Inicio  ›  Gestión del talento  ›  Qué es el empoderamiento empresarial
Gestión del talento

Qué es el empoderamiento empresarial

empoderamiento empresarial

El empoderamiento empresarial es una estrategia de gestión laboral que concede una gran autonomía a los empleados para conseguir mayores niveles de compromiso, motivación y satisfacción.

Mantener elevada la motivación de la plantilla es una de las grandes prioridades de cualquier departamento de Recursos Humanos, así como de los managers de los equipos de trabajo. No se trata de una cuestión sencilla, por cuanto intervienen en ella factores muy dispares y que no siempre proceden del entorno de trabajo. El empoderamiento empresarial o empowerment empresarial es una filosofía de RR. HH. que invita a delegar más y a favorecer el desarrollo de los empleados dentro de la compañía.

La cultura del empoderamiento empresarial

Más que un enfoque metodológico, el empowerment empresarial es una auténtica filosofía de gestión laboral que, correctamente aplicada, mejorará significativamente la manera de trabajar en la empresa. 

Es posible que la transición desde un enfoque tradicional de la administración de los Recursos Humanos hasta el pleno desarrollo del modelo de empoderamiento empresarial no sea fluida ni sencilla. Al fin y al cabo, se trata de cambiar la cultura de la compañía prácticamente desde la base.

Título de la imagen

Por consiguiente, el primer paso para poner esta estrategia en marcha es construir un consenso lo más amplio posible desde la cúpula de la empresa.

A diferencia de otras técnicas de gestión laboral, el empoderamiento empresarial no funcionará si los responsables de los equipos o del negocio no confían en las posibilidades de los empleados o se empeñan en revisar permanentemente su trabajo (como veremos más adelante).

En este sentido, es igualmente necesario sensibilizar a los trabajadores sobre las implicaciones que tiene un mayor grado de autonomía.

Importancia del empowerment en los resultados de negocio

Cuando la cultura del empoderamiento empresarial está debidamente arraigada en la compañía, los resultados no deberían tardar en mejorar. La productividad es la variable que más suele salir reforzada tras la implementación de este cambio en la gestión de los trabajadores. 

¿El motivo? Los empleados se sienten más involucrados con el modelo de negocio y, consecuentemente, se toman sus obligaciones mucho más en serio. Estamos hablando de engagement laboral.

Además, desde un punto de vista psicológico, los profesionales tienden a maximizar su rendimiento cuando sienten que desde la empresa se tiene una gran confianza en su potencial.

Cómo aplicar el empoderamiento empresarial

Como ya se ha adelantado, reemplazar el actual modelo de relaciones laborales en la oficina por una cultura empresarial basada en el empowerment plantea ciertos retos para las compañías.

Implementar las herramientas digitales necesarias para este nuevo sistema de gestión y respetar los pasos imprescindibles dentro del proceso es fundamental para que este culmine con el éxito deseado.

Indicaciones claras para los empleados

Aunque los trabajadores pueden tener un gran interés en disfrutar de mayor libertad dentro de la empresa y en adquirir más responsabilidades, esto no significa que se le pueda trasladar sin más a ese escenario. 

El empleado necesita conocer cuáles serán las implicaciones del cambio y qué es lo que la empresa espera de él, así como sentirse respaldado por los cuadros superiores y tener claro a quién puede dirigirse si necesita apoyo.

Correcta gestión del tiempo

Es uno de los principales obstáculos para el éxito del empoderamiento empresarial. Muchos profesionales tienen dificultades para marcarse horarios y cumplir con los plazos previstos. 

Quizá resulte interesante facilitarles asesoramiento para gestionar mejor su tiempo. Esta problemática también puede vivirse, aunque en menor intensidad, en los niveles superiores de la empresa.

Formación adaptada a las necesidades de cada puesto

Estrechamente relacionado con el paso anterior, el diseño de un plan formativo adaptado a las características de cada cargo es clave para que la transición culmine positivamente.

El software LMS Learning de Bizneo HR permite crear planes formativos totalmente personalizados y orientados a cubrir las necesidades específicas de cada puesto. 

  • Para la empresa, es un sistema que reduce costes y mejora el grado de aprovechamiento respecto a las propuestas formativas convencionales.
  • Para los empleados, se facilita el seguimiento de los cursos y favorece su autonomía.
Título de la imagen

Comunicación y retroalimentación

La mayor capacidad de autogestión no significa que la dirección y los managers se olviden de prestar la debida atención a la plantilla.

Precisamente ahora se hace más necesario habilitar canales de comunicación regulares y privados que permitan resolver dudas y comprobar el grado de cumplimiento de los objetivos previstos

También puede interesarte:  Qué es y cómo evitar el despido nulo

Paralelamente, el trabajador agradecerá disponer de feedbacks que le permitan seguir mejorando. Herramientas como el portal del manager y el empleado agilizan estas comunicaciones.

Título de la imagen

Evaluación y revisión del modelo

Una vez se ha abrazado la filosofía del empowerment y se han puesto en marcha las principales técnicas para facilitar la adaptación a este nuevo entorno, conviene revisar periódicamente que el proceso esté avanzando al ritmo previsto. 

El software de evaluación del desempeño de Bizneo HR ofrece diferentes opciones para calibrar el rendimiento de los trabajadores y constatar, así, cuál ha sido la evolución del mismo desde la implementación del nuevo modelo de gestión.

Este sistema puede personalizarse por completo, evita los sesgos en la evaluación y permite construir planes de carrera con mejores perspectivas.

Título de la imagen

5 ventajas del empoderamiento empresarial

La mayoría de beneficios derivados de la aplicación del empowerment empresarial están relacionados con el incremento de la productividad y la mejora, por tanto, de diferentes parámetros de la actividad de la compañía. No obstante, este nuevo modelo de gestión de los empleados ofrece otras interesantes ventajas para las empresas.

1. Mayor satisfacción laboral

De acuerdo con los datos del informe del Instituto de Política Familiar correspondiente al ejercicio 2018, la mayoría de los trabajadores preferiría disponer de mayor autonomía en el trabajo aunque ello implique tener que administrar mejor su tiempo

En realidad, la demanda de medidas de flexibilidad es una de las tendencias más evidentes en los diferentes estudios sobre el clima laboral en España. El empowerment empresarial responde a parte de estas reclamaciones y, por consiguiente, contribuye a mejorar la satisfacción del trabajador.

2. El empowerment agiliza la toma de decisiones

Cuando los trabajadores carecen autonomía para cumplir sus obligaciones, es frecuente que tengan que consultar a sus más inmediatos superiores de cara a tomar cualquier decisión mínimamente relevante.

A su vez, estos managers pueden tener la obligación –moral o real- de plantear la cuestión a otro responsable del negocio.

De este modo, la toma de decisiones se prolonga mucho más de lo que sería necesario y acaba perjudicando al negocio. Con el empoderamiento empresarial, los empleados pueden decidir bajo su responsabilidad en situaciones que no sean muy sensibles para la marcha del negocio.

Además, al asumir cierto riesgo en sus acciones, estas se plantearán siempre de manera más cuidadosa y reflexiva.

3. El empowerment reduce las tareas de supervisión

El departamento de RR. HH. es uno de los que cumple más funciones dentro de la empresa y una de las que requiere mayor dedicación de efectivos es la supervisión de la plantilla.

Evidentemente, esta tarea no puede dejar de realizarse, pero gracias al empoderamiento empresarial sí que puede acortarse notablemente.

Así, los responsables de Recursos Humanos pueden invertir más tiempo en tareas de mayor valor agregado.

4. Mayor capacidad de retención del talento, clave en el empoderamiento empresarial

Las empresas que conceden una mayor libertad a los empleados son mejor valoradas que las que ofrecen condiciones más rígidas. 

Así se desprende de un exhaustivo estudio realizado por ADP Research en 2017, que confirmó que la libertad horaria y la autogestión se situaban entre los cinco factores más decisivos para seguir en una empresa.

Consecuentemente, las compañías que apuesten más decididamente por el empowerment disfrutarán de una mayor capacidad para retener el mejor talento (y para atraerlo).

Título de la imagen

5. Mejora de la atención al cliente

Pero, ¿qué relación existe entre el empowerment y la mejora de la atención al cliente? En realidad, se trata de una consecuencia lógica. 

La mayor autonomía de los trabajadores permite al resto de departamentos y responsables de la empresa dedicar más tiempo a atender a los clientes. Esto se traduce en un trato más cercano y personalizado con cada consumidor, lo cual contribuye a mejorar su experiencia con la marca.

3 técnicas de empoderamiento empresarial

Es el apartado más complejo de todo el proceso. Cada empresa debe valorar en qué parcelas es posible ceder mayor libertad a los empleados, atendiendo a la posición de cada uno en la estructura de la compañía y al tipo de actividad que se desarrolla.

En cualquier caso, podemos distinguir tres grandes técnicas de empoderamiento empresarial que están presentes en la mayoría de empresas que utilizan empowerment.

1. Delegación y autogestión

Delegar es la principal medida de empowerment que están aplicando las empresas. Se trata de una solución muy efectiva cuando los diferentes departamentos se enfrentan a cierta sobrecarga de trabajo o cuando se desea promocionar a algunos trabajadores. 

Esto solo puede hacerse cuando se tiene una gran confianza en los empleados y se ha confirmado que estos disponen de las habilidades y los conocimientos necesarios para asumir sus nuevas responsabilidades.

2. Responsabilidades compartidas

Es un paso intermedio entre el modelo jerárquico clásico y el pleno empoderamiento empresarial. La empresa cede ciertas parcelas de responsabilidad a la plantilla pero la obliga a trabajar de manera colegiada, consensuando las decisiones más importantes con la dirección o con los responsables previamente asignados.

Esta técnica resulta especialmente recomendable para las pymes, cuyo tamaño permite una colaboración más estrecha entre todas las partes.

3. Rotación

Es una técnica que todavía tiene mucho recorrido por delante pero que se ha hecho relativamente habitual en sectores como el financiero o el tecnológico. 

La lógica de este método es que un mismo trabajador debe desempeñar diferentes funciones dentro de la empresa, no al mismo tiempo, sino rotando periódicamente con otros compañeros.

Este sistema facilita el aprendizaje directo, favorece la adquisición de nuevas destrezas y permite detectar el mejor talento con vistas a promover planes de carrera.

Dejar un comentario.