Inicio  ›  Selección de talento  ›  9 dinámicas de trabajo en equipo altamente efectivas
Selección de talento

9 dinámicas de trabajo en equipo altamente efectivas

dinámicas de trabajo en equipo

Las dinámicas de trabajo en equipo ayudan a mejorar el ambiente de trabajo y aumentar la confianza entre los empleados. Todo ello redunda en una mayor productividad y satisfacción laboral.

La gestión empresarial ha generado un volumen de estudios y sesudas reflexiones prácticamente inabarcable. Muchas posiciones resultan poco menos que antagónicas, dependiendo de la intencionalidad de los autores o de su contexto. Sin embargo, uno de los aspectos que genera mayor grado de consenso es el de la importancia de las dinámicas del trabajo en equipo para alcanzar los objetivos corporativos.

Se trata de un conjunto de técnicas y metodologías que permiten construir grupos humanos más cohesionados y motivados para cumplir sus tareas. Bajo los principios de complementariedad y solidaridad, los profesionales se sienten más seguros para afrontar cualquier proyecto. Es por ello que las dinámicas de trabajo en equipo ganan peso en los planes formativos de las empresas.

La importancia del trabajo en equipo

Contar con trabajadores altamente cualificados es el sueño de cualquier responsable de Recursos Humanos, pero ni siquiera ello es garantía de éxito en el entorno actual. La creciente interconexión entre los sectores económicos y el igualmente pujante peso de la creatividad en los procesos comerciales obliga a combinar el talento de múltiples trabajadores para sacar los proyectos adelante.

El trabajo en equipo asegura mayores niveles de productividad, por cuanto optimiza considerablemente el tiempo y permite que cada profesional pueda ocuparse de los aspectos del proyecto en los que es más solvente. Si el grupo está cohesionado, la cooperación se llevará a cabo sin recelos ni tensiones internas.

La colaboración entre empleados es fundamental para compartir ideas, contrastar información o brindarse apoyo en momentos de dificultad. En este sentido, el trabajo en equipo mejora la satisfacción laboral de los empleados y fomenta la interacción entre trabajadores. Se sienten respaldados en todo momento y desarrollan una mayor confianza en sí mismos.

No hay que olvidar, por último, que el trabajo colaborativo es también un proceso de aprendizaje. Al poner en común las habilidades y los conocimientos de cada trabajador, es posible que esto provoque cierto efecto de imitación por parte del grupo. El resultado es una plantilla más competente.

Qué son las dinámicas de trabajo en grupo y cómo ayudan al equipo

Las dinámicas de trabajo en grupo son una serie de actividades interactivas que permiten reforzar determinados aspectos del trabajo en equipo. Cada dinámica incluye diferentes procedimientos sistematizados que se adaptan a las necesidades de las empresas. Para los trabajadores, se trata de una forma amena de interiorizar aspectos relevantes en su día a día.

Para las compañías, es un recurso muy efectivo para evitar disfunciones en los proyectos en equipo, al tiempo que se facilita el trabajo de los managers.

Aunque las dinámicas de grupo han encontrado un gran eco en la última década y media, lo cierto es que su origen se remonta a la Gran Depresión. En la crítica década de 1930, algunos economistas constataron que el rendimiento de los empleados mejoraba o empeoraba en función de en qué grupos de trabajo se encontraban. Surgió entonces la idea de favorecer la cooperación dentro de los grupos desde el ámbito empresarial. Sus ventajas, desde luego, son innegables:

Mayor coordinación interna

Las dinámicas de grupo fomentan hábitos de trabajo que facilitan la coordinación dentro de un mismo equipo o departamento. Cada trabajador sabe en todo momento lo que debe hacer porque se ha generado un ambiente propicio para el intercambio de información. Las actividades en equipo plantean situaciones reales de oficina.

Fomento de cualidades profesionales

Cada trabajador cuenta con unas aptitudes específicas que pueden ser desarrolladas por sus compañeros gracias al trabajo en equipo. Las dinámicas de grupo permiten potenciar cualidades como el liderazgo, el carácter resolutivo, la empatía, la prudencia, la flexibilidad, la mentalidad analítica, la disciplina o la responsabilidad corporativa.

Superación de dificultades

Sin duda, la superación de dificultades es uno de los aspectos en los que se observa con mayor nitidez el trabajo con dinámicas de grupo. Estos equipos no se desmoronan ante las dificultades y tampoco dejan solos a sus compañeros frente al peligro.

Dado que todos los integrantes del grupo son responsables de su éxito o fracaso, se trabaja en colaboración para superar cualquier contratiempo y encauzar nuevamente el proyecto.

Menores niveles de estrés y competencia “sana”

Cuando un trabajador asume muchas responsabilidades en solitario, siempre existe el riesgo de que se vea superado por la situación y sufra trastornos relacionados con el estrés. Las dinámicas de grupo enseñan a repartir la carga entre los miembros, al tiempo que se fomenta una competencia “sana” entre estos. No se trata tanto de quién trabaja más sino de cómo se puede ser de mayor utilidad para el equipo.

9 dinámicas de trabajo en equipo altamente efectivas

dinámicas trabajo en equipo

Los responsables de Recursos Humanos pueden hacer uso de una larga lista de dinámicas de grupo. A continuación, hemos recopilado algunas de las dinámicas de trabajo en equipo más efectivas, destacando su importancia para la compañía y sus características organizativas.

1. Dinámicas Ice-Breakers

Se trata de dinámicas de trabajo en equipo encaminadas a favorecer un mayor grado de familiaridad entre los empleados, especialmente cuando estos nunca habían trabajado juntos con anterioridad. La mayoría de actividades de este tipo son fáciles de ejecutar. El grupo se divide a su vez en parejas o tríos (según el número total de participantes) y sus integrantes se entrevistan unos a otros para conocerse mejor.

Generalmente, los trabajadores son capaces de formular preguntas coherentes y útiles para el propósito de la dinámica. En caso contrario, los organizadores de la actividad pueden facilitar un cuestionario con las preguntas más interesantes que deberían plantearse. Este ejercicio puede repetirse con otras parejas.

2. El globo aerostático como dinámica de trabajo en equipo

La toma de decisiones en grupo suele generar bastantes problemas, especialmente cuando nadie quiere dar su brazo a torcer. Esta actividad plantea una situación límite que obliga a los empleados a ponerse de acuerdo para sobrevivir.

Deben figurarse que viajan en un globo aerostático y que son los únicos supervivientes de un cataclismo global. En un momento dado, el globo comienza a perder aire y corre el riesgo de precipitarse. ¿Qué superviviente debe abandonar el globo?

También puede interesarte:  Modelo de evaluación del desempeño | 7 ejemplos prácticos

Cada integrante del grupo tiene un rol específico (maestro, sacerdote, médico, político, policía…) y se debe adoptar una decisión unánime sobre quién debería saltar para salvar al resto. Lógicamente, esta dinámica de grupos tiene un tiempo limitado y ningún participante puede abandonar el globo sin haber alcanzado un acuerdo.

3. El cliente imprevisible

En determinados modelos de negocio, los empleados están obligados a interactuar con los clientes, tanto física como telemáticamente. Esta es una de las dinámicas de trabajo en equipo más interesantes para conseguirlo.

Funciona de la siguiente manera: un miembro del equipo se hará pasar por un cliente que visita la compañía para plantear una serie de dudas. El resto del grupo debe darle las respuestas apropiadas pero prestando atención a su estado de ánimo (en caso contrario, se perderá el cliente).

Lo interesante de la actividad es que el empleado que interprete el papel de cliente deberá variar sus emociones durante la conversación. Ocasionalmente, se mostrará enfadado, alegre, triste, decepcionado, ansioso… El resto del equipo deberá cambiar rápidamente su estrategia comunicativa para conectar con el cliente.

4. Técnica 6.3.5

Es una de las dinámicas de grupo más habituales en las empresas. La técnica 6.3.5 consiste en plantear un debate en grupos de seis de personas, que deberán ponerse de acuerdo sobre qué aspecto de la empresa conviene modificar con mayor urgencia (puede ser un problema real que hayan apreciado en su día a día). Una vez se ha acordado qué tema se va a abordar, cada miembro del equipo recibe una hoja en blanco para que anote tres ideas sobre cómo solucionarlo. Dispone de cinco minutos para ello.

Transcurrido ese tiempo, el empleado cede la hoja al trabajador que se encuentra a su derecha, creando un círculo para el intercambio de ideas. No pueden repetirse ideas en un mismo folio, de tal manera que, cuando finalice la ronda, cada empleado contará con dieciocho ideas para solucionar el problema en cuestión. Una de las dinámicas de trabajo en equipo más exigentes pero que favorece la creatividad.

5. El equipo ideal

Uno de los tópicos de la prensa deportiva española es el de que todos llevamos un entrenador dentro de nosotros y sabemos mejor que nadie cómo construir el equipo perfecto. Esta dinámica sirve para trabajar la asunción de roles y el reparto de tareas y responsabilidades dentro de los equipos. Cada miembro del grupo debe anotar las tres cualidades que considera que lo definen mejor. A continuación, escribe también las tres características que aprecia en cada uno de sus compañeros.

Completada esta fase, se ponen en común las cualidades de todos los miembros del equipo hasta consensuar los tres rasgos que mejor definen a cada integrante. Con esta información, se reparte una serie de hipotéticas tareas dentro del grupo, asegurándose de que cada trabajador se encarga de aquellas para las que está más capacitado.

6. Cartas con historia

Los problemas de comunicación son una constante en las grandes empresas, hasta el punto de que muchos proyectos sufren retrasos por falta de coordinación entre los integrantes del mismo. Esta dinámica de grupo se sirve de una pequeña baraja de cartas o pequeñas cuartillas, cada una de las cuales contiene un dibujo. Un miembro del equipo extrae cinco cartas y construye una historia coherente con ellas antes de entregarle las cartas al siguiente compañero.

Este tiene que intentar reconstruir la historia que ha pensado el trabajador anterior y escribirla en un papel. Posteriormente, él mismo se inventa otra narración con las mismas cartas. Una vez que todos los integrantes del equipo han completado el ejercicio, se comparan las historias para ver las coincidencias y las diferencias. Por lo general, los empleados que se conocen mejor se acercan más a la historia ideada por sus compañeros.

7. La isla desierta como dinámica de trabajo en equipo

Otra dinámica de grupo que obliga a los trabajadores a cooperar en una situación muy difícil para agilizar la toma de decisiones y aprender a establecer prioridades. En esta ocasión, el equipo imagina que va a participar en una prueba de supervivencia en una isla desierta y solo puede llevarse cinco objetos de una lista de diez (los números pueden variar dependiendo de cómo se plantee la actividad).

En la lista de objetos puede encontrarse comida, bebida, enseres de caza y/o defensa, herramientas, bienes suntuosos… El equipo debe alcanzar un acuerdo sobre qué cinco objetos son más útiles para esta aventura. Más allá de la búsqueda de consensos, esta dinámica también permite evaluar el criterio de los empleados.

8. A contrarreloj

Todos sabemos que los mejores proyectos necesitan cierto tiempo de maduración pero la realidad del mercado obliga muchas veces a acortar los plazos y a trabajar prácticamente a contrarreloj. Esta dinámica plantea una competición entre dos o más grupos, que deben completar una serie de tareas relacionadas con la actividad de la empresa. Las pruebas pueden ser problemas matemáticos, cuestiones fiscales o errores en la configuración informática, por ejemplo.

Evidentemente, no se valora solo la rapidez en la ejecución de las tareas sino la solvencia, por lo que si los problemas no se resuelven correctamente el equipo habrá perdido la prueba. Es igualmente interesante fomentar el reparto de responsabilidades para completar los ejercicios de manera más eficiente.

9. ¿Me conoces?

Cada empleado anota en un papel tres afirmaciones ciertas sobre su personalidad o sus habilidades profesionales y una falsa. Para hacer más interesante la dinámica, las mentiras deberán ser plausibles, a fin de comprobar si los compañeros realmente se conocen como creen. El ejercicio puede ampliarse solicitando a varios trabajadores que debatan sobre qué afirmación es la incorrecta.

Esta dinámica de trabajo en equipo puede implementarse tanto cuando los empleados todavía no se conocen como cuando ya llevan un tiempo trabajando juntos. En el primer caso, se busca que descubran las principales cualidades de los demás, tanto a nivel profesional como personal. En el segundo caso, se aprovechan los conocimientos previos sobre los demás para desmontar algunas creencias erróneas y ganar en confianza hacia los demás.

Cómo saber si tus dinámicas de trabajo en equipo son adecuadas

La puesta en práctica de las dinámicas de trabajo en equipo anteriormente comentadas debería traducirse en una mejora del rendimiento laboral, entre otras ventajas. Pero, ¿cómo podemos saber si las dinámicas elegidas están siendo realmente efectivas? Bizneo HR cuenta con diferentes herramientas que ayudan a realizar esta evaluación.

Su sistema de evaluación del desempeño permite identificar los principales problemas en el funcionamiento de los equipos y, a partir de ahí, observar si estos se están corrigiendo. El software reduce el riesgo de incurrir en sesgos a la hora de examinar el rendimiento de los trabajadores y posibilita también la autoevaluación por parte de los empleados.

Título de la imagen

Otro recurso especialmente útil es el portal del mánager, una aplicación muy funcional que agiliza considerablemente el trabajo de los responsables de los equipos. Así, tras implementar varias dinámicas de grupos, los mánagers pueden monitorizar diferentes parámetros de los equipos para constatar mejorías o detectar carencias por resolver.

Título de la imagen

Dejar un comentario.