Inicio  ›  Gestión del talento  ›  Qué es un knowmad: el trabajador «nómada del conocimiento»
Gestión del talento

Qué es un knowmad: el trabajador «nómada del conocimiento»

knowmad

Los knowmads son trabajadores especialmente motivados para aprender y poner en práctica sus conocimientos en todo tipo de situaciones. Son profesionales valorados por las empresas por su capacidad de adaptación, constancia y pasión.

Una de las características del entorno empresarial actual es que los cambios se suceden a gran velocidad. Hace menos de dos décadas todavía era posible encontrarse con plantillas que habían permanecido intactas durante tiempo. Hoy la movilidad laboral es un hecho. Un contexto de incertidumbre en el que el “knowmad” o “trabajador nómada del conocimiento” se abre paso.

Se trata de profesionales muy deseados por las empresas. Y es que no les asusta lo que desconocen, sino que están dispuestos a aprenderlo. ¿Son los knowmads los trabajadores del futuro?

Qué es un knowmad

En 2011, John Moravec, analista financiero especializado en el mercado laboral, acuñó un término que venía a sumarse a la larga lista de conceptos anglosajones que describían alguna nueva realidad del mundo del trabajo: knowmad. También la española Raquel Roca ha dedicado una ambiciosa obra al respecto (Knowmads, los trabajadores del futuro).

Se trata de un neologismo que une las palabras “know” (conocimiento) y “nomad” (nómada) y que describe a los profesionales más interesados en aprender, mejorar y, en definitiva, mantenerse actualizados.

La palabra está lejos de ser de dominio público, al menos en España, pero qué duda cabe de que las características profesionales que describe el término son muy del agrado de las empresas.

En un sentido más amplio, se trataría de un recordatorio de la importancia que tiene la formación continua a lo largo de toda la vida profesional. También enfatiza lo ineludible que resulta adaptarse a los cambios para no quedarse descolgado de las tendencias del mercado.

Knowmad, el nómada del conocimiento

Raquel Roca apuntaba hace algunos años a que en 2020 el 45% de los trabajadores podrán etiquetarse como knowmads. Quizá el vaticinio resultara un tanto optimista pero la tendencia es clara y las principales escuelas de negocios destacan la importancia de los nómadas del conocimiento en los procesos comerciales, sobre todo a medida que avance la digitalización.

Dado que una parte considerable de los trabajos son susceptibles de automatizarse o de ser reemplazados por programas informáticos o máquinas, el conocimiento es el principal valor agregado que un profesional puede generar en las empresas. Otro tanto puede decirse de su capacidad para cambiar su visión de las cosas, su facilidad para trabajar en equipo y su alta motivación para aprender.

¿Cuál sería el perfil tipo del nómada del conocimiento? Lógicamente, cualquier trabajador puede participar de esta nueva visión profesional. Sin embargo, Moravec y otros estudiosos del tema consideran que los profesionales de entre 27 y 35 años son los que mejor encajan, en líneas generales, con lo que significa ser un knowmad. Nos encontramos así con un rasgo más que distingue a la generación millennial.

Knowmads, los trabajadores del futuro

Tal y como ya hemos visto, los millennials, que se han desarrollado personal y académicamente de la mano de Internet y las nuevas tecnologías, son los profesionales más abiertos a las nuevas realidades laborales.

Raquel Roca insiste en que el fenómeno knowmad no es una moda pasajera ni un perfil concreto del mercado, sino que es el futuro de las empresas.

Las compañías están obligadas a asumir que este perfil va a crecer exponencialmente en los próximos años y que, si saben aprovecharlo, pueden obtener múltiples ventajas competitivas.

También puede interesarte:  La formación de los trabajadores, clave de crecimiento empresarial

Uno de los cambios más significativos es que los knowmads no piensan tanto en “empleos” sino en “trabajos”. Las rutinas y las tareas repetitivas o de escaso valor agregado no van con ellos. En su lugar, las empresas deben favorecer que viertan toda su creatividad.

7 características de un knowmad

Más allá de las descripciones generales, los knowmads presentan una serie de características que desafían múltiples convencionalismos del mercado laboral. Estas serían sus principales rasgos.

Fenómeno intergeneracional

Ya hemos analizado cómo los millennials son el principal grupo demográfico que integra el colectivo de los knowmads. Es lógico que así sea porque nacieron y crecieron en un mundo crecientemente conectado, digitalizado y abierto.

Pero cualquier trabajador puede cambiar su visión profesional y abrirse a las ventajas –y los desafíos- de ser un nómada del conocimiento.

Creatividad y originalidad del knowmad

Los knowmads también saben dar respuestas convencionales a los retos a que se enfrentan las empresas. Ahora bien, su principal baza es la imaginación, desarrollando e implementando ideas innovadoras que pueden mejorar la eficiencia y la competitividad de las compañías. Rara vez se dan por derrotados.

Siempre están dispuestos a poner en práctica una nueva solución para resolver un problema enquistado.

Los nómadas del conocimiento están abiertos a compartir ideas

Si el conocimiento es un valor que cotiza al alza, podría pensarse que los knowmads son muy celosos con sus ideas y las custodian bajo llave.

Lo cierto es que los nómadas del conocimiento están abiertos a compartir experiencias y proyectos con otros profesionales, conscientes de que el intercambio de ideas los enriquece a todos y beneficia a sus respectivas empresas.

Aprendizaje continuo del knowmad

El aprendizaje continuo es, posiblemente, una de las señas de identidad del knowmad. Los nómadas del conocimiento nunca dejan de aprender y no lo hacen tanto porque se sienten obligados a ello sino porque les apasiona conocer más y descubrir nuevas formas de llevar a cabo sus obligaciones laborales.

En ocasiones, atesoran el conocimiento sin saber exactamente cuándo lo van a utilizar. Esto les prepara para enfrentarse a realidades que todavía no se dibujan en el horizonte pero que acabarán llegando.

Para garantizar la adecuación de esta formación, la empresa puede valerse de plataformas de gestión del aprendizaje como el LMS de Bizneo HR, que permite centralizar recursos, acceder a los empleados en cualquier momento y lugar, revisar el progreso de los mismos, etcétera.

Título de la imagen

Abrazados a las nuevas tecnologías

Aunque el fenómeno knowmad es, esencialmente, una filosofía profesional que va más allá de cualquier condicionante técnico, qué duda cabe de que el desempeño de estos trabajadores es indisociable de las nuevas tecnologías. No tienen por qué ser avezados expertos en los sistemas informáticos más rompedores pero sí que se mantienen en la vanguardia de los cambios tecnológicos y no vacilan a la hora de aprender a utilizar una tecnología novedosa.

Compromiso y sentido de pertenencia del knowmad

¿Sorprendidos? Es posible que el concepto de “nómadas” induzca a error cuando se analiza la vinculación de los knowmads con sus empresas actuales. Estos profesionales están fuertemente comprometidos con los proyectos que les permiten desarrollar todo su talento y que les estimulan para mejorar.

También ayuda, lógicamente, que se sientan respaldados y valorados por la dirección. Cuando ello sucede, el nómada del conocimiento se compromete al 100% con su empresa. Toda una suerte para los managers, especialmente si utilizan herramientas como Core HR de Bizneo HR para gestionar sus equipos.

Motivación, adaptación y confianza frente al fracaso

La motivación de los knowmads está fuera de toda consideración, en parte porque disponen del conocimiento necesario para enfrentarse a cualquier obstáculo y en parte porque se les permite trabajar con planteamientos originales.

De todo ello se desprende una gran facilidad para adaptarse a escenarios cambiantes y, lo más importante de todo, una fuerte resiliencia, que les permite sobreponerse al fracaso, si es que consideran que este existe.

Dejar un comentario.