Home  ›  Reclutamiento y Selección  ›  Cómo aplicar el método Grönholm en la selección de personal
Reclutamiento y Selección

Cómo aplicar el método Grönholm en la selección de personal

Método Grönholm

El método Grönholm consiste en una técnica de selección grupal que permite conocer las habilidades humanas y profesionales de los aspirantes. Averigua cómo.

Cuando se trata de seleccionar nuevo personal, cada departamento de Recursos Humanos pone en marcha una serie de estrategias para dar con el profesional que mejor se adapte al puesto y a la empresa. Una de las dinámicas que suelen realizar durante este proceso es el conocido como método Grönholm. Se trata de una propuesta en auge que permite conocer mejor el carácter y las habilidades de cada persona en distintos escenarios.

¿Qué es el método Grönholm? 

El método Grönholm es una técnica de selección de personal que trata de encontrar al mejor aspirante a través de una serie de pruebas grupales muy similares a un juego de roles. La idea es colocar a los aspirantes dentro de un contexto en el cual deben alcanzar un objetivo en común.

Cada uno de ellos tendrá que comportarse de una manera específica, de acuerdo con un interés particular, para alcanzar una meta en conjunto. Esa dualidad entre lo personal y lo colectivo suele ser uno de los aspectos más complejos de gestionar. 

Pruebas psicométricas de personalidad

Esta serie de pruebas es muy común en Estados Unidos y también y cada vez más, en Europa. A diferencia de una entrevista de trabajo tradicional, la relación con otros aspirantes y el establecimiento de una meta en común permite que cada persona muestre unos aspectos difíciles de detectar de otro modo.

Por eso el método Grönholm es una de las estrategias más eficaces al momento de seleccionar a un nuevo miembro para el equipo de trabajo.

GUÍA GRATIS: SELECCIÓN POR COMPETENCIAS DE TALENTO TECNOLÓGICOIncluye una plantilla para la evaluación de 11 competencias clave y caso práctico.

Las pruebas del método Grönholm

Las pruebas a las que se someten los aspirantes en el método Grönholm suelen ser de carácter extremo desde un punto de vista emocional y profesional. En ese clima se verán obligados a buscar soluciones, compaginar sus intereses con los de otros compañeros y mostrar cuán capacitados están en liderazgo, convivencia y compromiso.

Asimismo, suele tratarse de pruebas bien planificadas como, por ejemplo: encontrar a un traidor, a un delator, etcétera. Entre las situaciones que suelen recrearse destacan distintos escenarios en los que los participantes ocupan distintos roles, como por ejemplo salvar a alguien que está atrapado en un bosque.

Cada aspirante interpretará a alguien, desde el sujeto que conoce a detalle esa naturaleza hasta quien debe dar la llamada de aviso o manejar el coche de traslado. 

A través de esa dinámica, las personas mostrarán cuáles son sus habilidades de liderazgo y compromiso con base en la búsqueda de un objetivo en común. En cualquier caso, las pruebas del método Grönholm pueden cambiar según las necesidades y lo establecido por el área de Recursos Humanos.

Pruebas de Recursos Humanos

Qué valora el método Grönholm

Este método de selección, basado en una entrevista grupal, se valora que el candidato consiga: mantener la calma y la naturalidad en las distintas etapas de la dinámica grupal. También es básico que muestre valores como la sinceridad, la honestidad y comprensión. Es importante no mentir en cuanto a habilidades curriculares ni adoptar una actitud de superioridad o mal comportamiento hacia los otros compañeros durante el encuentro.

¿Qué tipo de empresa puede beneficiarse del método Grönholm? 

Cualquier empresa puede utilizar el método Grönholm. Sin embargo, está pensado para búsquedas orientadas a puestos de responsabilidad, en los que se requiera de un gran compromiso, capacidad de liderazgo y buenas habilidades de comunicación. Es decir, el método Grönholm es perfecto para jefes de área, responsables de departamento, etcétera.

Esas son algunas de las características que permite descubrir el método pues, a través de las dinámicas de grupo, las personas se ven forzadas a tomar decisiones, a sacrificar ideas. Su capacidad de interactuar permite descubrir quién tiene mejores habilidades cuando se trata de dirigir y asumir responsabilidades.

En caso de que la búsqueda laboral no esté orientada hacia posiciones de liderazgo o de mayor responsabilidad, la recomendación es utilizar otro tipo de método que se adecue mejor al perfil profesional que se desea incorporar.

Ventajas del método Grönholm 

El método Grönholm ofrece diferentes ventajas, tanto para la empresa como para los candidatos. Entre otras:

  • Permite colocar a los aspirantes en situaciones reales: en las que tienen que desenvolverse de manera natural, como si estuviesen en una jornada de trabajo común y corriente. 
  • Va más allá de los conocimientos técnicos: el factor anterior permite al departamento de Recursos Humanos conocer de manera directa las aptitudes que el aspirante posee y si se adecúan a la oferta. Desde observar cuál es su capacidad de liderazgo, hasta qué tipo de valores puede mostrar en situaciones de estrés. También cómo se relaciona con los otros y su manejo emocional ante diversos escenarios de estrés y presión.
  • Es una buena manera de comprobar los conocimientos que figuran en el currículum y la experiencia: sobre todo si la prueba incluye conocimientos técnicos.

Las críticas al método Grönholm

  • Conflictos mal gestionados: puesto que el método Grönholm analiza las interacciones humanas en una situación “extrema” puede conllevar ciertos inconvenientes. De hecho, en momentos de tensión los aspirantes pueden acabar peleándose entre ellos. 
  • Genera un clima excesivamente competitivo: si a esto se suma el interés y la necesidad que tiene la persona de destacar sobre el resto, se genera un clima competitivo. Si se maneja mal puede derivar en conflictos entre los participantes.
  • Supone una gran inversión de tiempo y dinero: el método Grönholm conlleva pruebas de desarrollo y valoración largas, con un coste importante si lo comparamos con las entrevistas más convencionales. Sin embargo, permite medir la subjetividad conjunta.
  • Supone cierto desgaste: la presión intrínseca al método Grönholm puede acabar con llevando un desgaste emocional para los distintos candidatos, sobre todo para los descartados. De hecho, someter a los aspirantes a procesos excesivamente duros podría acabar resultando contraproducente de cara, por ejemplo, a generar una imagen de marca empleadora adecuada. 

Dicho lo cual, es importante que cada prueba previa o el proceso de selección realizado sea lo más certero posible. Esto ayudará a que el departamento de Recursos Humanos de con la persona capacitada de acuerdo con su búsqueda y evitará situaciones incómodas.

Cómo aplicar el método Grönholm

El método Grönholm es una dinámica compleja y profunda que puede ser realizada de distintas maneras. Casi tantas como pruebas se le ocurran al departamento de Recursos Humanos de la compañía. 

Se desarrolla de la siguiente manera: Recursos Humanos selecciona a unos pocos candidatos y los reúne en un mismo espacio, habitualmente una habitación cerrada. Ya in situ les propone una situación u objetivo grupal que servirá para que cada uno de ellos saque a relucir su personalidad y habilidades, e incluso su forma de enfrentarse a los conflictos. 

La idea de este método es que el candidato “se descarta solo”, es decir, que los evaluadores observan desde la distancia las interacciones. Esta dinámica permite conocer mejor el carácter, el conocimiento y las distintas habilidades de los aspirantes. Además, genera una atmósfera de competitividad y estrés similar a las que se pueden encontrar en el día a día de la empresa. 

Pruebas psicotecnicas de inteligencia

Para evitar situaciones conflictivas es importante que el departamento de Recursos Humanos logre explicar bien las distintas etapas del proceso. El objetivo será evitar que ninguno de los aspirantes deje la actividad por no sentirse cómodo dentro de ella. Esa persona que se marcha pudo haber sido el mejor candidato dentro de los intereses de la empresa.

En muchas ocasiones el método Grönholm emplea una cámara oculta que permite a los seleccionadores observar cómo se comporta cada aspirante a posteriori.

Uso actual del método Grönholm

Este procedimiento es dirigido por el departamento de Recursos Humanos. Este seleccionará quiénes deben participar y, de acuerdo con la dinámica seleccionada, adjudicará los roles o la misión.

Desde este punto de partida, los aspirantes comenzarán a dialogar y a comportarse de acuerdo con las características de su rol y el objetivo grupal. Las personas están en la obligación de defender su postura y, a la vez, pensar en el beneficio del grupo.

Dentro de ese diálogo, a partir de argumentos e ideas propias, los participantes deberán defender su postura y propiciar encuentros entre sí para alcanzar un objetivo mayor. Todo en un clima que puede ser competitivo pero que no debe derivar en excesos o alteración.

Por eso se considera que este método permite evaluar de mejor manera la capacidad de liderazgo, toma de decisiones, integración en el grupo, responsabilidad y compromiso, y más.

Te recomendamos leer también: 7 señales de que necesitas un ATS para tu proceso de reclutamiento y selección. Ante la difícil tarea de encontrar y captar talento, es cada vez más frecuente que las empresas decidan reclutar con un ATS. ¿Es el caso de la tuya?

Software de Reclutamiento y Selección

Dejar un comentario