Home  ›  Gestión del talento  ›  Cómo diseñar un plan de prevención de riesgos laborales
Gestión del talento

Cómo diseñar un plan de prevención de riesgos laborales

prevención de riesgos laborales

Las empresas están obligadas a buscar la máxima seguridad en cualquier entorno de trabajo. La correcta creación de un plan de prevención de riesgos laborales es una garantía para todos los trabajadores.

Trabajar en un entorno seguro es básico para que cualquier empleado ofrezca su máximo rendimiento. Contrariamente a lo que suele pensarse, la prevención de riesgos laborales no debería preocupar únicamente a los sectores más expuestos a los accidentes físicos. Todas las compañías deben comprometerse en este sentido.

Los riesgos laborales van mucho más allá de la posibilidad de que un profesional sufra una lesión en el transcurso de su jornada de trabajo. También incluyen las amenazas potenciales para la salud de la plantilla así como cualquier daño psicológico. Es por ello que la legislación española obliga a las compañías a disponer de un plan de prevención de riesgos laborales. Pero, ¿en qué consiste y cómo se diseña este plan?

Qué es la seguridad y la salud en el trabajo

La Organización Mundial de la Salud (OMS) considera que un entorno de trabajo es seguro y saludable cuando se han eliminado o reducido significativamente los factores de riesgo para la plantilla. Bajo esta premisa, las empresas deben evaluar debidamente los riesgos potenciales de su actividad y disponer de los recursos necesarios para evitar accidentes y/o enfermedades relacionadas con la misma.

Es evidente que determinadas actividades productivas conllevan más riesgos que otras y que resulta imposible garantizar la total seguridad de los trabajadores. Por ello que, dentro de las políticas de prevención de riesgos laborales, también se incluye la formación de los empleados para que sepan cómo actuar en situaciones de emergencia.

Qué dice la ley sobre Prevención de Riesgos Laborales

La Ley 31/1995, de 8 de noviembre, de Prevención de Riesgos Laborales, habilita el marco jurídico para la creación de entornos de trabajo seguros. Esta norma determina los principios que deben regir cualquier actuación para garantizar la seguridad y salud en el trabajo.

  • Prevenir: es prioritario anticiparse a las situaciones de riesgo para evitar o minimizar los daños para los trabajadores durante la jornada laboral.
  • Eliminación de riesgos: en algunos casos, la actividad laboral se ve condicionada por riesgos que podrían eliminarse. Aquí se incluiría por ejemplo la revisión periódica de las instalaciones o el mantenimiento de la maquinaria.
  • Organización preventiva: en línea con lo anterior, las organizaciones empresariales deben incorporar una suerte de “cultura de la prevención”. Así, las empresas de mayor tamaño deben contar con profesionales que incluyan, entre el resto de sus responsabilidades, las tareas de prevención.
  • Participación: la plantilla debe participar en los trabajos de prevención a través de los dos grandes canales de comunicación que promueve la Ley: el Comité de Seguridad y Salud y los Delegados de Prevención.
  • Atención a situaciones de especial vulnerabilidad: es posible que la empresa cuente con trabajadores especialmente expuestos a situaciones de riesgo, bien por las características de su puesto, su tipo de contrato o su salud. La empresa deberá prestar una atención especial a sus miembros más vulnerables.
  • Obligaciones de la plantilla: los empleados también juegan un papel clave en la prevención de riesgos laborales. Por lo tanto, deberán cumplir estrictamente las indicaciones en materia de seguridad que se les faciliten desde sus respectivos departamentos y observarán en todo momento las pautas básicas de prevención en su espacio de trabajo.

Obligaciones de la empresa en materia de salud laboral

Los principios anteriormente reseñados están estrechamente vinculados con las obligaciones de las empresas en materia de prevención riesgos laborales, tal y como las define la Ley.

  • Obligatoriedad de elaborar un Plan de Prevención de Riesgos Laborales: la implicación más evidente de la Ley es la obligación para todas las empresas de disponer de un Plan de Prevención de Riesgos Laborales que esté debidamente adaptado a las circunstancias en que esta desarrolla su actividad.
  • Vigilancia regular de la salud de los trabajadores: la empresa debe habilitar los procedimientos necesarios para vigilar la evolución de la salud de la plantilla.
  • Detección de riesgos no suprimibles: en los casos en que no sea posible eliminar por completo un factor de riesgo para los trabajadores, la empresa debe tener estos “puntos negros” localizados y señalizados. Se procurará información a la plantilla para que extreme las precauciones.
  • Coordinación entre empresas: cuando dos o más empresas compartan un mismo espacio de trabajo, todas ellas estarán obligadas a coordinar sus actuaciones para evitar poner en riesgo al resto de trabajadores.
  • Actuación en casos de riesgo inminente: la detección de riesgos no estructurales y que pueden provocar situaciones peligrosas para los trabajadores obliga a adoptar las medidas oportunas para evitar daños, incluyendo la suspensión de la jornada laboral.

El plan de prevención de riesgos laborales

El Plan de Prevención de Riesgos Laborales es el documento en el que quedan registradas todas las actuaciones de la empresa en materia de seguridad y salud para los trabajadores. Pero no se trata de un recurso estático sino de una herramienta que integra tanto la actividad preventiva como las actuaciones concretas.

Este documento deberá estar a disposición de la autoridad competente en materia laboral o sanitaria, así como los representantes legítimos de los trabajadores. Por ello, el Plan debe ser lo más concreto y personalizado posible, respetando las siguientes características formales:

  • Desglose de la organización preventiva de la empresa (responsables, órganos de representación de los trabajadores, canales de participación….).
  • Información detallada sobre la actividad desarrollada por la empresa, incluyendo el número de trabajadores y los principales factores de riesgo.
  • Objetivos en materia de salud y seguridad laboral
  • Recursos humanos y económicos destinados directamente a la prevención de riesgos laborales
  • Mecanismos de revisión, actualización y modificación del Plan y criterios seguidos en su redacción

Cómo diseñar un plan de prevención de riesgos laborales

Efectivamente, el Plan de Prevención de Riesgos Laborales es la herramienta esencial para avanzar hacia entornos de trabajo más seguros para todos. De ahí el interés de diseñar un plan totalmente adaptado a las características productivas de la empresa y que dé respuesta a las situaciones más concretas que pueden plantearse durante la jornada laboral

La evaluación de riesgos, factor clave

El primer paso es realizar una evaluación exhaustiva de los principales factores de riesgo en los entornos laborales de la empresa. Conviene prestar especial atención a los puntos “críticos” y tomar en consideración aspectos el grado de exposición de los trabajadores a estos riesgos.

La importancia de la prevención

Constatados los principales riesgos que pueden producirse en la empresa, esta debe implementar las medidas preventivas oportunas para reducir al máximo las posibilidades de que algún trabajador se vea perjudicado. Como suele decirse, más vale prevenir que curar.

Formación especializada

Más allá de la adopción de las medidas de seguridad más sensibles por parte de la empresa, es evidente que la plantilla debe saber igualmente cómo proceder para evitar riesgos. El Plan de Formación de las empresas debería contar con alguna actividad relacionada con la prevención de riesgos laborales.

El software de formación LMS Learning de Bizneo HR mejora la gestión del plan de formación empresarial para reducir costes, fidelizar y motivar a tus empleadose e integra estos cursos dentro del calendario formativo de la empresa.

Título de la imagen

Plan de emergencias

El Plan de Prevención de Riesgos Laborales está estrechamente relacionado con el protocolo a seguir en casos de emergencia. Por ello, las empresas deben disponer de una guía de fácil acceso sobre qué hacer en casos de emergencia, como incendios, fugas, averías o daños físicos a algún trabajador. Estas medidas reactivas se adoptarán en paralelo con el aviso a los servicios de emergencia.

Designación de responsables

Una manera eficaz de garantizar el cumplimiento de las medidas de prevención comprendidas en el plan es la de designar uno o varios responsables. Pueden ser miembros del departamento de Recursos Humanos o cualquier otro trabajador, que servirá, además, como enlace entre la empresa y la plantilla para gestionar todo lo relacionado con la seguridad laboral.

2 comentarios

  • Muy buena información.
    Pienso que la prevención de riesgos laborales es algo fundamental hoy en día.
    Gracias por estos datos. Un saludo.

  • Me dejaron un trabajo en el instituto y me mandaron hacer un plan de prevención, y literal no se como hacer uno, quisiera saber si uno aquí sabe para que me briinde de su servicio como orientador para realizar uno.

Dejar un comentario

[1 vez al mes]
[1 vez al mes]