Inicio  ›  Selección de talento  ›  Cómo detectar las cualidades de una persona trabajadora
Selección de talento

Cómo detectar las cualidades de una persona trabajadora

A la hora de determinar las preguntas de una entrevista de trabajo conviene saber de antemano qué buscamos en ese futuro candidato. Estas siguientes cualidades de una persona trabajadora te ayudarán a confirmar esta tarea.

Flexibilidad

La flexibilidad y la adaptabilidad conforman una virtud esencial a la hora de contratar a ese futuro candidato. No solo por su capacidad para realizar un empleo multitarea, por ejemplo, sino también a la hora de adaptarse a un equipo, apostar por los valores de la marca o estar al pie del cañón cuando sea necesario, sin importar el tipo de adversidad.

Responsabilidad

Dejar en manos de otra persona una tarea en nuestro entorno laboral requiere de la responsabilidad de esa persona para que todo salga perfecto. De no existir esta virtud, puede que todos los pasos a continuar se desmoronen, que el trabajo no salga a tiempo y que la cantidad de cabos por atar se multiplique de forma descontrolada en el momento más inesperado.

Empatía

La empatía es una virtud infravalorada en unos tiempos en los que todos queremos que nos entiendan, algo que adquiere un nivel diferente cuando se trata de un equipo de trabajo, ante todo, humano. La empatía del candidato nos permitirá medir su grado de inteligencia emocional y su capacidad para entender los problemas ajenos, de forma que su desempeño sea aún más eficaz.

Compromiso

El compromiso es uno de los valores más importantes para una empresa. Porque, ¿estará ahí esa persona cuando la necesites? ¿Te dejará envuelto en problemas para marcharse cuando más necesaria sea su presencia? ¿Se comprometerá a hacer bien su trabajo? Muchas son las preguntas en torno a una virtud que resulta indispensable en cualquier ambiente de trabajo.

Comunicación

Supongamos que ese candidato es contratado. ¿Sabrá expresar sus inquietudes cuando sea necesario? ¿Y manejar a un equipo? ¿Manifestar sus discordancias? Las dotes comunicativas han adquirido un papel imprescindible en cualquier entorno laboral, ya que gracias a ellas el flujo de trabajo, las ideas, las relaciones humanas y los proyectos llegarán a un punto lo suficiente pulido cuando llegue el momento.

También puede interesarte:  Selección de personal y sus herramientas para identificar al mejor candidato

Eficacia

La eficacia se nutre de gran parte de las características de un buen trabajador comentadas anteriormente. Un crisol de aptitudes en el que prima la certeza de que ese candidato pueda resolver situaciones críticas, sacar adelante su trabajo a tiempo o hacer que el equipo de trabajo sea lo suficiente óptimo en su desempeño. Un imprescindible, sin duda.

Entusiasmo

De nada sirve llevar a cabo los siguientes requisitos de un buen trabajador si la persona no es entusiasta. Partiendo de la base de que las personas somos más felices cuando nos dedicamos a algo que nos gusta o que nos motiva, el entusiasmo en un factor clave a la hora de impulsar un desempeño desde una perspectiva más vocacional que obligatoria.

Sueldo

Puede que el sueldo sea un aspecto algo menos “pasional” cuando se trata de un puesto de trabajo. Sin embargo, no nos engañemos: el empleado funciona respecto a un sueldo que debe medir y compensar todos los requisitos anteriores. De lo contrario, la responsabilidad, entusiasmo o flexibilidad se verán mermados por razones obvias.

¿Qué características de un buen trabajador consideras tú como esenciales?

Dejar un comentario.