Inicio  ›  Selección de talento  ›  ¿Cuentas con políticas de selección de personal en tu empresa?
Selección de talento

¿Cuentas con políticas de selección de personal en tu empresa?

políticas de selección de personal

A la hora de iniciar un proceso de selección, la ética y la ley establecen una serie de pautas. Pero la empresa también debe contar con sus propias de políticas de selección de personal.

Si bien la atracción y captación de nuevos talentos es una de las tareas más conocidas de un departamento de Recursos Humanos, también genera ciertas dudas. Y no solo nos estamos refiriendo al aspecto legal, sino a otras cuestiones relacionadas con la filosofía de la empresa y similares. Todos estos aspectos los regulan las políticas de selección de personal.

Un compendio de normas a caballo entre la legalidad y la moralidad adaptado por la propia empresa y cuyo objetivo se trata, por encima de todo, de aplicar la lógica cuando nos disponemos a realizar un proceso de selección.

Objetivos de las políticas de selección de personal

Las políticas de selección de personal tienen varios objetivos. Entre otros:

  • Reunir, unificar los criterios técnicos que permitan una correcta selección de personal.
  • Definir los lineamientos para el reclutamiento y selección de personal que permitan distinguir los candidatos ideales para cubrir las necesidades de la empresa.
  • Definir la forma técnica en que tendrán lugar los procesos de selección.
  • Garantizar el bienestar de los trabajadores y de la empresa.

Título de la imagen

Ejemplos de políticas de selección de personal

Para que te hagas una idea, hemos recabado algunas de estas normas o políticas de selección de personal.

  1. Garantía de igualdad a fin de que todas las personas, sin importar su etnia, género, ideología u orientación sexual, tengan los mismos derechos a ser contratados llegado el momento. Esto incluye acciones que van más allá del registro salarial por género, por ejemplo.
  2. Dar una preferencia a aquellas personas con mayor experiencia dentro de la empresa a la hora de acceder a puestos superiores siempre que cumplan las cualidades requeridas.
  3. Definir y actualizar las competencias requeridas al empleado por parte de la empresa, ya que estas servirán para justificar los resultados de seguimiento o la rigurosa evaluación que debe realizarse al trabajador tras sus 6 primeros meses de actividad en la empresa.
  4. Evitar la subcontratación en cualquier área de la empresa y apostando los tipos de contratación temporal o permanente. De esta política nacen contrataciones como las de tiempo parcial, sometidas siempre a diversas polémicas y reformas a fin de evitar el fraude.
  5. Asegurar un sueldo o remuneración que se corresponda con los requisitos y condiciones englobados por la oferta laboral y, por ende, que el candidato debería cumplir.
  6. Difusión del reclutamiento a través de diferentes medios. Desde aquellos más tradicionales como carteles hasta ofertas de empleo en Internet.
  7. Motivar al personal a través de objetivos periódicos a fin de crear motivación en su actividad.
  8. Apoyar las habilidades del empleado a través de certificaciones. A su vez, esta última política se ha visto nutrida por diferentes formas de incentivar al personal y hacerle formar parte de la empresa desde un punto de vista más humano a través de talleres, charlas o ejercicios anti-estrés.
También puede interesarte:  Cómo elegir las preguntas en una entrevista de trabajo

Como puedes comprobar, existen diferentes políticas de reclutamiento nutridas por una ética y legalidad universales que, no obstante, muchas veces pasan por el filtro de una determinada empresa que decide hacer suya su propia lista de acciones.

Título de la imagen

Dejar un comentario.