Inicio  ›  Gestión del talento  ›  9 beneficios de la gamificación en Recursos Humanos
Gestión del talento

9 beneficios de la gamificación en Recursos Humanos

gamificación en recursos humanos

La gamificación gana terreno en las empresas como un recurso formativo y contribuye a mejorar el clima de trabajo y la productividad, entre otras variables. Existe una amplia tipología de juegos adaptados a la realidad empresarial, dependiendo de los objetivos que se deseen alcanzar.

Los juegos didácticos son una de las herramientas más utilizadas en las primeras etapas de la formación de cualquier persona. Existe un amplio consenso entre los pedagogos sobre la conveniencia de trabajar con diferentes contenidos de manera lúdica y amena. Sin embargo, dichos recursos van quedando progresivamente orillados a medida que se desarrolla el individuo. La gamificación en los recursos humanos se fundamenta sobre la misma base teórica.

Se trata de una ruptura muy clara con los planes formativos tradicionales, que adolecen de un excesivo academicismo y no promueven necesariamente el tan ansiado aprendizaje significativo.

Qué es la gamificación

La gamificación en Recursos Humanos consiste en la utilización de juegos y técnicas altamente dinámicas para mejorar la formación de los empleados. Los principios pedagógicos que se utilizan en este tipo de actividades responden a las necesidades de las empresas, enfatizando aspectos como el trabajo en equipo, la superación personal o la responsabilidad.

El conocido como modelo del juego también arroja muy buenos resultados a la hora de adquirir nuevos conocimientos, especialmente los más prácticos. También se favorece la motivación laboral de la plantilla, que acude a estas sesiones con una mejor predisposición. Así, la clave de su éxito radica en que los trabajadores muchas veces olvidan que se encuentran inmersos en un programa formativo. Pero no dejan de aprender.

Beneficios generales de la gamificación

La introducción de la gamificación en la empresa plantea numerosas ventajas sobre el resto de estrategias formativas o de capacitación profesional. Los trabajadores se muestran más atentos durante el proceso de aprendizaje, con lo que los resultados pueden ser más significativos que los que se obtienen con los cursos convencionales. En este sentido, se aumenta el grado de retención de los nuevos contenidos, lo que refuerza a su vez la autoestima y la confianza del empleado. Este último aspecto es esencial para retener el talento y mejorar el desempeño laboral.

Beneficios de la gamificación en Recursos Humanos

Aplicar las técnicas de gamificación RR. HH. es una buena forma de adaptar la empresa a las nuevas realidades del mercado laboral. No en vano, buena parte de los trabajadores que han iniciado su carrera profesional en la última década corresponden con la conocida como generación millennial.

De acuerdo con una exhaustiva encuesta realizada por Gallup, apenas el 29% de este colectivo se siente comprometido con la marca para la que trabaja. En no pocas ocasiones, la insatisfacción viene dada por la utilización de metodologías tradicionales tanto en formación como en la gestión de los Recursos Humanos. La gamificación es una forma muy efectiva de comenzar a cambiar las cosas. Y hay más beneficios.

Fidelización

Cuando un empleado siente que la empresa no favorece su realización personal y profesional, su grado de vinculación con la compañía se deteriora considerablemente. Es solo cuestión de tiempo que dé el salto a otro empleo que encaje mejor con sus preferencias o donde pueda sentirse más realizado. La gamificación RR. HH. puede ayudar a retener al mejor talento al hacer más agradable el entorno de trabajo y utilizar metodologías más activas.

Motivación

Romper las rutinas habituales tiene un efecto muy positivo en la motivación de la plantilla. Los trabajadores encuentran más alicientes para acudir a su puesto de trabajo al realizar sus tareas de manera más dinámica, gracias a las destrezas aprendidas en los ejercicios de gamificación en las empresas. Y es que, los trabajos más repetitivos pueden acabar provocando frustración en los empleados más ambiciosos.

Mejora de la retención de conocimientos

”Si la lección es divertida, nunca se olvida”. La frase, acuñada para promocionar una conocida colección infantil de divulgación histórica, encaja a la perfección con el espíritu de la gamificación en las empresas. Está comprobado que las actividades formativas que conllevan una mayor implicación de los trabajadores consiguen tasas más altas de retención de conocimientos. Se trata, pues, de un recurso mucho más eficiente que los cursos tradicionales, cuyos contenidos pueden ser más fácilmente olvidados por el trabajador.

Reduce el abandono de los cursos

Cuando la empresa detecta ciertas carencias formativas en su plantilla, es lógico que solicite a los trabajadores que cubran este déficit con la mayor brevedad posible. Para ello, puede sugerir la realización de una serie de cursos especializados. Muchas veces, sin embargo, los empleados abandonan el curso antes de su conclusión. Y quienes lo finalizan no siempre aprovechan sus contenidos. La gamificación puede mejorar el seguimiento de los planes formativos.

También puede interesarte:  Job Shadowing o cómo "aprender mirando"

Fomenta la competitividad entre los empleados

Dependiendo de los objetivos que se persigan con los juegos, estos pueden dar lugar a una fuerte interacción entre los compañeros. Claro que ello no implica que deban remar todos en la misma dirección (salvo que el objetivo sea reforzar el trabajo en equipo), sino que puede propiciarse una competición entre empleados. Con esto se motiva a la plantilla para superarse día a día y destacar, de manera sana y respetuosa, sobre el resto.

Mejora el ambiente laboral

La competitividad no es, lógicamente, la única variable que sale reforzada de la mayor interacción entre compañeros. El ambiente laboral mejora de manera significativa gracias a los juegos que han permitido que afloren intereses y preocupaciones comunes entre los empleados. Para asegurarse de ello, la empresa puede servirse de las encuestas de clima laboral, fáciles de realizar gracias al software especializado de Bizneo HR.

Ayuda a conocer mejor a cada trabajador

Ahondando en lo anterior, la gamificación en los recursos humanos ayuda a conocer mejor a los profesionales con los que se trabaja a diario. Dejan de ser meros empleados que se limitan a cumplir sus obligaciones para mostrar su parte más personal y permitir que los demás conozcan cómo son en realidad. Ello se traduce en una mayor confianza entre trabajadores y en un mayor sentido de pertenencia a la empresa.

Construye una cultura organizacional positiva

Evidentemente, la organización interna de una empresa juega un papel clave en el éxito o el fracaso de cualquier proyecto. Nada puede quedar al azar y cada miembro de la compañía debe tener claras sus funciones y sus obligaciones. Pero todo lo anterior no está en absoluto reñido con la existencia de una cultura organizacional que promueva la originalidad, la creatividad y, por qué no, cierta espontaneidad. No se trata de dejar de planificar, sino de evitar que el exceso de reglas coarte las capacidades de la plantilla. La gamificación ayuda a cambiar esta cultura organizacional.

Cómo aplicar la gamificación en Recursos Humanos

Los beneficios de la gamificación son lo suficientemente interesantes como para plantearse optar por esta forma de gestionar la formación y el ambiente en la oficina. Ahora bien, ¿cómo podemos sacarle el máximo partido a los juegos?

Gamificación y selección de personal

¿Creías que la gamificación en la empresa se limita a la formación? A la hora de buscar nuevos perfiles profesionales que amplíen las posibilidades de la plantilla y, a su vez, respeten la cultura corporativa, la gamificación puede ser de gran utilidad para los reclutadores. Determinados juegos ayudan a visibilizar las habilidades de los candidatos y también permiten comprobar sus respuestas a diferentes situaciones.

Gamificación y evaluación de desempeño

La tarea de evaluar a los empleados es mucho más exigente de lo que puede parecer a simple vista, a pesar de que herramientas como el software de evaluación del desempeño de Bizneo HR. Los juegos pueden ayudar a evaluar en tiempo real a los trabajadores, al tiempo que se favorece el aprendizaje y la mejora de los profesionales, gracias a la retroalimentación inmediata. Puede observarse desde la habilidad para resolver conflictos hasta la capacidad de organización, por citar dos ejemplos.

Título de la imagen

Gamificación y formación

Es el apartado en el que este recurso despliega su mayor potencial. Los juegos son herramientas de aprendizaje muy útiles y altamente adaptables. No solo contribuyen a reforzar o ampliar los conocimientos del empleado sino que también permiten trabajar aspectos relacionados con la cultura corporativa.

Gamificación y onboarding

Tras un exhaustivo proceso de selección, hemos encontrado exactamente al profesional que necesitaba la empresa. Para que la contratación se complete de manera exitosa para todas las partes, el nuevo empleado debe familiarizarse cuanto antes con la cultura y la manera de trabajar de la empresa. La gamificación puede ayudar en este proceso, conocido como onboarding, de dos maneras. Este recurso facilita la comprensión de la filosofía corporativa y propicia la interacción entre el trabajador recién contratado y el resto de la plantilla.

Ejemplos de gamificación en empresas

Como no podría ser de otra manera, las ventajas de la gamificación en Recursos Humanos no han pasado desapercibidas para algunas de las compañías más importantes del mundo.

  • PwC: la consultora estadounidense es toda una referencia en su sector y también ha marcado tendencia en la introducción de juegos en los procesos de selección de personal. Concretamente, PwC ha diseñado una aplicación similar al clásico Monopoly y que plantea diferentes retos a los aspirantes relacionados con sus posibles funciones en la empresa.
  • Correos: hace algunos años, Correos decidió reforzar su presencia online previa revisión de sus plataformas digitales. Dado que la empresa cuenta con más de 160.000 secciones y subpáginas, encargar esta tarea a una firma externa hubiera sido muy costoso. En su lugar, creó una competición entre sus empleados para premiar a quienes indicaran más aspectos a mejorar (y cómo podrían hacerlo). Gracias a un sistema de incentivos, Correos recibió más de 50.000 propuestas, de las que casi 15.000 acabaron implementándose.
  • Google: la firma de Silicon Valley no podía faltar en una selección como esta. Sin renunciar a la exigencia, Google dedica aproximadamente el 20% de la jornada laboral de sus empleados al desarrollo de ideas que puedan mejorar sus procesos de negocio. Para fomentar la originalidad y despertar las mejores ideas, los juegos no faltan en estas peculiares sesiones de trabajo.

Dejar un comentario.