Inicio  ›  Gestión del talento  ›  Formación  ›  Qué es el coaching ontológico
Formación Gestión del talento

Qué es el coaching ontológico

coaching ontológico

Conocerse a uno mismo y descifrar los obstáculos que nos separan de nuestras metas no es solo útil en nuestra vida personal, sino que resulta de gran ayuda en el entorno laboral. Esta es precisamente la meta del coaching ontológico.

El coaching ontológico es una modalidad del coaching en general que busca detectar y disolver los obstáculos que impiden a las personas abrirse nuevos caminos. La base de esta disciplina la encontramos en el mundo interpretativo y parte de que, para el observador, la realidad es siempre un constructo personal.

Trabajar en esta visión sesgada del individuo puede ser una oportunidad para que nuestros empleados aprendan a contemplar nuevas posibilidades y dibujen metas que les permitan seguir creciendo como profesionales y, por ende, aporten cada vez mayor valor a nuestra empresa.

Qué es el coaching ontológico 

A pesar de que siempre relacionamos el coaching con su variante ejecutiva, la realidad es que dentro de él podemos encontrar distintas vertientes, como es el caso del coaching ontológico.

El coaching ontológico es una herramienta que ayuda a las personas a reflexionar y tomar conciencia sobre qué interpretación están haciendo de su vida. El objetivo: identificar su rango de acción o posibilidades de acción (y mejora) sobre ella.

La clave radica en tener la capacidad de cambiar este punto de observación o punto de vista para ganar una nueva perspectiva sobre el propio ser y cómo influye en el entorno.

Título de la imagen

El fin último del coaching ontológico debe ser ofrecer los recursos necesarios a la persona para que esta decida quién quiere ser y dónde quiere llegar para así identificar su propia definición de la felicidad.

Por lo tanto, para que el proceso sea exitoso, el coachee (persona que contrata al coach), tendrá que aprender a poner en valor sus propias acciones como actos que definen su ser, de forma que, al cambiar sus acciones también cambiará su ser.

Durante las sesiones, el coach llevará a cabo una labor de reconocimiento de la persona para identificar los obstáculos que se oponen entre ella y sus metas. A partir de aquí, el coach intentará motivar al individuo para que haga el ejercicio de cambiar su mirada.

En definitiva, el coaching ontológico es un proceso mediante el cual una persona recibe las competencias necesarias para identificar un obstáculo que le impide alcanzar sus deseos, ya sea en el terreno personal como en el ámbito laboral.

Si a esta formación le añadimos el factor comunitario de sesiones grupales, conseguiremos trabajar también en convivencia y empatía, los pilares de un entorno laboral agradable y productivo.

Orígenes del coaching ontológico

En las últimas décadas, diversas disciplinas como la física cuántica, el pensamiento sistemático, la lingüística o la psicológica han avanzado y aportado nuevos conocimientos que han permitido el desarrollo de una nueva forma de entender la condición humana y todo lo relacionado con su ser: el coaching ontológico.

Por su propia etimología, el coaching ontológico se podría definir como un entrenamiento que trata aquella parte de la filosofía relacionada con la conciencia del ser.

En otras palabras, el coaching ontológico sería un entrenamiento del ser cuyo objetivo no es recibir indicaciones concretas por parte de un entrenador, sino aprender nuevos métodos que nos permitan conocernos y trabajar en nuestras debilidades para construir una versión mejorada de nuestras virtudes.

A pesar de que, durante los últimos años, el entusiasmo por el coaching ejecutivo ha ido creciendo, el desconocimiento hace que se aplique el término de coaching ontológico erróneamente, como un modelo de liderazgo abierto y cercano. De hecho, es todo lo contrario, pues el coaching ontológico es un método con un paradigma totalmente diferente que en ningún caso presiona u ordena ninguna acción al sujeto. 

También puede interesarte:  Cómo mejorar la gestión de capital humano en RR. HH.

De lo que se trata desde su origen es de explorar la propia persona y ayudarla a que se realice preguntas a sí misma para diseñar un plan de acción a largo plazo que le permita conseguir todos los objetivos que se plantee.

Los orígenes de esta disciplina se encuentran en Chile, donde se publica el libro “Ontología del lenguaje”, un manifiesto que plantea las premisas de esta nueva metodología de coaching.

Desde el primer momento, los postulados del coaching ontológico apuntan a un cambio de observador como método para esclarecer los objetivos y definir una estrategia que nos permita evolucionar como personas y alcanzar nuevos desafíos.

Ventajas del coaching ontológico en el trabajo

Como cualquier método destinado a instruir y desarrollar a las personas que forman parte de nuestro equipo, el coaching ontológico es una herramienta ideal para aquellas empresas que buscan alcanzar lo mejor de sus empleados, dándoles el apoyo necesario para entrenar sus habilidades y ampliar sus metas.

Este tipo de coaching es de suma utilidad pues, en función de las necesidades de nuestra compañía podemos aplicarlo tanto de forma individual como en talleres grupales donde, además de recibir instrumentos para autoanalizarse, los participantes desarrollarán la confianza con sus compañeros.

Lo ideal es acompañar el coaching ontológico con otros talleres de coaching como pueden ser el de rol y el de liderazgo, así como el coaching de equipos.

En general, las ventajas de implantar este tipo de formación dentro de nuestra empresa se basan en fomentar la capacidad de afrontar retos de forma eficaz para asumir los desafíos de una economía más compleja donde sus herramientas pueden aportarnos grandes ventajas sobre los competidores.

Utilidades derivadas del coaching ontológico

  • Nos facilita entender y abordar las situaciones desde una perspectiva más clara y definida.
  • Permite que nuestros trabajadores aprendan a integrar sus propios valores, intereses y aptitudes a sus habilidades laborales. De esta forma, fomentaremos que desarrollen sus talentos enfocándolos siempre a conseguir una versión mejorada de su ser y de su identidad como miembros de nuestra compañía.
  • Nos ayuda a potenciar las habilidades sociales y competencias blandas del trabajador, de forma que podremos crear un entorno más favorable al trabajo en el que todos los profesionales se desenvolverán mejor y por lo tanto, serán más productivos.
Título de la imagen

Abre una ventana dentro de cada individuo para ayudarlo a afrontar sus miedos y barreras de forma que puedan construir un camino viable hacia la persona que sean ser, disminuyendo así la tasa de fracaso y frustración.

Los métodos de autoexploración del coaching ontológico ayudan a que las personas conozcan mejor sus hábitos y analicen sus acciones, para descifrar su propio valor. Con esto conseguiremos mejorar en productividad, energía y confianza.

Las sesiones en grupos, además, proveerán a los empleados de unas mejores habilidades de inteligencia emocional que podrán aplicar tanto a su vida personal como a su desempeño profesional, mejorando la convivencia en todos los ámbitos de su vida.

Esta disciplina, además, dota a los empleados de una serie de herramientas que ayudarán a fortalecer su autoestima, lo que conlleva una mayor ambición en los objetivos a largo plazo. Una vez alcanzadas las nuevas metas, incrementará el índice de satisfacción laboral de nuestros empleados pues, descubrirán que construir una mejor versión de sí mismos era posible.

Dejar un comentario.

[1 vez al mes]
[1 vez al mes]