Inicio  ›  Selección de talento  ›  Contrato en Prácticas | TODO lo que tienes que saber
Selección de talento

Contrato en Prácticas | TODO lo que tienes que saber

contrato en prácticas

El objetivo fundamental del contrato en prácticas es que los recién titulados se incorporen al mercado laboral y adquieran experiencia en aquello para lo que han estudiado.

El contrato en prácticas está enmarcado dentro de los contratos formativos que recoge el Estatuto General de los Trabajadores en su artículo 11. Es una buena opción para los jóvenes que acaban de terminar sus estudios, pero que no tienen experiencia.

También lo es para las empresas, porque se pueden acoger a una serie de bonificaciones. ¿Quieres saber qué requisitos debe reunir un contrato en prácticas? ¿cuánto puede durar? O ¿qué diferencias existen entre un contrato en prácticas y una beca?

Si quieres conocer todos los tipos de contrato que existen no te pierdas ESTE ARTÍCULO.

Qué es un contrato en prácticas

Un contrato en prácticas es el documento, firmado por el empresario y el trabajador, cuyo objetivo es dotar al empleado de experiencia profesional acorde a los estudios que ha cursado.

Contrato en prácticas vs beca

La principal diferencia entre el contrato en prácticas y la beca es que el primero es un contrato laboral para las personas que posean un título universitario o de formación profesional, mientras que la segunda es un convenio de cooperación exclusivo para estudiantes.

En la beca, el acuerdo tiene que firmarlo el centro educativo, la empresa y el estudiante. En el contrato en prácticas solo será necesaria la rúbrica del empleado y de la entidad.

Por lo tanto, la beca se produce mientras se continúan los estudios. En cambio, el contrato de prácticas se podrá formalizar si no han pasado más de cinco años desde la finalización de los estudios –serán siete años si la persona tiene una discapacidad-.

La jornada laboral en las becas suele ser de cuatro o cinco horas diarias y su duración habitual es de seis meses. La jornada del contrato en prácticas suele ser completa y la duración del contrato no puede ser inferior a seis meses ni superior a dos años.

En cuanto al sueldo, el de la beca vendrá determinado en el convenio y en el contrato de prácticas también lo fijará el convenio, pero no podrá ser inferior al 60% del Salario Mínimo Interprofesional durante el primer año, ni inferior al 75% en el segundo año. En ambos se cotiza a la Seguridad Social.

El objetivo de la beca es que el estudiante tome contacto con el mercado laboral y aprenda a desempeñar lo aprendido en clase de una forma práctica. El propósito del contrato de prácticas es que este conocimiento le sirva de trampolín para incorporarse al mercado laboral.

Si quieres saber más sobre la contratación de personal no te pierdas ESTE ARTÍCULO.

Requisitos del contrato en prácticas

Las dos partes tienen una serie de deberes que cumplir:

Obligaciones del trabajador

  • Estar en posesión de un título universitario, de formación profesional o un certificado de profesionalidad
  • No haber trabajado con un contrato en prácticas más de dos años -bajo la misma titulación- para otra empresa o para la misma empresa, ni en la misma entidad para idéntico puesto de trabajo, aunque en el contrato reflejen otra titulación. El empresario podrá conocer esta información solicitándola al Servicio Público de Empleo (SEPE). Si este ente público no responde en un plazo de 10 días, la empresa queda libre de toda responsabilidad
  • Una vez obtenido el título, no podrán pasar cinco años o más para formalizar este tipo de contrato. Si el trabajador tiene una minusvalía, el plazo se amplía hasta los siete años máximo. Si el empleado es menor de 30 años no se tendrá en cuenta el tiempo que ha pasado desde la obtención del título
  • El empleado está obligado a entregar a la empresa una fotocopia del título que le permite firmar el contrato en prácticas

Obligaciones de las empresas

  • Ubicar al empleado en un puesto acorde a sus estudios. La categoría profesional deberá estar en consonancia con la titulación presentada por el trabajador
  • Esta relación entre la titulación y el puesto consiste en que el empleado pueda poner en práctica uno o varios conocimientos teóricos. No es necesario que desempeñe todo lo estudiado en la carrera pues habrá labores que requieran más experiencia o que la empresa prefiera dejar en manos de su propio personal laboral.
  • No contratar en prácticas a una persona que previamente haya estado en esa empresa realizando el mismo trabajo.
  • Exigir al empleado la fotocopia del título que acredita que puede realizar prácticas profesionales.
También puede interesarte:  Contrato de trabajo: tipos, regulación... ¡y mucho más!

El periodo de prueba

  • El periodo de prueba de un contrato en prácticas no puede ser superior a un mes, si la titulación del empleado es formación profesional de grado medio o un certificado de profesionalidad de nivel 1 o 2.
  • Tampoco podrá ser superior a dos meses si el trabajador posee un título de formación profesional de grado superior o un certificado de profesionalidad de nivel 3.
  • Si es titulado universitario, no podrá ser superior a seis meses.

Una vez firmado el contrato, por ambas partes, el empresario está obligado a entregarlo en el Servicio Público de Empleo (SEPE) en un máximo de diez días hábiles.

La retribución en el contrato en prácticas

El salario de un trabajador con un contrato en prácticas será el que estipule el convenio colectivo de la empresa, pero nunca podrá ser inferior al Salario Mínimo Interprofesional (SMI). Si en este convenio no se hiciera referencia a una cantidad concreta, se seguirá la siguiente norma: el primer año, el sueldo no podrá ser inferior al 60% del SMI y el segundo año no podrá ser inferior al 75%.

Las cifras anteriores son las recogidas para las jornadas laborales a tiempo completo. Si, por ejemplo, un trabajador firma un contrato en prácticas a tiempo parcial, se calculará con una simple regla de tres.

El derecho a las vacaciones en el contrato en prácticas

En el contrato en prácticas, el trabajador tiene los mismos derechos a vacaciones que cualquier otro empleado. Por lo tanto, le corresponderán 30 días naturales o 22 días laborables por año trabajado, según el convenio empresarial. Únicamente habrá que calcular los días que le corresponden en función del número de días que lleve trabajando en la entidad.

La empresa puede fijar unos periodos para que los empleados escojan sus vacaciones, pero deberán notificárselo al menos con dos meses de antelación.

Duración del contrato en prácticas

El contrato de prácticas no podrá ser inferior a seis meses ni superior a dos años. Si el empleado está de baja durante un tiempo o si decide no continuar en esa empresa, el cómputo de duración del contrato en prácticas se interrumpirá.

Extinción del contrato en prácticas

El contrato en prácticas se extinguirá cuando llegue el día estipulado en el contrato. Si llegada esa fecha, el empleado continúa desempeñando su labor en ese puesto de trabajo, pasará a ser indefinido.

No obstante, puede finalizarse antes si, el trabajador o el empresario, así lo deciden. Para ello, tendrán que dar un preaviso de 15 días a la otra parte, siempre que el contrato tenga una duración superior a un año.

¿Qué ocurre si no realizan este preaviso? Si el incumplimiento lo realiza el trabajador se le descontarán 15 días de sueldo. Si es el empresario el que no lo hace, tendrá que pagarle los 15 días en concepto de indemnización.

Bonificaciones del contrato en prácticas para la empresa

Las empresas tienen derecho a los siguientes beneficios económicos:

Se le reducirá el 50% de la cuota que tiene que pagar, por el trabajador, a la Seguridad Social siempre que el contratado en prácticas tenga menos de 30 años o menos de 35, si tiene una discapacidad del 33% o superior.

Se le reducirá el 75% de la cuota de la Seguridad Social si se contrata a un trabajador que estaba realizando prácticas.

Si se pasa de un contrato en prácticas a uno indefinido, se descontará de la cuota a la Seguridad Social que paga la empresa 500 euros anuales durante 3 años si el contratado es un hombre, o 700 si es una mujer.

Se le reducirá la cuota íntegra a la Seguridad Social si cumple una de las condiciones anteriores y el trabajador forma parte del Sistema Nacional de Garantía Juvenil –fichero europeo en el que jóvenes se apuntan de manera voluntaria y pueden acceder a ofertas laborales acordes a la titulación estudiada–.

Ejemplo de contrato en prácticas

Si quieres ver cómo es un contrato en prácticas, descarga el modelo que te dejamos a continuación:

ejemplo contrato prácticas


Dejar un comentario.