Inicio  ›  Gestión del talento  ›  ¿Sabes cómo gestionar el ego en la empresa?
Gestión del talento

¿Sabes cómo gestionar el ego en la empresa?

El ego es uno de los principales obstáculos para el trabajo en equipo y una de las principales causas por las que las organizaciones fracasan. Por ello, en este artículo te damos los mejores consejos para gestionar el ego en la empresa.

Motiva

Cuando un empleado lleva cuatro años realizando el mismo trabajo sin ningún tipo de reconocimiento o motivación, esto puede volverse en tu contra. De ahí que incentivar a tus empleados en función de su trabajo o reconocer sus logros cuando la ocasión lo requiera se convierten en dos pasos indispensables a la hora de conseguir un equipo sano y feliz.

Crea retos

La motivación va íntimamente ligada a la creación de retos. Una buena iniciativa no solo a la hora de descubrir el potencial de ese candidato que promete más de lo que pensabas, sino también como una motivación que permite a cada uno de tus empleados conseguir la oportunidad de demostrar su valía y, por ende, tener una motivación.

Todos formamos parte de un todo

Una empresa u organización se conforma de muchas personas con cargos y labores diferentes. De ahí que medir la superioridad de uno respecto a otro sea una cuestión sin fundamento cuando se trata de respetar un aporte e individualidad que, sí, contribuyen a que el resultado final sea óptimo. Parte de esta base a la hora de medir tu trabajo y el de tus empleados, pues solo a partir de esta certeza pueden aplicarse nuevos dinamísmos y soluciones.

Resolución de conflictos

Si bien todas las personas forman parte de un mismo equipo, muchas veces pueden surgir conflictos o discrepancias entre algunos de los miembros. Fomentar un trato justo y una relación sana, a ser posible también muy diplomática, contribuyen a la consolidación de las habilidades comunicativas dentro de una empresa y, por ende, a la correcta resolución de diferentes conflictos. Opta por la comunicación por encima de todas las cosas desde el primer momento para gestionar el ego en la empresa.

También puede interesarte:  Cómo lidiar con el absentismo laboral en la organización del futuro

Permitir un respiro

Muchas veces, y especialmente durante los últimos años, confundimos la autorrealización con la explotación. Dos peligrosos conceptos que vale la pena medir a la hora de entender que necesitamos un respiro, que la máquina no puede estar siempre funcionando si queremos obtener resultados óptimos.

En caso de que uno de tus mejores trabajadores esté atravesando por una de estas fases, sugerirle unos días de vacaciones no solo se convierte en una forma de reconocer su trabajo permitiéndole un respiro, sino que esa persona volverá renovada, ávida de nuevas ideas y aportaciones a su trabajo.

Críticas constructivas

El ego en la empresa necesita muchas veces de una opinión externa para reaccionar y, a partir de aquí, desarrollar dos vertientes: la de la ira o la del cambio. Si optas por esta última, las críticas constructivas, de tú a tú y planteadas de forma natural contribuirán a la reflexión del empleado y, por ende, a una mejora en su desempeño sin necesidad de acumular rencillas.

¿Qué otras formas de gestionar el ego en la empresa se te ocurren?

Dejar un comentario.