Inicio  ›  Selección de talento  ›  11 habilidades blandas que necesitan las empresas en 2019
Selección de talento

11 habilidades blandas que necesitan las empresas en 2019

El ambiente turbulento que caracteriza esta cuarta Revolución Industrial en la que nos encontramos no da tregua: líderes de grandes empresas, de pymes o de organizaciones sin fines de lucro, educadores y gobiernos tienen muy en claro que adelantarse al cambio es esencial para gozar de los múltiples beneficios que ofrecen los avances tecnológicos emergentes.

Es innegable que la industria, los medios globales y de entretenimiento ostentan cambios visibles desde hace unos 5 años a la fecha. Otras áreas, tales como los servicios financieros y de inversión, sufren un proceso más lento. Aun así, no tienen otra salida más que la de adaptarse a los desafíos de esta nueva era.

¿Cuáles son los cambios más notables? Sin duda, la Internet móvil y la tecnología en la nube que, de manera avasallante, ya se encuentran afectando las formas tradicionales de trabajo. Por cierto, la tecnología de las cosas y de los materiales, la inteligencia artificial y la impresión en 3D también contribuyen a generar este efecto disruptivo.

Es evidente que, en un platillo de la balanza, los procesos de automatización resultan cada vez más significativos. Pero, en el otro platillo y en busca de equilibrio, la importancia de la presencia y desarrollo de las habilidades blandas en los recursos humanos va adquiriendo mayor peso que nunca.

Las habilidades blandas, soft skills o competencias no cognitivas -es decir, habilidades relacionadas con una inteligencia emocional a la que los robots jamás podrán acceder- constituyen la tabla de salvación para todos aquellos que deseen mantenerse empleables.

No solo nos referimos a quienes realicen tareas de atención al público, sino también y sobre todo a los trabajadores que ocupan puestos de trabajo en riesgo de automatización. Según estudios realizados, la pérdida de empleos en USA a causa de la automatización se vería reducida en el 2025 hasta en un 10 % si se doblara el número de trabajadores que desarrollasen sus habilidades no cognitivas.

Ahora bien… ¿de qué habilidades blandas estamos hablando?

En principio, de un talento fundamental que suele presentarse innato, pero que puede cultivarse:

  • CAPACIDAD PARA SOLUCIONAR PROBLEMAS COMPLEJOS HACIENDO USO DE LA CREATIVIDAD Y PROPORCIONANDO RESPUESTAS INNOVADORAS.
También puede interesarte:  ¿Cómo hacer una óptima selección de personal?

En lo que se refiere a competencias de gestión, principalmente las siguientes habilidades blandas ejemplo:

  • GESTIÓN DEL CAMBIO: adaptabilidad a la cultura empresarial, actitud flexible y colaborativa.
  • GESTIÓN DEL TIEMPO: capacidad para organizarse, alta productividad personal.
  • GESTIÓN DE PERSONAS: personalidad amigable, buen talante, empatía, destreza social frente a clientes, aptitud para el trabajo en equipo, habilidades interpersonales de comunicación efectiva, capacidad de liderazgo.
  • GESTIÓN DE CONFLICTOS: capacidad de escucha y de negociación, talento para persuadir, habilidad para argumentar de forma convincente.
  • GESTIÓN DEL ESTRÉS: capacidad para trabajar bajo presión.

En cuanto a lo intelectual:

  • PENSAMIENTO CRÍTICO Y PENSAMIENTO SISTÉMICO: muy valorados y considerados; junto con la inteligencia emocional, ambos tipos de pensamiento conforman una de las habilidades soft más requeridas.
  • RAZONAMIENTO ANALÍTICO: capacidad para reflexionar apoyándose en criterios serios y objetivos, teniendo en cuenta el contexto.
  • FLEXIBILIDAD COGNITIVA: habilidad para pensar en varias cosas al mismo tiempo, adaptando con facilidad el pensamiento y la conducta.

Además:

  • STORYTELLING: habilidad para conectar emocionalmente con los demás a través de la narrativa oral o escrita.
  • CLOUD COMPUTING: habilidad para la comprensión conceptual de este nuevo paradigma que es “la nube”.

¿Qué pueden hacer las empresas para reforzar estas habilidades de sus recursos humanos?

  • Predicar con las habilidades blandas ejemplo de los principales líderes de la organización.
  • Prestar mayor atención al proceso de inducción y acompañamiento del nuevo personal.
  • Realizar una clara definición de funciones y tareas.
  • Brindar un sincero reconocimiento de logros y progresos.
  • Promover la capacitación, el entrenamiento y la puesta en práctica de las habilidades no cognitivas.

Dejar un comentario.