Inicio  ›  Gestión del talento  ›  Qué es el Performance Management y por qué aplicarlo en tu empresa
Gestión del talento

Qué es el Performance Management y por qué aplicarlo en tu empresa

Qué es el performance management

Apostar por el Performance Management como método de medición es la mejor opción para empezar a construir el futuro estratégico de nuestra compañía. Para que funcione, debemos asegurarnos de que la cultura de la empresa apuesta por la comunicación y el diálogo.

La definición de Recursos Humanos tradicional no hablaba de Performance Management sino de un área de gestión ocupada de reclutar y despedir empleados.

En la actualidad, los Recursos Humanos han conseguido integrarse dentro de la estructura organizativa de la empresa para consolidarse como un área clave para alcanzar los objetivos globales de la empresa. Incorporar el Performance Management en la gestión de personas significa fijar indicadores que puedan medir el desempeño de este departamento dentro de la empresa.

Qué es el Performance Management

El Performance Management es un método de gestión de rendimiento de los empleados que nos permite evaluar, entre otros parámetros, su coste y su calidad. Este modelo de persigue llegar a unas metas previamente marcadas. En otras palabras, el Performance Management consiste en medir el desempeño de un trabajador dentro de unos objetivos para tomar decisiones sobre cómo hacer que mejore o recompensar su talento y valía.

Para poder aplicar estas nuevas técnicas de gestión es muy importante hacer un seguimiento continuado, así como recibir feedback periódicamente de todas las partes implicadas en la evaluación. Es durante este proceso de monitorización cuando más aprenderemos para mejorar el futuro de la compañía aplicando los cambios necesarios.

Por otra parte, es primordial asegurarse de encontrar un método para medir todas las variables pues, como dijo Peter Druker “lo que no se puede medir, no se puede mejorar”. Así, debemos conseguir que todas las variables se expresen con datos reales que permitan valorarlos de forma objetiva.

Título de la imagen

De la evaluación del desempeño al performance management

Puede parecer que el Performance Management y la Evaluación de Desempeño son lo mismo, pero en realidad tienen grandes diferencias que son las que están haciendo que la mayoría de las empresas apuesten por el Performance Management.

Mientras que la evaluación de desempeño dos aportará datos puramente productivos, el Performance Management es una conversación mucho más profunda donde debemos obtener datos que evalúen no solo el desempeño de las personas, sino también la cultura de la organización, los valores o el talento.

Así, el objetivo último del Performance Management es conseguir concretar con las personas de la organización para crear un entorno en el que estas puedan dar lo mejor de sí mismas.

Los KPI del Performance Management

El primer paso para empezar a aplicar el Performance Management de forma exitosa es sentarse a pensar para plantear las preguntas correctas. Sus correspondientes respuestas deben permitirnos establecer las estrategias a largo plazo sobre las que se construirá el futuro de la compañía.

En ellas buscamos conocer qué está funcionando, qué gastos son innecesarios, o a qué riesgos nos enfrentamos próximamente.

Si bien no existe una fórmula mágica aplicable a todas las empresas, sí encontramos una serie de indicadores que, por lo general, se puede aplicar a cualquier tipo de organización, siempre acompañadas de otras preguntas más concretas que se ajusten de forma personalizada a la actividad y necesidades de nuestra empresa.

Estos KPI más comunes dentro del Performance Management son:

  • Media de absentismo.
  • Nóminas.
  • Índice de accidentalidad.
  • Ratio de rotación de personal.
  • Desarrollo personal.
  • Tipo de contratos que aplicamos.
También puede interesarte:  7 consejos para mejorar la productividad laboral en tu empresa

Beneficios del Performance Management

La principal ventaja de aplicar el Performance Management es tener a disposición un método de gestión corporativa de alto valor, lo cual se traduce en contar con una mejor descripción de los procesos internos, así como una buena base de conocimiento a partir de la cual poder prever las necesidades futuras de la organización.

Así mismo, el Performance Management nos permite una mejor gestión de los recursos de la empresa, así como una optimización de los flujos de trabajo para avanzar hacia un modelo de empresa más eficiente.

Los beneficios más destacables de este método de gestión son:

  • Eficiencia.
  • Competitividad.
  • Mejor toma de decisiones.
  • Rentabilidad.
  • Plan de desarrollo.

Cómo implementar una estrategia de Performance Management eficaz

Para asegurarnos de crear una estrategia de Performance Management exitosa debemos seguir los siguientes pasos:

Análisis

Debemos definir el estado actual de la compañía y planificar hacia dónde queremos llevarla, planificando al detalle las tareas a realizar, los procesos, las personas que se implicarán dentro de cada proceso y finalmente, los métodos de monitorización.

Diseño

Partiendo del previo análisis y teniendo en cuenta los recursos disponibles, debemos diseñar los nuevos procesos.

Ejecución

Ahora, debemos aplicar los nuevos procesos definidos previamente para testarlos, detectar posibles fallos y corregirlos.

Evaluación

A medida que avanza el proceso, debemos medir para ver si estamos cumpliendo con los objetivos planteados al principio.

Optimización

Una vez contemos con los resultados, podremos detectar nuevas áreas de mejora para mejorar el proceso.

Tanto en la primera parte de análisis como en la de evaluación será clave contar con las herramientas que nos permitan realizarlos de la manera más asertiva y automatizada posible. Es el caso del software de evaluaciones de Bizneo HR que, entre otros, permite:

  • Analizar en profundidad el desempeño de los empleados y la eficacia de los procesos.
  • Generar informes de ese desempeño para mejorar la toma de decisiones.
  • Hacerlo de manera objetiva, sin sesgos.
  • Estandarizar y agilizar el proceso, con el consiguiente ahorro de costes operativos.
Título de la imagen

Más allá de las evaluaciones, la empresa también cuenta con un LMS (Learning Management System) que permite medir más concretamente la eficacia específica de las formaciones.

El nuevo Performance Management

Las nuevas tendencias del Performance Management apuntan a crear un canal de diálogo más que una evaluación anual. Así, los trabajadores deben ser partícipes del proceso para entender que son ellos la pieza fundamental de la compañía a partir de la cual se deben construir el resto de los elementos.

Estas son las tendencias que marcarán el Performance Management durante los próximos años:

Feedback

Debemos normalizar las conversaciones entre responsables y empleados para que todos se sientan seguros y puedan expresar libremente su opinión tanto de los aspectos negativos como de los positivos.

Proceso más que evaluación

Quitar al Performance Management el estigma de ser una especie de examen es clave para que el empleado lo vea como una oportunidad de mostrar su desempeño de forma continuada. Así mismo, los profesionales de Recursos Humanos deben entenderlo como un proceso de observación del que obtener datos y no como una evaluación al rendimiento de los trabajadores.

Personalización

En lugar de tender a uniformizar todos los procesos, lo que debemos buscar es conocer y entender a todos los trabajadores para ayudarlos a encontrar el camino adecuado para desarrollar su propio potencial y talento, siempre respetando los factores en los que el trabajador se sienta cómodo.

Disociar el salario del Performance Management

Las mediciones obtenidas dentro de este programa de gestión no deben influenciar la compensación económica de los empleados pues que este método puede afectar al trabajo en equipo. Si el salario se fija en función al desempeño individual, cada empleado velará por sí mismo en lugar de buscar el bienestar del equipo.

Coaching

Integrar este tipo de formaciones dentro de la cultura empresarial es una gran oportunidad para enseñar a los empleados a gestionar su propio talento.

Dejar un comentario.