Inicio  ›  Gestión del talento  ›  Cómo mejorar la gestión de capital humano en RR. HH.
Gestión del talento

Cómo mejorar la gestión de capital humano en RR. HH.

capital humano

La gestión del capital humano de una empresa obliga a tener en cuenta numerosas variables que, de un modo u otro, pueden afectar al rendimiento de la plantilla. Disponer de las herramientas digitales apropiadas puede agilizar notablemente estas tareas.

El departamento de Recursos Humanos juega un papel cada vez más relevante en los planes estratégicos de las empresas. No en vano, las compañías están obligadas a responder con rapidez a los cambios que se van sucediendo en el mercado laboral. Las herramientas de gestión de capital humano facilitan el trabajo de los profesionales de RR. HH. y garantizan la operatividad de la empresa.

Pero, ¿cuáles son las más apropiadas?, ¿para qué sirven?

Qué es la gestión del capital humano

La gestión del capital humano es un concepto que engloba la totalidad de funciones administrativas que tradicionalmente desempeñan los departamentos de RR. HH. La introducción del término “capital” hace referencia a la importancia de la plantilla en la consecución de los objetivos corporativos, de ahí que la gestión del capital humano se ocupe, entre otras variables, de medir el desempeño de los trabajadores, promover su desarrollo e integrar con rapidez a las nuevas incorporaciones.

La correcta administración del capital humano supone un gran desafío para las empresas, puesto que incluso los mejores profesionales pueden rendir por debajo de lo esperado sin una gestión laboral eficiente por parte de la compañía.

Cada vez está más presente en las empresas que para aumentar la productividad hay que cuidar todas y cada una de las fases por las que atraviesa un profesional.

En nuestra guía explicamos cada una de las etapas y explicamos cómo la tecnología puede dar ese factor extra para ayudar a los departamentos de RR. HH. a cuidar el flujo de cada profesional.

Guía ciclo de vida del empleado

10 técnicas para mejorar la gestión de capital humano

Para pasar de las palabras a los hechos, las empresas tienen que situar la gestión del capital humano en el puesto que merece dentro de su estrategia para capital humano a largo plazo. Y es que, aunque el departamento de RR. HH. es el que está más estrechamente relacionado con esta cuestión, el resto de agentes de la empresa también juegan un papel relevante, tal y como se destaca en las siguientes técnicas para mejorar las estrategias de capital humano.

1. Agilizar los procesos internos de la gestión de capital humano

Independientemente de cuál sea el puesto de un empleado o a qué departamento esté adscrito, es imprescindible disponer de canales de comunicación permanentes y fluidos entre el trabajador y la empresa. La información debe llegar exactamente a quien la necesita y sin que se pierda ningún detalle por el camino. Otro tanto puede decirse de la recopilación de datos sensibles para el negocio y que supone un reto para las empresas de mayor tamaño.

El portal del empleado de Bizneo HR es una aplicación de fácil manejo que permite a los trabajadores gestionar por su cuenta diferentes parámetros relacionados con su actividad o su situación personal. Cuando los empleados modifican sus datos, el portal del mánager de Bizneo HR actualiza esta información de inmediato.

Entre otros aspectos, el trabajador puede introducir cambios en su cuenta de formación, enviar documentos y/o archivos y establecer una comunicación directa con diferentes instancias de la empresa (generando un registro de la misma).

Por supuesto, la gestión del capital humano implica también su evaluación y la consiguiente transmisión del feedback a los empleados.

Matriz de talento

Esta compleja tarea puede simplificarse con el software de evaluación del desempeño de Bizneo HR, que recopila todos los datos necesarios y permite elaborar informes, proyectar estadísticas, analizar la evolución histórica, etc.

Para los empleados, esta herramienta es, además, una garantía de objetividad y claridad en los criterios de evaluación.

Cómo-comunicar-feedback-de-la-evaluación-del-desempeño

2. Definir bien las metas desde el principio

Todo el trabajo realizado en la oficina debe estar encaminado a alcanzar unos determinados objetivos. No tiene ningún sentido que el trabajador no conozca en detalle las metas de la empresa o que estas no se definan correctamente. Los objetivos corporativos servirán, al mismo tiempo, para marcar el rumbo a seguir y actuar como una referencia fija para los trabajadores.

Para la correcta definición de las metas de la compañía, esta no puede excederse ni en la ambición ni en el conformismo. En el primer caso, los empleados podrían sentirse altamente presionados para alcanzar unos objetivos poco realistas, lo cual afectaría a su desempeño y a su compromiso. En el segundo escenario, difícilmente se podrá motivar a los trabajadores para que alcancen su nivel óptimo de rendimiento.

+100 INDICADORES DE GESTIÓN PARA IMPULSAR TU NEGOCIO
KPI’s para Recursos Humanos: tipos y ejemplos

3. Conocer el mercado

Los empleados tienen un mejor desempeño cuando trabajan en entornos que conocen y cuando se les transmite toda la información que pueden necesitar para completar sus tareas. Obviamente, no siempre es posible tener bajo control todas las variables que pueden afectar a los resultados de un determinado proyecto.

Lo que sí puede –y debe- hacerse es conocer en profundidad el mercado al que se dirige la empresa. ¿Cuáles son las tendencias más destacadas del momento? ¿Qué previsiones se manejan para los próximos trimestres? ¿Cuáles son las preferencias de los consumidores? Se trata de preguntas básicas que los managers o responsables de la empresa deben poder responder a su plantilla.

4. Potenciar la formación del capital humano

Desde luego, la formación es una de las variables que más influyen en la gestión del capital humano. Y con esto no nos referimos solamente a que los departamentos de RR.HH deban contratar a los profesionales mejor cualificados.

También puede interesarte:  Cómo solicitar la baja por maternidad

No hay conocimiento técnico que no pueda quedar desfasado con el paso del tiempo, por lo que la empresa debe promover el aprendizaje continuo de sus trabajadores.

Gestionar la formación es uno de los apartados que más energías pueden consumir a los profesionales de Recursos Humanos, contando con el hándicap añadido de que quizá la opción formativa impuesta a los trabajadores no resulta tan efectiva como se deseaba.

El software LMS Learning de Bizneo HR transfiere a los empleados la administración de su formación y les permite escoger entre múltiples opciones gracias a su amplia base de datos.

Control de un plan de capacitación de personal

La herramienta LMS Learning también permite centralizar la gestión del capital humano y todo lo relacionado con la formación de los empleados, en tanto los cambios que estos introducen en sus perfiles quedan automáticamente reflejados en las bases de datos de la empresa.

Además, esta aplicación ayuda a valorar qué carencias formativas conviene resolver con mayor urgencia y da una imagen mucho más completa del potencial de la plantilla.

Software para el desarrollo formativo de tus empleados Crea planes de formación y desarrollo para tus empleados.

5. Apostar por la consumerización

Consumerizar es un “palabro” todavía no aceptado por la RAE pero que gana peso en la estrategia de los departamentos de RR.HH. En líneas generales, se trata de mejorar la experiencia de los empleados en la empresa, aplicando criterios que tradicionalmente se asociaban con la atención a los clientes.

Por supuesto, existen muchos condicionantes que pueden hacer que la valoración de los trabajadores sea más o menos positiva. Una de las mejores técnicas para reforzar su satisfacción es introducir tecnologías que faciliten su trabajo y faciliten las estrategias para capital humano.

Junto con herramientas ya comentadas como LMS Learning o el portal del empleado, las empresas pueden implementar soluciones como el software de encuestas a empleados de Bizneo HR. Este sistema permite realizar todo tipo de consultas entre los trabajadores, recabando sus opiniones y convirtiéndolas en acciones que hagan más confortable su jornada laboral.

preguntas software de encuestas

Los sondeos pueden personalizarse al máximo, a fin de recabar información muy sensible y que difícilmente saldría a relucir en público. La confidencialidad de las respuestas está garantizada y los empleados se sienten mejor atendidos por la empresa.

6. Impulsar el coaching

Es otra de las tendencias que cotizan al alza en materia de gestión de capital humano en las empresas. El coaching es una estrategia para capital humano que ayuda al desarrollo profesional de los empleados que parte de la idea de la mejora continua e incorpora la figura del coach o entrenador.

El coach es, por lo general, un profesional de acreditada experiencia en el sector que, además, cuenta con las herramientas didácticas apropiadas para guiar a otros trabajadores.

Las empresas tienen la posibilidad de contratar servicios externos de coaching o pueden ceder esta responsabilidad a los mejores efectivos de su plantilla, siempre cuando se considere que están preparados para ello. En este último caso, la técnica se conoce como mentoring y suele utilizarse para integrar más rápidamente a un empleado que acaba de ser contratado.

7. Motivar al capital humano de la empresa

La capacidad para motivar a los empleados y mantener este entusiasmo a largo plazo es una de las cualidades más deseables en cualquier líder. Se trata de una cuestión con múltiples artistas, como el estado de ánimo de los trabajadores, las perspectivas de éxito de los proyectos, las posibilidades de promoción interna o la propia satisfacción laboral de los profesionales con su puesto de trabajo.

Como ya hemos adelantado, las compañías pueden reforzar la motivación de sus trabajadores de diferentes formas. Una de las más recurrentes es el reconocimiento de los logros profesionales con un buen plan de incentivos en base al desempeño.

Guía reconocimiento laboral

Para implementarlo con el máximo rigor posible, las empresas pueden servirse de la información facilitada por el software de evaluación del desempeño de Bizneo HR que hemos analizado más arriba.

8. Mejorar el Engagement del capital humano

El Engagement laboral puede definirse como el grado de vinculación de un empleado con la marca para la que trabaja. Esto supone un paso más que la mera profesionalidad que se le presupone a cualquier trabajador, puesto que este se identifica con los valores de la empresa, hace suyas sus metas y se compromete al máximo con los proyectos en que participa.

Mejorar el Engagement de los trabajadores no solo repercute en su rendimiento laboral, sino que tiene una larga lista de beneficios para la empresa. De entrada, los profesionales más comprometidos tienen menos ausencias y optimizan mucho más el tiempo que pasan en la oficina.

Por si ello fuera poco, también se muestran más fieles a la marca, que puede retener así el mejor talento e, incluso, atraerlo (al crear una imagen de marca empleadora).

¿CÓMO MEDIR EL POTENCIAL??
6 claves para saber cuánto talento puede desarrollar un empleado

9. Alinear los intereses del trabajador y la empresa

Ahondando en lo expuesto en el apartado anterior, cuando el empleado siente que los intereses de la empresa son también los suyos, la productividad no tardar en repuntar.

Las compañías no pueden vacilar a la hora de explicar en detalle los proyectos que van a impulsarse o el sentido de cada una de sus acciones. Así, los trabajadores podrán comprobar con mayor nitidez cómo la mejora de una determinada variable del negocio puede repercutir en su propio bienestar.

El portal del empleado de Bizneo HR puede ser un buen canal de comunicación para facilitar información sobre las iniciativas corporativas, al tiempo que también sirve para esclarecer cualquier duda que pueda tener el trabajador al respecto.

Evidentemente, las encuestas de satisfacción y clima laboral son otro poderoso recurso, en este caso, para comprobar si, efectivamente, se han alineado los intereses de la empresa y los de los empleados.

10. Fomentar el liderazgo

Un buen líder es capaz de guiar a su equipo hasta metas muy ambiciosas y hacerlo, además, sin quebrantar el compromiso y la satisfacción de los trabajadores. La clave, como ya hemos visto, es su capacidad para motivar a los profesionales, pero hay mucho más. El liderazgo se observa también a la hora de resolver los problemas que puedan surgir en entornos laborales, así como en el refuerzo de la marca a ojos de los empleados.

El liderazgo tiene mucho que decir en la administración del capital humano, puesto que esta figura está mucho más en contacto con la plantilla que otros responsables del negocio.

software de Recursos Humanos

Dejar un comentario

[1 vez al mes]
[1 vez al mes]