Inicio  ›  Gestión del talento  ›  7 claves para elegir un buen Learning Management System
Gestión del talento

7 claves para elegir un buen Learning Management System

Learning Management System

Te ayudamos a identificar los rasgos de un buen Learning Management System el área de formación de RRHH.

Cada vez hay más empresas dispuestas a apostar por el e-learning para la formación de sus trabajadores. Muchas de ellas confían en plataformas LMS para la capacitación de sus empleados.  Pero, ¿en qué consiste una plataforma LMS? ¿Cuáles son las claves para elegir un Learning Management System adaptado a las necesidades de tu negocio? Y, finalmente, ¿en qué se diferencia un Learning Management System de un Learning Content Management System?

En este artículo respondemos a estas y muchas otras preguntas sobre el mundo del aprendizaje empresarial online.

Qué es un Learning Management System

LMS es el acrónimo en inglés de Learning Management System (o Sistema de Gestión del Aprendizaje, en castellano). Básicamente, un LMS es una aplicación informática que ayuda a administrar y ofrecer cursos online a estudiantes de distintos tipos.

Una de las principales ventajas de un Sistema de Gestión de Aprendizaje LMS es que este nos ofrece la posibilidad de acceder a una gran variedad de recursos formativos en cualquier momento y desde cualquier lugar. Simplemente con tener una conexión a internet, tus empleados podrán revisar contenidos, comunicarse con tutores y profesores, examinarse y mucho más.

Más allá de su función tradicional, actualmente las plataformas LMS son una opción formativa muy útil para empresas y otras instituciones no estrictamente educativas. Es decir, para entidades y compañías (por ejemplo) que apuesten por el desarrollo y crecimiento interno de sus empleados.

Herramientas de un Learning Management System

En líneas generales, toda plataforma LMS debería ofrecer determinadas características para el desarrollo de planes de formación lo más completos posibles para los empleados y alumnos. Entre otros, un buen Learning Management System contará con las siguientes funcionalidades: 

Registro en el Learning Management System

Una de las funciones básicas de un Learning Management System es la de incluir un registro, tanto de profesores como de alumnos. En cuanto a este primero incluirá: los datos personales del tutor y su formación (por ejemplo, si imparte un curso de seguridad laboral, qué capacitación tiene para hacerlo). Así como las formaciones activas y de las que es responsable en ese momento.

Respecto al registro de alumnos, en él figurarán también los datos personales de los mismos –nombre, apellidos, dirección y otra información relevante para comunicarse con ellos–, los cursos a los que se ha matriculado cada estudiante, estado del proceso de aprendizaje, evaluaciones y demás.

Listado de formaciones

El Learning Management System deberá incorporar también un listado de las formaciones detalladas que se han implementado y que actualmente se encuentran activas en la compañía. A cada una de ellas, además, le corresponderá una ficha que contendrá la siguiente información básica: nombre del curso, descripción y objetivos, requisitos de acceso, modalidad, materiales, número de plazas, fechas de inscripción, duración del curso, y similares.

Biblioteca digital del Learning Management System

El objetivo de la biblioteca digital del Learning Management System es proporcionar una colección en línea de recursos educativos digitales relacionados con las formaciones que se encuentren en la plataforma LMS.

Estos recursos pueden ser de muy diverso tipo. Por ejemplo, un taller formativo puede incluir desde vídeos de ejemplo, clases pre-grabadas, tests, infografías y otros recursos gráficos, libros electrónicos, guías, etcétera.

Sistema de seguimiento

Todo buen Learning Management System debe disponer de una herramienta de seguimiento cuyo objetivo será el de monitorear el progreso educativo de los trabajadores. Desde el inicio del curso hasta el final. Algo muy útil para garantizar que el empleado se encuentra preparado y cuenta con la capacitación necesaria para dar el próximo paso en la empresa.

Otro de los puntos clave del sistema de seguimiento es que incluya un apartado de evaluación relacionado con el propio Sistema de Gestión de Aprendizaje elegido por la empresa. Para saber la percepción del usuario y sus carencias y fortalezas.

Mecanismos de evaluación y autoevaluación

A través de evaluaciones y autoevaluaciones los alumnos pueden medir su nivel de aprendizaje. En un entorno virtual, donde no existe el contacto directo entre alumno y profesor, las evaluaciones son incluso más importantes que en los cursos presenciales.

No obstante, no basta con realizar evaluaciones propias, sino que es conveniente que el jefe de equipo o responsable conozca las habilidades y disfuncionalidades de las personas que se encuentran a su cargo. En cualquier caso, las autoevaluaciones también tienen otra función: la de motivar al empleado.

Generación de informes

Los informes de desempeño y evaluaciones de desempeño son una herramienta fundamental para medir, a través de estadísticas y gráficos, el rendimiento de los procesos de aprendizaje.

Esto permite a los responsables y departamentos de Recursos Humanos reducir el sesgo y mejorar la toma de decisiones. Además, conocerán mejor a su plantilla, de manera que podrán implementar políticas y planes encaminados a favorecer su bienestar y necesidades formativas dentro de la compañía.

También puede interesarte:  ¿Sabemos reconocer el talento en la empresa?

Otras de las ventajas de utilizar evaluaciones de desempeño son que permiten identificar el talento clave en la organización, disminuir la incertidumbre de los empleados, ofrecer un feedback documentado, fomentar los valores corporativos y gestionar el cambio.

7 características de un buen Learning Management System 

Para poder satisfacer las necesidades de formación de cualquier tipo de negocio, además de los elementos comentados en el apartado anterior, un Learning Management System debe cumplir con los siguientes requisitos:

Adaptabilidad y escalabilidad

Un buen software LMS debería ser capaz de adaptarse a nuestras necesidades y de escalarse –es decir, deberíamos poder adaptarlo en procesos de distinto tamaño– a medida de que nuestro negocio vaya expandiéndose.

Por ejemplo, si tiene limitado el campo de los recursos –por número o por tipo de recurso que se puede incluir en la plataforma de Learning Management System– o el del número de registros que se pueden incluir, acabará limitándonos a medio o largo plazo.

Facilidad de uso

Un buen Sistema de Gestión de Aprendizaje debería ser adecuado para todos los niveles de aprendizaje. Es decir, debería ser intuitivo y fácil de manejar para sus usuarios, que podrán desplazarse por él con toda naturalidad y sin necesidad de contar con habilidades informáticas avanzadas.

Función multiplataforma

Es fundamental que los estudiantes puedan formarse a través de cualquier tipo de dispositivo, dispositivos móviles incluidos. Para ello, la plataforma o Learning Management System deberá cumplir con el protocolo responsive, que se refiere justamente a esta característica.

Esto quiere decir que el contenido podrá verse de manera correcta en los soportes comentados. O sea, que se adaptará a los requerimientos de visualización –tamaño, aspecto, distribución– propios de cada uno de estos dispositivos.

Soporte del Learning Management System

Un buen Sistema de Gestión de Aprendizaje debería ofrecer a sus clientes un servicio de soporte y apoyo de alta calidad y cercanía humana. Es decir, una herramienta que permita ponerse en contacto con el soporte técnico –incluso hablar en tiempo real a través del teléfono o de un chat integrado, por ejemplo– y resolver las dudas rápidamente.

Integración y uso de estándares

Un punto básico e irrenunciable del LMS debe ser su capacidad para integrarse con otras aplicaciones de gestión empresarial. En el caso del software de Bizneo HR la plataforma ofrece diferentes soluciones modulares capaces de interactuar a la perfección y mejorar diferentes campos y funciones de un departamento de Recursos Humanos –desde las evaluaciones hasta el control horario–.

Seguridad

Para que los datos de tus usuarios estén protegidos es importante que elijas un Learning Management System con protocolos avanzados de cifrado y a prueba de bugs y otro tipo de errores en general. Además, resulta fundamental que establezcas reglas y controles que determinen qué personas pueden acceder y ver determinas evaluaciones, información, etcétera.

Asegúrate de que el que escojas, asimismo, cumpla con la normativa vigente de protección de datos en España.

Generación de informes

Es importante que tu LMS sea capaz de generar automáticamente informes que te ayuden a supervisar el rendimiento de cursos y usuarios. Además, esto te ayudará a conocer las nuevas necesidades y a tomar mejores decisiones.

Learning Management System o LCMS, ¿qué elijo?

Llegados a este punto, es posible que los reclutadores hayamos escuchado hablar de los Learning Content Management System y estemos pensando en implementar uno a nuestra compañía. Sin embargo, ¿qué les diferencia de las plataformas LMS? ¿Por qué elegir uno u otro?

¿Qué es un LCMS?

LCMS es el acrónimo en inglés de Learning Content Management System, que en castellano podría traducirse como Sistema de Gestión de Contenidos de Aprendizaje. Un LCMS es un software que se utiliza para dos funciones distintas y complementarias:

  1. Crear el contenido de un programa de educación.
  2. Gestionar el aprendizaje.  Esto incluye la administración, distribución y evaluación de todas las diferentes actividades que forman parte del programa educativo.

En cuanto a su capacidad de crear y almacenar contenidos, podemos decir que los LCMS forman parte de la familia de los CMS, o Content Management Systems. En cuanto a su capacidad de gestionar todas las fases del aprendizaje online, los LCMS funcionan como un Sistema de Gestión de Aprendizaje LMS.

LMS vs LCMS: función

La principal diferencia entre los LMS y los LCMS es que los primeros se centran exclusivamente en la gestión del proceso de aprendizaje, mientras que los segundos se dirigen también a la creación y almacenamiento de contenidos.

Básicamente, la clave de las diferencias entre estos dos tipos de plataformas se encuentra en la letra “c”, que significa “contenido” y que aparece solamente en el acrónimo LCMS. 

La mejor forma de elegir el tipo de plataforma más indicado para tu negocio será identificar qué aspecto tiene mayor peso para tu empresa: la administración o la generación de contenido educativo.

LMS vs LCMS: complejidad

La segunda diferencia que podemos observar entre estos dos tipos de software es de cara a su complejidad: las herramientas LCMS son normalmente más complejas porque implican el desarrollo de un proceso editorial destinado a controlar la calidad de los recursos almacenados.

LMS vs LCMS: destinatarios

En tercer lugar, LMS y LCMS se diferencian por el público al que van dirigido. Por ejemplo, la creación de contenidos educativos digitales –propia de las plataformas LCMS– es un trabajo reservado a dos categorías de profesionales:

  • Profesionales con experiencia docente, que conocen la materia a enseñarse en profundidad.
  • Profesionales con perfil técnico, especializados en plasmar los contenidos educativos en una variedad de formatos multimedia (audio, video, ebooks, podcasts, etcétera).

Por otra parte, los softwares LMS van dirigidos más a personas cuya responsabilidad es gestionar los procesos de aprendizaje. Forman parte de esta categoría los responsables de formación y los coordinadores didácticos.

Dejar un comentario.