Inicio  ›  Estrategia y Analytics  ›  ¿Cómo optimizar tu cuadro de mando en RRHH?
Estrategia y Analytics

¿Cómo optimizar tu cuadro de mando en RRHH?

En un departamento en el que existen diferentes objetivos y competencias, saber cómo optimizar el cuadro de mando en RRHH se convierte en un desempeño esencial.

¿Qué es un cuadro de mando en RRHH?

En los tiempos actuales, la gestión por competencias se ha convertido en uno de los principales obligados en el seno de cualquier empresa, siendo esta una función que recae especialmente sobre el departamento de recursos humanos.

Un área cuyos objetivos se concentran en torno al llamado cuadro de mando integral (CMI), una herramienta encargada de la gestión empresarial a través de la evolución de la actividad, los objetivos, las perspectivas a corto, medio y largo plazo o el desarrollo de una estrategia corporativa que mida todos los aristas de la compañía.

También conocido como balanced scorecard, el cuadro de mando, complementado con capacidades analíticas, se convierte en el mejor aliado para todas las empresas sin importar su tamaño, siendo especialmente recomendable para PYMES.

¿Cómo optimizar un cuadro de mando integral?

Una vez somos conscientes de la importancia del CMI, será bueno saber las diferentes estrategias aplicadas a las perspectivas de cualquier empresa:

Perspectiva financiera

Esta hace alusión a todas las cuestiones relacionadas con presupuestos, gastos y beneficios, apoyándose en aliados como un plan financiero anual.

Perspectiva del cliente

No nos engañemos: las estrategias de una empresa siempre estarán enfocadas a un producto final que habla por la propia compañía. De ahí que la relación con el cliente, el trámite de venta pero, especialmente, un valor añadido conformen una de las estrategias esenciales.

También puede interesarte:  Nuevos indicadores en la gestión del talento humano: la Candidate Experience

Perspectiva de procesos

Una vez contamos con el control financiero y el feedback del cliente, gestionar el funcionamiento interno de una empresa y sus muchos procesos se convierte en uno de los objetivos clave a la hora de medir la productividad y eficacia del capital humano y su nivel de satisfacción.

Perspectiva de desarrollo y aprendizaje

Un talento satisfecho es un talento comprometido, algo de lo que cada vez se han percatado más empresas. Una perspectiva que si bien requiere de aspectos como un buen sueldo y condiciones estables, también se apoya en un factor emocional a potenciar en el equipo en forma de evaluaciones, charlas, talleres de habilidades comunicativas o incluso sesiones de mindfulness.

Todas estas perspectivas conforman un mapa estratégico en el que cada una de las partes alimenta a otro. Solo el control de todas ellas nos permitirá optimizar correctamente nuestro cuadro de mando integral.

¿Cuentas con un cuadro de mando en tu empresa?

Dejar un comentario.