún familiar (ñiño con discapacidad, anciano…) para poder salir del trabajo frecuentemente y que al final sea mentira.

Consumo de alcohol o drogas

Aparecer en el puesto de trabajo con claros síntomas de estar bajo el efecto de cualquier droga o sustancia. Y también consumir alcohol o bebida durante la jornada laboral.

La mentira

En cualquiera de sus formas:

  • A la hora de la contratación con datos fundamentales para la seguridad social.
  • En cuanto a la formación o experiencia previa
  • Respecto a capacidades y talentos
  • Durante la realización de tareas. Por ejemplo confirmar que ya se han hecho tareas que siguen pendientes y que provoque un fallo en el proceso productivo.

Falta de asistencia o impuntualidad

Cuando un empleado se va del puesto de trabajo sin avisar y sin motivo justificado. De la misma manera, llegar tarde sin avisar o sin que exista una causa que lo provoque.

Realizar otros trabajos durante la jornada laboral

Cuando un empleado realiza tareas de otro empleo personal durante el horario de trabajo.

Tratar de forma incorrecta a los clientes

Cualquier empleado debe saber que el trato al cliente debe ser absolutamente perfecto para cuidar los intereses de su entidad y que si no ocurre de esa manera la empresa pueda sancionarle.

Cuidar la vestimenta e higiene personal

Es un tema peliagudo y lo habitual es que antes de que llegue a sancionarse se hable o informe sobre ello. Si después del aviso el trabajador sigue en la misma linea pueden llegar las sanciones.

¿Cuándo prescriben las faltas graves en el trabajo?

El incumplimiento de un deber y la aplicación de una sanción debido a una falta laboral no implica que estas puedan aplicarse en cualquier momento, ya que las faltas prescriben. Después de un determinado tiempo no pueden ser sancionadas. Este periodo varía en función del tipo de falta laboral, pero en el caso de las faltas graves en el trabajo, prescriben cuando pasan 20 días desde su ejecución.

Tras estos plazos la sanción no podrá ser aplicada. Sin embargo, en caso de que el empresario no sea conocedor de la falta en el momento en el que se produce, esta prescribirá después de 6 meses. Si las faltas laborales son constantes, no se aplica ninguno de los lapsos de prescripción porque la conducta infractora es persistente. 

Cómo acreditar las faltas graves

Si un trabajador ha incurrido en alguna de estas faltas graves, la empresa deberá contar con la documentación adecuada para acreditarlo o con pruebas suficientes. En especial cuando esta falta grave acaba en una amonestación.

En el caso de las ausencias injustificadas y los retrasos reiterados en la entrada y salida del trabajo, puede servirnos de ayuda contar con un software de control horario como el de Bizneo HR. La plataforma permite:

  • Llevar un control de horas trabajadas diario.
  • Generar informes con validez jurídica.
  • Crear flujos de aprobaciones: el empleado introduce los tiempos pero su responsable de equipo debe aprobarlos.
  • Optimizar los tiempos de todo el equipo y reducir costes operativos.
  • Gestionar vacaciones, ausencias, tiempos de entrada y salida desde un solo lugar.
  • Establecer notificaciones cuando se detectan patrones de comportamiento poco habituales o incumplimientos de la jornada laboral, por ejemplo.
  • Enviar a los empleados su registro horario mensual.
  • Tipificar las horas extra y asignarlas.
Título de la imagen

Lo mismo ocurre con la incorrecta ejecución de tareas, que podemos detectar a través del software de evaluación del desempeño de Bizneo HR. Con él, además de monitorizar el rendimiento y la productividad de los trabajadores, podremos:

  • Identificar necesidades de formación y puntos de mejora de trabajadores concretos y de la plantilla en general.
  • Reducir los sesgos.
  • Hacer un Feedback efectivo y con la documentación suficiente.
  • Disminuir la incertidumbre y aumentar la motivación de la plantilla.
  • Identificar el talento clave y desarrollar planes de carrera en consecuencia.
Título de la imagen

Dejar un comentario.