Home  ›  Reclutamiento y Selección  ›  12 preguntas trampa de una entrevista de trabajo y… 5 preguntas básicas
Reclutamiento y Selección

12 preguntas trampa de una entrevista de trabajo y… 5 preguntas básicas

Preguntas Trampa en una Entrevista de trabajo

Muchos responsables de RR. HH. utilizan preguntas trampa durante las entrevistas para conocer las habilidades personales, actitudes y valores de los candidatos. La realidad es que suponen una pérdida de tiempo en la mayoría de los casos. Te contamos por qué y algunos ejemplos.

Si bien no ocurre con todos los candidatos, algunos se preparan a conciencia antes de encontrarse cara a cara con el reclutador: se informan bien acerca de la empresa e incluso prevén algunas de las preguntas trampa de una entrevista de trabajo. Esto puede falsear el proceso de selección e, incluso, hacernos perder el tiempo si optamos por las preguntas “típicas”.

Recabamos algunas de las más usadas y ponemos en duda su utilidad. Ahí van.

Qué son las preguntas trampa en una entrevista de trabajo

Las preguntas trampa en las entrevistas de trabajo son aquellas que formula el reclutador y que pretenden poner a prueba a los candidatos, cogerles desprevenidos, conocer cómo reaccionan ante determinadas situaciones, etcétera.

Recogen información subjetiva que tiene más que ver con detectar anomalías y conocer otros rasgos que no figuran en el currículum, más que con las capacidades para el puesto propiamente dichas.

Errores en un proceso de reclutamiento y selección

La utilidad de las preguntas trampa, en cuestión

Sin embargo, las preguntas trampa pierden toda su utilidad cuando se conocen con antelación, cuando se utilizan tan a menudo que no implican sorpresa alguna. Es entonces cuando suponen una pérdida de tiempo para el departamento de Recursos Humanos, puesto que son fácilmente falseables. 

Teniendo en cuenta que un proceso de contratación suele durar entre dos y tres meses, deberíamos evitar en la medida de los posible este tipo de preguntas trampa en la entrevista de trabajo. A no ser que estén correctamente elegidas.

La clave para diferenciarlas es que aporten información o nos permitan obtener otros datos distintos que no podamos identificar por otras vías. Será clave para evitar una mala contratación –cuyo coste ronda el 31% del sueldo anual de ese trabajador–.

En cualquier caso, lo idóneo es ser capaces de realizar una criba curricular efectiva, que nos permita filtrar al máximo los candidato que llegan a la entrevista personal.

Software con pruebas psicométricas y Tests de Competencias

Podemos hacerlo a través de un ATS como el de Bizneo HR que, además de filtros específicos, nos brinda la oportunidad de incluir pruebas con categorías, criterios de exclusión variados, killer questions concretas, etcétera. Además de publicar la oferta en hasta 80 fuentes de reclutamiento automatizadas.

software de selección de personal

Ejemplos de preguntas trampa en una entrevista de trabajo (de poca utilidad)

Si fueras un animal, ¿cuál elegirías? Es una pregunta trampa de entrevista de trabajo extremadamente abstracta porque cada persona asocia un animal con unas características concretas. No aporta información adicional del candidato.

¿Qué te llevarías a una isla desierta? No existe respuesta correcta o incorrecta a esta pregunta trampa de entrevista de trabajo. La cuestión no permitirá a la empresa emitir un juicio de valor objetivo sobre el empleado. Cualquier útil que escoja –como un cuchillo, una linterna, etcétera– es argumentable. Además, se trata de una pregunta muy repetida, de cuestionable originalidad.

¿Qué arraigo tienes a la ciudad? Si el puesto de trabajo es en la misma ciudad de la entrevista, no procede realizar esta pregunta. Además, es de índole personal. En este caso, si queremos conocer cuáles son las expectativas del trabajador en la empresa deberíamos preguntárselo abiertamente.

Del 1 al 10, ¿cuántos puntos me darías como entrevistador? La respuesta de esta pregunta trampa de entrevista de trabajo no tendrá ninguna relevancia de cara al puesto de trabajo. Es más, supone una búsqueda de complacencia por parte del entrevistador. El candidato tenderá a dar una nota elevada porque quiere quedar bien. Además, en la pregunta no se solicita ninguna justificación por lo que tampoco sirve para que el candidato argumente su decisión.

¿Quieres tener hijos? Esta pregunta, además de impertinente, es personal, por lo que el entrevistado no está obligado a responderla. Por no hablar de la posible discriminación que lleva aparejada. Da igual si la persona planea tener hijos o no para el correcto desempeño de cualquier actividad laboral.

¿Qué harías si te toca la lotería? Esta pregunta típica no es de utilidad para la entrevista. Muchos reclutadores la realizan pensando en que así comprobarán la motivación que tiene el candidato para trabajar en su empresa. La realidad es que nadie va a decir que abandonaría su puesto por lo que la respuesta buscará agradar al entrevistador.

¿Cuál es tu recuerdo de infancia favorito? Sea cual sea el recuerdo que tenga el entrevistado ocurre, de nuevo, lo mismo, no importa lo más mínimo para considerar si esa persona es válida o no.

¿Qué coche tienes? Puede resultar de interés el hecho de si tiene carnet de conducir o coche propio, pero da igual si es un modelo u otro de vehículo.

¿Cuál es tu estilo de trabajo? Es una pregunta muy genérica que además no se entiende. La respuesta de todos los entrevistados será que son metódicos, disciplinados y muy organizados, por lo que no tendrá ninguna utilidad. O al menos la tendencia habitual.

Cuéntame un chiste: si el objetivo es distender el ambiente y que el candidato se sienta más a gusto no funcionará porque generará el efecto contrario. La persona puede estresarse, ponerse más nerviosa y terminar bloqueándose.

Caminas una milla hacia el sur, una hacia el oeste y una hacia el norte. Acabas exactamente donde comenzaste. ¿Dónde estás? Es una pregunta a la que Elon Musk solía someter a sus aspirantes finalistas a trabajar en su empresa SpaceX. ¿La respuesta? Estarías en el Polo Norte y en el Polo Sur porque en los polos convergen todos los meridianos.

¿Cómo te definirías en una palabra? Aunque se trata de una de las preguntas capciosas más utilizadas, lo cierto es que también puede prepararse. Lo que se busca con esta pregunta es conseguir un adjetivo que diferencie al candidato de otros. Sin embargo, la falta de espontaneidad permite que este la escoja con antelación. De manera que no sabremos si está falseando la respuesta.


5 preguntas básicas en una entrevista de trabajo

Existen algunas preguntas básicas en una entrevista de trabajo que nos servirán para conocer mejor al candidato y que no podemos dejar de plantear. Recabamos cinco de estas preguntas que no deberías dejar de hacer.

¿Por qué quieres trabajar con nosotros?

Esta es una de las preguntas claves en una entrevista de trabajo. Tenemos a una persona delante de nosotros interesada en la oferta de trabajo que hemos publicado. Sin embargo, no conocemos su motivación, cómo o por qué se ha postulado al puesto.

¿Quiere trabajar con nosotros por las aspiraciones económicas? ¿Por cercanía con su domicilio? O, ¿quiere trabajar porque realmente le apasiona –que no “interesa”–, el trabajo al que le permitirá acceder esta entrevista? Esto es lo que queremos saber.

Se trata de una de las preguntas claves en una entrevista de trabajo que nos permitirán estructurar otras cuestiones basadas en lo que esa persona puede aportar una vez queden claros los motivos por los que se presenta a la entrevista.

Dime 3 virtudes y 3 defectos tuyos

Esta es una de las preguntas clave en una entrevista de trabajo más habituales. En realidad no se buscan las virtudes y defectos reales. Es evidente que se trata de una pregunta que puede trampearse, prepararse con antelación, etcétera. Lo que deseamos ver es la elección del candidato y su justificación, y si esto se ajusta a la realidad.

Por ejemplo, imaginemos que el aspirante nos dice que es creativo. Sin embargo, al preguntarle sobre qué es lo más creativo que ha hecho nunca se queda si respuesta, o al preguntarle sobre ideas para un proyecto concreto no se le ocurre ninguna original. Aquí está fallando algo.

Puedes plantear estas preguntas básicas de una entrevista de trabajo de forma numerada, es decir, pidiendo al candidato que se describa con X palabras positivas y X negativas a fin de analizar la balanza y saber si compensa o no el balance entre sus virtudes y sus defectos.

Estas cualidades nos permitirán conocer mejor cómo se ajusta la persona al puesto de trabajo, ya que si bien todos los empleos requieren unas cualidades universales, puede que tu empresa requiera de mayor precisión, de empatía o de habilidades comunicativas. Porque hay tantos candidatos como posibles preguntas, esta nunca falla.

¿Cómo te imaginas en 10 años?

Clásica en algunas ocasiones, esta pregunta resulta de vital importancia cuando se trata de confirmar la perdurabilidad del candidato. Puede que hayamos ojeado el currículum y comprobemos que esa persona tiene cierta facilidad para saltar de un empleo a otro en un escaso período del tiempo, lo cual puede hacer saltar las alarmas.

Por ese motivo, plantear esta pregunta permite evaluar el grado de compromiso con la empresa o, también, las ambiciones personales del sujeto y si estas encajan o no con nuestros intereses. Una de esas preguntas para una entrevista de trabajo más complejas de lo que parece en un primer momento.

¿Cuáles son tus expectativas salariales?

No nos engañemos. Trabajar es también una cuestión salarial que, en la gran mayoría de veces, puede resultar clave a la hora de que la contratación llegue a su término (tanto para el candidato como para la empresa).

Por este motivo, conocer las expectativas salariales de la persona que opta a ese puesto de trabajo es vital a la hora de conocer sus exigencias y expectativas, el grado de compatibilidad entre puesto y candidato o, incluso, plantearse la opción de negociar si ambas partes no coinciden pero sí encuentran puntos en común considerables.

Si doce meses después de tu incorporación celebrásemos tu año en la empresa, ¿qué celebraríamos haber conseguido?

Durante muchas entrevistas hemos escuchado aquello ¿Por qué deberíamos contratarte? Especialmente al final de las entrevistas. Sin embargo, existen otras muchas formas algo más originales a la hora de formular esta pregunta estrella.

Una de ellas, es la que aquí nos ocupa. Una vuelta de tuerca a viejos clásicos que nos permite medir y conocer las ambiciones de esa persona y los resultados esperados por su parte a lo largo del primer año de trabajo. Una prueba definitoria que nos ayudará a confirmar (o no) nuestra opinión respecto a las cuatro primer preguntas formuladas.

¿Qué preguntas sueles formular tú a un candidato para un puesto de trabajo en tu empresa?

+ Ejemplos de preguntas clave en una entrevista laboral

No hay que confundir las preguntas trampa con las preguntas típicas de una entrevista. Es decir, casi toda empresa preguntará a sus candidatos qué saben de ella, cuál ha sido su mayor logro en el ámbito laboral, etcétera. Pero no son las únicas:

  • ¿Cuál fue el mayor error que cometiste en tu anterior empleo?
  • ¿Por qué dejaste tu trabajo?
  • ¿Qué te motiva a cambiar de empresa?
  • El tiempo que no has trabajado en ningún sitio, ¿qué has hecho?
  • ¿Prefieres trabajar solo o en equipo?
  • ¿Cuáles son tus puntos débiles?
  • ¿Conoces a algún trabajador de la empresa?
  • ¿Qué puedes aportar a la compañía que te diferencie del resto de candidatos y empleados?
  • De toda tu trayectoria profesional, ¿de qué estás más orgulloso?
  • ¿Qué es lo que más te gusta de nuestra empresa?
  • Actualmente, ¿estás en otros procesos de selección?

El responsable de RR. HH en los procesos de selección busca al candidato más idóneo para el puesto y para integrarse en la empresa. Si elige al más preparado académicamente y por su experiencia, pero no tiene en cuenta sus habilidades personales, sus actitudes ante determinadas situaciones y sus valores, el proceso puede ser un fracaso.

Alternativas a las preguntas trampa: sé creativo

En el mercado laboral tan competitivo en el que nos encontramos no solo los candidatos tienen que emplearse a fondo en llamar la atención de los reclutadores. Actualmente, es igual de importante que la empresa se diferencie de otras de la competencia para que las personas quieran trabajar en su compañía.

¿Cómo puede hacer esto el departamento de RR. HH.? Siendo creativos en sus procesos de selección. Aquí tenemos varias opciones:

  • Gamificación: la primera fase del proceso de selección puede proponerse como un juego en el que los candidatos tengan que resolver algún acertijo o recorrer algún camino para llegar a la sala o al lugar de la entrevista. Se trata de hacer más ameno el proceso.
  • Dinámicas de grupo: una vez que se haya cribado a los candidatos y hayan pasado las entrevistas personales puede citarse a un grupo variado de ellos para que realicen un roleplay con juegos y actividades variadas. El reclutador podrá observar cómo reaccionan y para los candidatos será una experiencia más enriquecedora y divertida.
  • Entrevistas en formato vídeo: puede utilizarse para una primera entrevista. Sirve para que el candidato esté más relajado y pueda mostrar mejor cómo es al estar en un ambiente neutral. Existen diferentes herramientas para realizar videoentrevistas.
  • Ofertas innovadoras: sé creativo a la hora de publicar una oferta. Los candidatos están cansados de las típicas y aburridas ofertas de empleo.
  • Entrevistas distendidas: para conocer realmente a una persona es necesario romper barreras como las que impone una oficina o un bloc de notas repleto de preguntas. Promover un ambiente distendido realizando la entrevista en una cafetería, por ejemplo, hará que las dos partes puedan conversar tranquilamente y se cree un mejor clima. Al ser un ambiente más cercano el candidato será más natural y el entrevistador podrá valorar mejor sus reacciones.
  • Feedback: tanto si el candidato es seleccionado para la siguiente fase como si no lo es, la empresa debe comunicárselo. ¿Por qué? Porque genera una imagen positiva de la compañía y favorece la atracción de talento.

Descartar a un aspirante después de la entrevista de trabajo

Cuando un candidato no supera la entrevista es adecuado comunicárselo para cuidar la imagen corporativa. Hemos creado esta carta para facilitar el proceso:

CARTA AGRADECIMIENTO A UNA CANDIDATURA DESESTIMADA TRAS UNA ENTREVISTA DE TRABAJO


Dejar un comentario