Inicio  ›  Gestión del talento  ›  Cómo medir la empleabilidad de tus candidatos
Gestión del talento

Cómo medir la empleabilidad de tus candidatos

empleabilidad

Al embarcarnos en un proceso de selección, muchos son los factores que se ponen sobre la mesa para medir el nivel de empleabilidad de los candidatos que se presentan a nuestro proceso. De hecho, para muchos seleccionadores, factores tan superficiales como la vestimenta pueden influir enormemente en la empleabilidad del sujeto.

Tanto es así que, para el 60% de los responsables de selección, el atuendo del postulante determina su aceptación o su descarte. Aun así, el objetivo de un proceso profesional es dejar a un lado los prejuicios y centrarse en las habilidades y conocimientos del entrevistado. Tener una buena impresión del candidato es importante pero nunca debe desbancar el interés por sus capacidades.

Qué es empleabilidad y por qué debemos medirla

Definición de empleabilidad.

La empleabilidad responde a cuatro conceptos distintos, todos ellos muy ligados a las capacidades de un determinado sujeto en un proceso de selección laboral.

La primera definición es “grado de adaptabilidad que demuestra un individuo en la consecución y mantenimiento de un empleo, así como en la actualización de sus competencias profesionales”.

Título de la imagen

La segunda definición es “conjunto de aptitudes y actitudes que favorecen la integración laboral. Posibilidades existentes de encontrar empleo y de amoldarse a un mercado laboral en continuo cambio”.

En tercer lugar, la definición de empleabilidad es “concepto que hace referencia a estrategias pedagógicas que contribuyen a diversificar las alternativas de empleo del sujeto pedagógico y facilitar sus futuras reconversiones laborales. Las estrategias formativas más utilizadas para facilitar las condiciones de empleabilidad del sujeto se refieren al refuerzo y aumento de sus capacidades básicas y de fundamento y al desarrollo de competencias”.

Por último, el concepto de empleabilidad también se entiende como “el conjunto de competencias personales relacionadas con las actitudes, aptitudes y conocimientos básicos que facultan a una persona para poder desempeñar cualquier trabajo”.

¿Por qué debemos medir la empleabilidad?

El mercado laboral complejo y cambiante en el que nos encontramos en la actualidad hace que una gran parte de la población activa se encuentre buscando un empleo.

Esta alta competitividad hace que las empresas tengan que fijarse en distintos factores para seleccionar a un candidato para formar parte de su empresa.

Los estudios oficiales ya no son garantía para obtener un buen puesto de trabajo, por lo que los profesionales de los Recursos Humanos deben entrar a valorar otros aspectos que sí pueden resultar decisivos a la hora de contratar a una persona.  Es decir, no se debe valorar qué conocimientos tiene el candidato, sino que es capaz de hacer con esas competencias dentro del entorno empresarial.

En resumen, para medir la empleabilidad debemos tener en cuenta distintos factores que van más allá del currículo del candidato y que, de hecho, penetran en su ámbito más personal.

Factores de la empleabilidad

Flexibilidad

Buscamos un candidato que sea capaz de afrontar cualquier imprevisto en cualquier momento, y que sea sienta cómodo cambiando de sector o de puesto.

Habilidad social

También conocida como inteligencia emocional, la habilidad social es la capacidad de interaccionar y de influir en los otros. Es saber vender nuestras ideas y vendernos como individuos.

También puede interesarte:  ¿Cuáles son las aptitudes profesionales de los líderes del futuro?

Pasión e iniciativa

El candidato ideal debe ser generoso en cuanto a la colaboración con su equipo pues, ningún trabajador es verdaderamente competitivo sino tiene una gran capacidad de trabajo en equipo.

Adaptabilidad

Lo ideal es dar con un candidato que esté dispuesto y entusiasmado por el cambio a pesar de seguir profundizando en una determinada especialización que ha captado su interés.

Creatividad

Los buenos trabajadores son aquellos que se enfrentan a su día a día manteniendo una actitud positiva que le permite ingeniar nuevas soluciones para todo tipo de problemas que puedan surgir dentro de su jornada laboral.

Competencia digital

Se trata de la capacidad que tiene el empleado para desenvolverse en el ecosistema digital y tecnológico en el que se desarrolla su actividad profesional. No solo hablamos de actividades técnicas, sino de su imagen y reputación en la red.

Liderazgo

Sin duda, el líder que debemos buscar es aquel que valora a su equipo y se apoya en él para crecer profesionalmente. Además, actúa como guía para su grupo de trabajo y los impulsa dar un paso más en su carrera profesional.

Cómo valorar la empleabilidad

El estudio Tendencias de empleo universitario llevado a cabo por el Job Lab CEU-Santander ha medido las habilidades que más influyen en la empleabilidad de un sujeto. Las aptitudes medidas han dado como resultado un ranking donde estas han sido las habilidades mejor valoradas por las empresas:

  • Desenvoltura en distintos idiomas.
  • Capacidad de gestión emocional.
  • Automotivación.
  • Capacidad de negociación.
  • Afán de mejora continua e innovación.
  • Capacidad de toma de decisiones.
  • Ética de trabajo.
  • Habilidades de comunicación y expresión oral.
  • Capacidad de liderazgo.
  • Gestión y manejo del tiempo.

Estas habilidades han destacado pues, las empresas consideran que dotan de valor añadido los perfiles de los candidatos. Tener estas habilidades se traduce en una actitud y predisposición muy favorables para integrarse en un entorno de trabajo competitivo.

Qué habilidades son las más valoradas cambia según el sector en el que se mueva nuestra empresa, así:

  • Las empresas de retail valoran especialmente la gestión del tiempo.
  • El sector de las telecomunicaciones y textil tiene predilección por los candidatos con grandes habilidades comunicativas y de expresión oral.
  • Entre las compañías financieras, las habilidades más demandadas con la comunicación y la capacidad de negociación.
  • El sector medioambiental y energético tiene muy en cuenta la capacidad de liderazgo de sus candidatos.
  • Las aseguradoras, sin embargo, buscan perfiles que destaquen por su gestión del tiempo y sus habilidades comunicativas.
Título de la imagen

Cómo valorar la empleabilidad del candidato a lo largo del proceso de selección

Leer el currículo del candidato ya no es suficiente para garantizar su aptitud para formar parte de nuestra empresa. Por eso, contar con un software de Reclutamiento y Selección como el ATS de Bizneo HR puede ser de gran ayuda para cribar de forma más consciente los perfiles de los postulantes.

Para empezar a medir la empleabilidad de un candidato podemos plantear una serie de killer questions que incidan sobre las habilidades que buscamos para nuestro empleado ideal. De esta forma, podremos cribar de forma automática a aquellos candidatos que no consigan superar el test.

Las principales ventajas de las killer questions del ATS de Bizneo HR son:

  • Recolecta en un mismo lugar la tipología básica de killer questions, desde tipo test hasta cajas de texto para las respuestas de desarrollo.
  • Permite filtrar preguntas y respuestas, de forma que el seleccionador dé fácilmente con el perfil que busca gracias a las respuestas del candidato.
  • Programa descartes automáticos cuando no consigan superar un mínimo de preguntas.
  • Asigna puntuaciones a los candidatos y permite compartirlas con todo el equipo de Recursos Humanos.
  • Minimiza los tiempos asignados para la criba curricular.
  • Facilita la tarea de ordenar y clasificar la información dentro de la base de datos del departamento de gestión de personas. 
Título de la imagen

Dejar un comentario.