Inicio  ›  Gestión del talento  ›  Cómo calcular el finiquito de un trabajador
Gestión del talento

Cómo calcular el finiquito de un trabajador

calcular finiquito

El finiquito laboral es un documento con el que se acredita que la relación entre empresario y trabajador se ha extinguido. Calcular el importe depende de 6 variables fundamentales.

Calcular el finiquito de un trabajador es un paso clave cuando finaliza la relación laboral entre empresario y trabajador. Una operación en la que la compañía debe liquidar las cantidades que debe al empleado en concepto de salario, vacaciones no disfrutadas, pagas extraordinarias, horas extra y otros. Pero vayamos con más detalle.

Finiquito laboral vs Indemnización

En ocasiones se utiliza finiquito laboral e indemnización como sinónimos, pero no lo son. Solo tienen en común que ambos se cobran cuando finaliza la relación contractual entre la empresa y el trabajador.

El finiquito laboral es un derecho del trabajador formado por todas las cantidades que le corresponden por el trabajo que ha realizado. En cambio, la indemnización es la cantidad con la que la empresa compensará al empleado si el despido es improcedente. Por lo tanto, la indemnización no le corresponde a todo el mundo.

Descubre más datos sobre el despido sin indemnización AQUÍ.

Cómo calcular el finiquito de un trabajador

Para hacer el cálculo del finiquito laboral es importante conocer:

  • Los días trabajados del mes en curso y lo que cobra el empleado por día. De esta manera si multiplicas el salario diario por los días trabajados obtendrás el salario de ese último mes de trabajo.
  • Los días de vacaciones pendientes. Si le quedan 7 días por disfrutar, se multiplicará el sueldo diario por 7 y se obtiene su equivalencia económica.
  • Si el empleado cobra las pagas extras prorrateadas o percibe pagas extraordinarias. En este último caso habrá que calcular la parte proporcional que le corresponde.
  • Si existe alguna otra cantidad que el trabajador no percibió y la empresa debe abonarle como, por ejemplo, alguna comisión.
  • La suma de todas estas cantidades da como resultado el importe del finiquito que le corresponde percibir al trabajador.
  • En el documento del finiquito aparecerán los datos de la empresa y del empleado, la cantidad que se adeuda y la fecha en la que lo firma el trabajador. Cuando una persona solicita una excedencia, también se le entrega el finiquito correspondiente por si no se reincorpora.

6 variables que influyen en el cálculo de finiquito

En el cálculo del finiquito, como decíamos, influyen seis variables distintas que desglosamos con más detalle seguidamente. 

 Salario mensual

Si el empleado permanece en la empresa el último mes completo, para calcular su finiquito habrá que tener en cuenta que la parte de salario mensual que le corresponde es la misma que los meses anteriores. Es decir, si cobra 1.200 euros le pertenece el importe íntegro.

En cambio, si trabaja menos días habrá que hacer una regla de tres para averiguar cuanto le corresponde. Imagínate que ha trabajado 18 días. Habría que decir si por 30 días cobra 1.200 por 18 cobrará 720 euros.

Vacaciones

Para calcular el finiquito del trabajador habrá que valorar las vacaciones. Dependiendo de lo que se haya acordado con la empresa o del convenio colectivo, el trabajador tendrá 30 días naturales de vacaciones o 22 hábiles, e incluso otro número de días.

Si el trabajador ha gastado todas sus vacaciones, no habrá que calcular cuánto tiene que cobrar en el finiquito por este concepto. Si, por el contrario, aún le quedan días por disfrutar, esos días tienen que ser pagados.

Para saber cuántos días le queda hay que volver a hacer una regla de tres. Si por 365 días le corresponde 22 días, por 100 trabajados serían X. En concreto 6 días. Si no ha gastado ninguno, habría que multiplicar esos 6 días por el importe de salario que cobre diariamente. 1.200/30= 40 y después multiplicarlo por 6.

El resultado sería 240 euros. En cualquier caso, y aunque es importante saber realizarlas, te recomendamos automatizar todas estas cuestiones para ahorrar costes operativos.

Título de la imagen

Las horas extra en el finiquito

Las horas extra son otro punto que se tiene en cuenta a la hora de calcular el finiquito de un trabajador –sea cual sea el motivo de despido o, aunque el empleado se vaya de manera voluntaria (solicitando la baja voluntaria, por ejemplo)– tienen que ser abonadas obligatoriamente.

Si dividimos el sueldo entre los 30 días que tiene un mes y posteriormente entre 8 horas diarias –suponiendo que la persona trabaje a jornada completa– obtendremos lo que cobra el trabajador por hora. El pago de la hora extra no puede ser inferior a ese importe. De hecho, el Real Decreto 2001/1983 (Art. 40) señala que, si el empleado realiza horas extras, éstas deberán ser abonadas con un recargo del 75%.

Dicho de otra manera, una vez que hemos calculado el importe por hora que cobra el trabajador, habrá que multiplicarlo por 1,75 y sabremos cuánto hay que pagarle por hora extra.

Si quieres saber más sobre las HORAS EXTRA no te pierdas este ARTÍCULO.

Pagas extra

En el cálculo del finiquito laboral también se incluyen las pagas extra. Si el empleado recibe las pagas extra prorrateadas y ha trabajado el mes completo, no habrá que hacer ningún cálculo. Si ha trabajado solo 18 días, por ejemplo, hay que calcular la parte proporcional que debe cobrar. ¿Cómo? Con una sencilla regla de tres.

El otro supuesto es que cobre dos pagas extras de manera independiente, una en junio y otra en septiembre. En ese caso se calcula el número de días trabajados durante el año. Por otro lado, se divide el sueldo neto mensual entre 365 días. Ese resultado se multiplica por el número de días trabajados.

Anticipos y falta de preaviso, variables para calcular el finiquito

En ocasiones, la empresa ha anticipado dinero al trabajador. Si éste decide irse o si es despedido, debe devolver esta cantidad ya que no ha trabajado para obtenerla y el empresario se la dio de buena fe.

También puede ocurrir que el trabajador no cumpla el preaviso de 15 días que tiene que dar. En este caso, la empresa puede descontarle las cantidades de esos días.

Tipo de despido, clave en el cálculo del finiquito

En función del tipo de despido –procedente o improcedente– habrá que indemnizar con una cantidad u otra al trabajador. Una cantidad que se mostrará también en el finiquito. Si es procedente no le corresponde ninguna compensación económica. Si es improcedente sí.

También puede interesarte:  Cómo redactar una carta de amonestación laboral | Consideraciones legales

En este último caso, la empresa está obligada a indemnizar al empleado con 20 días por año trabajado –si se trata de un colectivo–, con 33 días por año trabajado –si el despido es improcedente y el contrato es posterior al 12 de febrero de 2012– o con 45 días por año trabajado –si es improcedente y el contrato es anterior al 12 de febrero de 2012–.

Cómo calcular el salario que corresponde

Si el último mes, el empleado no lo trabaja completo, hay que calcular cuál es el salario que le corresponde por los días que sí lo ha hecho. Para ello se divide el salario neto mensual entre 30 días que tiene un mes y obtenemos, primero, el sueldo diario. Posteriormente se multiplica ese importe por los días trabajados.

Cómo calcular las vacaciones no disfrutadas

Para calcular el número de días de vacaciones pendientes y su equivalencia económica debemos contar el total de días, hasta la fecha de fin de contrato, que el empleado ha trabajado ese año. Lo siguiente es hacer una regla de tres, es decir, si por 365 días le corresponden 30 días naturales, por los que haya trabajado le corresponderán X.

Una vez que sabemos los días exactos que le corresponden se le restan los días que ya ha disfrutado. Así tendremos las vacaciones que le quedan. A esos días, solo habría que multiplicarlos por el sueldo diario y sabríamos el importe que le pertenece por las vacaciones no disfrutadas.

No te pierdas nuestra GUÍA para calcular las vacaciones no disfrutadas.

Cómo calcular las pagas extra

Habrá que diferenciar entre si el trabajador cobra las pagas extra prorrateadas o no.

Si las cobra prorrateadas, es decir, mensualmente, el último mes tendría derecho a la parte proporcional a los días trabajados. Por ejemplo, si el empleado se va de la empresa o es despedido el 15 de septiembre y todos los meses cobraba por este concepto 200 euros, el último mes ingresará 100 euros.

Si no están prorrateadas, se cobrará la extra de verano en junio y la de navidad en diciembre. Quedaría contar el número de días que ha trabajado en el año y calcular la parte proporcional de paga que le corresponde.

Por ejemplo, si ha trabajado hasta el 15 de septiembre tiene derecho a parte de la paga de navidad. Habría que dividir el salario neto entre 365 días que tiene el año y multiplicar el resultado por los días trabajados. En el caso práctico sería 1.400/365 = 3,83 x 255 = 976,65 euros.

Cómo calcular la indemnización por despido

Calcular esta indemnización varía en función del motivo del despido –si es improcedente se pagan 33 días por año trabajado, si es colectivo o por causa mayor son 20 días por año trabajado–.

Para obtener el importe de indemnización que le pertenece al empleado hay que multiplicar los años trabajados por el número de días por año que le corresponde.

La suma de los importes obtenidos anteriormente –salario, vacaciones no disfrutadas, pagas extras e indemnización por despido– dan como resultado el finiquito que la empresa tiene que pagar al empleado.

Qué ocurre si el trabajador no está conforme con el finiquito laboral

Tras calcular el finiquito y presentárselo al trabajador, puede suceder que este no se encuentre conforme con las cantidades reflejadas en él y decida no firmarlo. En este caso, el trabajador tendrá que reclamar por escrito la cantidad que haya calculado. Presentará una papeleta de conciliación. Si en ese acto de conciliación previo hay acuerdo, no hará falta entrar en un juicio sino que habrá que acudir al Juzgado de lo Social.

Otra opción que tiene el empresario es ingresar el dinero en la cuenta del trabajador. Si éste no lo devuelve, aunque no haya firmado la documentación como conforme, se entenderá que el empleado está de acuerdo con el finiquito.

Si se firma el documento del finiquito y por lo tanto hay acuerdo, este documento servirá al empresario como prueba de que ha liquidado correctamente las obligaciones económicas que tenía con el trabajador.

Cálculo del finiquito. Ejemplo

Como hemos visto, para calcular el finiquito de un trabajador primero tenemos que recabar los datos sobre su sueldo, vacaciones y pagas extras. Pongamos que un trabajador cobra 1.200 euros al mes, en 14 pagas y ha trabajado hasta el 20 de mayo. Ha gastado 5 días de vacaciones.

El sueldo que le corresponde el mes de mayo sería el resultado de dividir 1.200 /30= 40 euros cobra por día trabajado. Si trabajó 20 días de mayo, se multiplica 40x20= 800 euros es el salario del mes de mayo.

Las vacaciones se calcularían así: si tiene derecho a 30 días hábiles por año trabajado y este año ha acudido a su puesto 140 días se hace una regla de tres. Si por 365 días le corresponden 30, por 140 le pertenecen X. En este caso son 11 días. Como ya ha gastado 5, le quedan 6 por disfrutar. Si a esos 6 días le multiplicamos lo que cobra al día, el resultado es el importe por vacaciones no disfrutadas. Es decir, 6x40=240 euros.

Las pagas extras se obtienen dividiendo el sueldo entre los días del año y el resultado se multiplica por los días trabajados por el empleado. De manera práctica sería lo siguiente: 1200/365= 3,3. Después 3,3x140= 462 euros

Si sumamos los 3 conceptos, el resultado es el finiquito. 800+240+462=1.502 euros.

Si el empleado del ejemplo no hubiera tenido pagas extras, hubiera trabajado los 30 días y hubiera gastado todas las vacaciones, el resultado del finiquito será el mismo que el del mes anterior de trabajo. El empleado tiene derecho a recibir el finiquito tanto si presenta su baja voluntaria como si es despedido.

Plazo para recibir el finiquito

Si es la empresa la que despide al empleado, debería entregarle el documento de finiquito, conjuntamente con la carta de despido. Esto no se produce cuando se trata de un despido por fin de contrato –si ha durado más de un año–. ¿Por qué? En este caso la empresa da un preaviso al trabajador por lo que da primero la carta de despido y el último día de trabajo le entrega el finiquito.

Si es el trabajador el que presenta su baja voluntaria, la empresa dispondrá de 15 días –los que tendrá que dar de preaviso el empleado– para preparar el finiquito y entregárselo el último día de trabajo.

Fuera como fuese, la empresa tiene que enviar un burofax al empleado avisando de cuándo está disponible el finiquito para ir a recogerlo.

Cómo agilizar el cálculo del finiquito

Para agilizar el cálculo del finiquito del trabajador y tener en cuenta, por ejemplo, las horas extra que ha realizado, sus vacaciones no disfrutadas y otros conceptos, un software como el HCM de Bizneo HR resultará de gran ayuda. Se trata de una suite que nos permitirá contar con herramientas específicas de control horario, ausencias y vacaciones. Todo desde un mismo lugar.

Así, gracias a su herramienta de control horario podremos no solo cumplir con la normativa vigente, sino estar al tanto de las vacaciones disfrutadas o no disfrutadas por nuestros trabajadores, evitar solapamientos, conocer las horas extra para retribuirlas correctamente, etcétera.

La plataforma también incluye evaluaciones del desempeño, de gran ayuda a la hora de justificar un despido por baja productividad o incumplimiento de los objetivos, por ejemplo.

Título de la imagen


Dejar un comentario.